Archivo mensual: agosto 2011

CARTA ABIERTA DE PABLO MILANES A EDMUNDO GARCIA

Por la importancia del contenido de la Carta de Pablo Milanes, la reproducimos. Pablo demuestra ser un cubano comprometido con su pueblo y su Patria.

Tomado de CAFEFUERTE:

– El cantautor cubano Pablo Milanés, de visita en Miami, ha decidido responder con esta carta abierta a un artículo publicado la semana pasada por el comentarista Edmundo García, en el cual cuestionaba el comportamiento del artista y sus declaraciones a la prensa en Estados Unidos.

CaféFuerte reproduce a continuación las reflexiones de Milanés en respuesta al conductor del programa radial “La Tarde se Mueve” en Miami.

(En respuesta a su artículo del 26 de agosto de 2011)

Edmundo,

Hace años estás intentando hacerme una entrevista sin éxito, hasta el punto de resultar insoportablemente insistente porque además, para colmo, en tu petición posteriormente iban tus entrevistas adjuntas, esas entrevistas que no tuve más remedio que clasificar como “correo no deseado”, para al fin librarme de ellas.

En esa primera ocasión en que nos encontramos, ibas oportunamente mal acompañado y no tuve más remedio que pensar para mis adentros “Dios los cría…”. No obstante te explicaré por qué nunca hubiera hecho una entrevista contigo: vi en ti, con mi intuición natural para esas cosas, las nueve señales del hijo de puta que son, no sé si sabes, clasificaciones que hizo Don Camilo José Cela, en su novela Mazurca para dos muertos y que ha llegado a ser, en la historia, famosa por su visión extraordinaria de lo que es un ser execrable a primera vista. Voy a mostrarte esas nueve señales que son:

1. Pelo ralo

2. Baja estatura y canijo

3. Cara pálida

4. Barba por parroquia

5. Manos blandas, húmedas y frías

6. Mirar huido

7. Voz atiplada

8. Pijo flácido y doméstico

9. Avaricia

Con esta referencia sobra decirte por qué nunca he confiado en ti.

Edmundo, tienes una forma de hacer periodismo que no es tal; coges a tus víctimas (a tus entrevistados), no los indagas, los cuestionas, los destrozas con una autoridad que no sé cuál ser poderoso te ha otorgado y terminas triunfante ante una persona apabullada por el terror de tus palabras que recuerdan un viejo estilo autoritario, ridículo y obsoleto. Esa es a mi juicio la esencia de tu programa.

Cuando leí tu panfleto mi primera reacción fue ver a una niña en la pubertad, asombrada y ruborizada ante su primera menstruación, miedosa de cometer pecado ante una manifestación natural de su desconocido organismo. Esa fue la primera impresión, pero la segunda, fue más solemne y peligrosa: me di cuenta de que no solamente eras todo lo que yo había pensado, sino más aún, estabas ingresando en ese grupo selecto de la ultraderecha miamense que no admite reconciliaciones, críticas y que cuyo único neolítico gesto es romper discos con aplanadoras. Tú, al igual que ellos, no quieres amor, quieres odio, tú al igual que ellos, no quieres reconciliación, quieres rencores y desunión, tú en suma, no quieres al pueblo cubano, ni de allá ni de acá. Edmundo, tú no quieres a nadie y no me hubiera extrañado verte en esa “enorme” turba gritando “Abajo, abajo”, donde sin duda alguna hubieras sido bien recibido.

Has insinuado que la prensa de Miami y España se aprovecha y utiliza mis palabras en vez de beneficiarme de ese espacio para arremeter contra el imperialismo. Edmundo, estás equivocado, soy yo el que me sirvo de esos periódicos para que difundan las entrevistas que en Cuba me están negadas y que sueño con que aparezcan en el Granma y las lea todo el pueblo y que un sólo periodista, uno sólo de los tantos miles que hay en la isla, tenga lo que hay que tener para dar a conocer lo que tantos años llevo expresando; es más, como un punto de partida planteo que tu panfleto y esta carta se publiquen en el Granma y que el pueblo las lea, piense, sepa discernir por si mismo, y de una vez, dónde está la verdad y vayamos por el camino de las libertades individuales que tenemos que rescatar y que tú con tu actitud estás negando.

A mi regreso a La Habana y en concordancia con el párrafo anterior, le digo por este medio a la intelectualidad cubana, a los artistas, a los músicos y a los altos cargos del Estado, que no me susurren más al oído: “estoy de acuerdo contigo pero… ¡imagínate!”. Yo no estoy arrepentido de incinerarme sólo en mi actitud, pero es triste y vergonzoso que haya un silencio cómplice tan funesto como tu manifestación, Edmundo. Estas dos conductas, una en Miami y otra en La Habana, increíblemente al final convergen en su propia contradicción.

Sobre la intelectualidad miamense que comentas que me ha apoyado en sus artículos, te diré que no tengo absolutamente ningún miedo ni prejuicio en recibir una frase amable y receptiva. No soy su compañero de viaje, pero Edmundo, me gusta sumar mientras que a ti te gusta dividir porque de eso vives, para eso estás en esta ciudad.

También te has atrevido a decir que he mal influenciado a artistas del talento y el prestigio de Serrat, Sabina, Víctor Manuel y Ana Belén. No hay duda de que en este terreno también eres un ignorante, debías de saber que Juan Manuel Serrat es uno de los hombres más admirados por su entereza, caballerosidad y su limpieza durante toda su vida, y su posición ante el franquismo arriesgando su carrera y su vida, lo llevó hasta la cima de la dignidad. Que Joaquín Sabina, que a los 23 años se exilió a Inglaterra en su oposición a Franco y a su propio padre, es uno de los artistas más sinceros y honestos que conozco (esto lo sabe bien Fidel) independientemente de su talento. Que Víctor Manuel y Ana, antes de nacer tú, y andar por esos rumbos inciertos, que todos conocemos, para llegar a ser el extremista que eres hoy, pertenecían al Partido Comunista de España, en la época de Franco, y eso, Edmundo, les pudo costar la vida. Esas personas que tú no has respetado, tienen talento propio, criterios propios y no se dejan influenciar por nadie, al contrario porque son ciertamente su talento y sus principios los que han influenciado a medio mundo.

Edmundo, mis 53 años de militancia revolucionaria me otorgan el derecho, que muy pocos ejercen en Cuba, de manifestarme con la libertad que requieran mis principios y esa libertad implica que no tengo ningún compromiso a muerte con los dirigentes cubanos, a los que he admirado y respetado, pero no son Dioses, ni yo soy fanático, y cuando siento que puedo hacer un reproche y decir no, lo digo, sin miedo y sin reservas. Cuando veo que unas señoras vestidas de blanco protestan en la calle y son maltratadas por hombres y mujeres, no puedo por menos que avergonzarme e indignarme y, de algún modo, aunque no estemos de acuerdo absolutamente, solidarizarme con ellas en su dolor; porque lo más vil y lo más cobarde puede ser que una horda de supuestos revolucionarios ataque despiadadamente a estas mujeres. No hay ningún código que defienda eso en el mundo, es más, la violencia de género se queda corta al ver esas salvajes manifestaciones. Estos dos conceptos que te he expresado, pero tú no has entendido -no hay duda de que estás en tu época de infantilismo revolucionario-, no implica que esté en desacuerdo con Fidel y tampoco implica que esté de acuerdo con las Damas de blanco. Pero tú vas al blanco o al negro, (más al negro que al blanco) y no tienes matices y los años irremediablemente te van a hacer aprender lo que es un verdadero revolucionario o inexorablemente vas a ingresar en ese mundo en el que he visto a tantos como tú, vagando, perdido en la nada.

Edmundo, ayer creo que sufriste un revés que no te apliqué yo precisamente, sino los varios miles de personas que asistieron a un recital, carísimo para su bolsillo en crisis, demostrando que es posible el amor, que si anteayer decían “No” y ayer decían “Tal vez”, hoy dijeron “Sí”, un sí contundente, más fuerte que tus sucias y ofensivas palabras.

Edmundo, te invito a que cojas tus maletas y regreses a tu país y allí tengas el valor de denunciar todo lo malo que veas, porque Edmundo, te advierto, esa lucha sí es dura y no te calles como esos miles periodistas de allá, cómplices lamentables del silencio.

En muchas ocasiones he dicho que me sentaré en el portal de mi casa para ver pasar el “cadáver” de mis enemigos, ahí te espero.

Solamente te exijo una cosa: saca mi nombre definitivamente de tu boca irrespetuosa y falsa, son demasiados los méritos que me ha otorgado el pueblo para que un desalmado como tú los manche con sus sucias palabras.

Pablo Milanés
Miami, 29 de agosto de 2011

FOTO PABLO MILANES

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

MILANES CRITICA ACTITUD DE ‘MINORIA’ DEL EXILIO

Publicado el viernes 26 de augusto del 2011

MARIA PENA

El cantautor cubano Pablo Milanés aseguró el jueves en una entrevista con Efe que las protestas del exilio cubano para impedir su concierto en Miami el sábado son "actitudes" que "ya son obsoletas" y que él ha venido a EEUU a "cantar con todo el amor del mundo". "Creo que es una minoría que tiene que convencerse de que esas actitudes ya son obsoletas y que un grupúsculo no puede mandar sobre la voluntad de la mayoría de los cubanos que quieren estar allí, y los que no pueden estar están de acuerdo en que el recital se dé", dijo Milanés desde un hotel capitalino a dos cuadras de la Casa Blanca.

En ese sentido, aplaudió las medidas del Gobierno del presidente Barack Obama de flexibilizar las restricciones de viajes académicos y culturales para aumentar el acercamiento entre los dos pueblos.

"Cualquier iniciativa de ese tipo que surja, a nosotros nos beneficia, independientemente de que son ya políticas de Estado y que esas cosas no nos competen", señaló.

Milanés, de 68 años, respondió así a la campaña de presión de una veintena de organizaciones del exilio cubano en Florida que solicitaron la cancelación del concierto en Miami el próximo sábado.

Pero el cantante, una de las máximas expresiones de la nueva trova cubana, recordó que ha realizado giras en Estados Unidos desde 1979 y, tras una ausencia de diez años, la de ahora le resulta "muy interesante".

Aunque señala que siempre ha tenido "una acogida muy favorable" del público estadounidense, lo distinto ahora es que será la primera vez, durante su carrera de cinco décadas, que actúe en un escenario en Miami, cuna del exilio cubano.

El intérprete y compositor de temas como "Yolanda", "Pobre del cantor" y "El breve espacio en que no estás", adelantó que, quizá por esa larga ausencia, pretende ofrecer "un resumen de mi obra… y cantar aquellas cosas que el público conoce ya desde hace muchos años".

Acompañado de su esposa y seis músicos, su gira lo llevará, a partir de mañana y hasta el próximo 17 de septiembre a las ciudades de Washington, Miami, Nueva York, Boston (Massachusetts), Oakland (California), y San Juan (Puerto Rico), en ese orden.

De caminar lento debido a múltiples operaciones en la cadera por un problema óseo, Milanés esboza una sonrisa cuando asegura que le canta al amor "con la misma efervescencia y regocijo que le cantaba a los 20 años".

“Mientras uno se sienta vivo, yo creo que el amor está latente" en todas sus manifestaciones y "todas esas cosas son expresables en la canción y uno las puede rescatar si es que las siente con amor", enfatizó.

El cantautor bayamés recuerda con nostalgia cuando fundó, junto con Silvio Rodríguez y Noel Nicola, el movimiento de La Nueva Trova en la década de 1960, surgido a raíz de la revolución cubana y que transformó la música de la isla al combinar los ritmos de la trova, una tradición que data del siglo XIX, con la canción de protesta.

A su juicio, la nueva trova "sigue conteniendo la misma esencia de sus inicios" pero se adapta y evoluciona con los tiempos.

"El desarrollo de ese movimiento ha respondido a cada etapa dentro de la historia cubana y en este momento por supuesto que la nueva trova responde a la historia que se está viviendo en nuestro país: tanto una historia humana como amorosa, como cotidiana, como política; abarca todos los puntos de nuestra tierra", observó.

Milanés considera que la nueva trova ha recibido influencias del "extraordinario" desarrollo de la música universal, tanto que "los muchachos de las nuevas generaciones por supuesto las han asimilado".

Si bien ha criticado la gestión del régimen castrista, Milanés deja claro que mantiene su conocida lealtad al concepto del sistema socialista en Cuba.

"Creo que Cuba se ha mantenido sosteniendo lo que fue su base para presentar al mundo como un logro y creo que todavía a estas alturas se sostiene, como es la educación, la medicina, la cultura y muchos logros sociales", señaló.

En esta gira, que iniciará mañana en el Teatro Warner de Washington, piensa menos en la política y mucho más en el mensaje que quiere transmitir al público estadounidense.

"He venido a cantarles con todo el amor del mundo, a manifestar una parte de la cultura de nuestro país que sigue viva, que se mantiene, que se desarrolla. Soy solamente una representación mínima de aquel movimiento extraordinario de la nueva canción cubana", puntualizó. EFE

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

HURACANE IRENE

Our condolences to the American families who
lost their loved ones due to Huracane Irene.

Nos unimos al dolor de las familias de Estados Unidos que
perdieron seres queridos por los embates del huracan Irene.
Deseamos una pronta recuperacion en las afectaciones materiales.

Miriam Leiva
Oscar Espinosa Chepe

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

PABLO MILANES CANTO EN MIAMI EL 27 DE AGOSTO

EL NUEVO HERALD, Publicado el lunes 29 de augusto del 2011

Pablo Milanés dedicó concierto en Miami ‘a los cubanos fuera de la isla’

Por Paula Bustamante

El trovador cubano Pablo Milanés dedicó el sábado en Miami un concierto meláncolico a los cubanos fuera de la isla y desafió las protestas de adversarios que fuera del recinto lo llamaron “artista mercenario” mientras gritaban “chivatos y cómplices” a quienes ingresaban al show. “Quiero dedicarle este tema a los cubanos que viven fuera de la isla”, dijo Milanés antes de empezar a entonar “Exodo”, un tema que el público, una gran mayoría de cubanos, ovacionó de pie.

Entre el reportorio de unas veinte canciones que cantó Milanés el sábado en la noche en el American Airlines Arena, ese tema fue el único en que se hizo una mención algo más explícita a la división ideológica de la comunidad cubana.

“Esta canción se las dedico a los cubanos que por alguna u otra razón no viven en su país”, reiteró el cantautor y agregó: “Siempre dije en estos 12 años (desde que la compuso) que era un homenaje a ustedes, un puente de amor con ustedes”.

Y apenas entonó la primera estrofa “¿Dónde están los amigos que tuve ayer?/¿Qué les pasó?/¿Qué sucedió?/¿A dónde fueron? Qué triste estoy”, la audiencia se levantó de los asientos y más de uno se vió lagrimeando.

“Pablo te amamos”, “Gracias Pablo”, “¡Viva Cuba, nuestra Cuba mi Pablo!” fueron algunos de los gritos del público que asistió a este concierto definido por el propio artista como “histórico”, en la capital del exilio cubano y también de decenas de comunidadades de todas partes de América Latina.

Las casi dos horas de concierto transcurrieron con una calidez y conexión con el público que contrastó con las protestas y llamados que hicieron desde julio varias agrupaciones cubanas para exigir la anulación de su presentación.

Al artista lo esperó una manifestación de unas 100 personas furibundas ante la idea de que llegara a Miami “un tipo que se dice de izquierdas y que es portavoz del régimen castrista”, dijo a la AFP Oreste Cervantes, de la organización Presidio Político Cubano.

“Vendidos, chivatos, cómplices”, fueron algunas de las frases que gritaron los manifestantes al público que ingresaba a ver el espectáculo.

“Este cantantico lo que quiere son los dólares del imperio para que ahora nosotros, los exiliados, a los que nos llamaban gusanos, mantengamos su vida en Cuba”, dijo a la AFP Angel Pardo, un ex preso político de 69 años.

“Váyanse al carajo, están locos, dejen vivir en paz”, respondió uno de los ofendidos que asistía al concierto. La mayoría del público que tuvo que pasar cerca de la protesta no respondió a las provocaciones.

Pero desde una planicie del America Airlines Arena, donde se veía la manifestación al frente, muchos sacaron sus cámaras para retratar la protesta. “Esto es parte del show, yo al entrar sé que voy a disfrutar a Pablo”, dijo Ligia González, cubana de 55 años, fanática de Milanés.

“Este concierto superó con creces lo que me esperaba”, reveló Danilo Mina, un colombiano que tarareó cada tema del trovador.

“Creo que fue uno de los mejores conciertos en que he estado, Pablo sigue teniendo una voz impecable, no me importa para nada si es de izquierda o de derecha, es un artista que me encanta”, dijo María Alfaro, una fan puertorriqueña.

Alfaro, como muchos otros miembros del público, se dirigió tras el concierto a disfrutar de un trago en el local tropical del American Airlines Arena, Bongos, propiedad de Emilio y Gloria Estefan, la pareja de artistas cubano-americanos, adversarios al régimen de la isla, que se mantuvieron al margen de la polémica que despertó en Miami el concierto de Milanés.

“Al ver esto, ahora tienen que traer a Silvio Rodríguez”, propuso entre risas Carlos González, un cubanoamericano que salió “fascinado” luego del show.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CUBA ARRASADA…ARTICULO DE MIRIAM LEIVA

Por dificultades comunicacion Internet.
El articulo salio anteriormente sin nombre de la autora.
Publicado originalmente en Cubaencuentro

Saludos, Miriam

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CUBA ARRASTRADA POR DECLIVE INCESANTE DE VENEZUELA

Los problemas continúan creciendo por la inflación, los desabastecimientos, la corrupción, la criminalidad, y otros.

Las noticias de Venezuela acrecientan la incertidumbre sobre el futuro de Cuba. Mientras, la economía se “actualiza” con el autorizado cuentapropismo de bisutería, DVD “piratas” y minúsculas cafeterías; el retrancado rendimiento de los usufructuarios de tierras —trabajadas con machetes y quizás yuntas de bueyes–; y los destapes de corrupción en los altos niveles dirigentes –usuales, pero silenciados durante decenios.

“El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos”, esto no solo es aplicable al amor en la canción, sino a los dirigentes cubanos, que acostumbrados a disponer de todo el tiempo del mundo, no parecen comprender que ahora no tienen tiempo que perder. Los octogenarios dicen no estar apresurados, incapaces de conducir el país en la supersónica dinámica del Siglo XXI. La involución resultante de gobernar a capricho, parece haber adormilado las neuronas hasta de los herederos menos ancianos, más que el miedo a ser represaliados. A ese paso y frente a los retos vislumbrados, llegará el momento cuando Cuba sobrepasará a Haití en atraso, incluso si tenemos la suerte de que ningún ciclón arrase.

A estas alturas ya debería estar bien claro que la época de subsidios procedentes de países “hermanos” terminó, que hay que apretar el paso con recursos propios, porque los petrodólares de Venezuela no están seguros. No se trata solo de las dudas sobre la reelección en 2012 y la enfermedad cancerígena de Hugo Chávez, quien luego de dos intensas sesiones de quimioterapia, no descartó la posibilidad de otra, pues “vamos bien, pero por supuesto con mucho cuidado”, a su regreso de Cuba a mediados de agosto. Por más que haya tratado de desviar la atención de los venezolanos con la sensibilización humana y algunas medidas populistas, los problemas continúan creciendo por la inflación, los desabastecimientos, la corrupción, la criminalidad, y otros.

“Cuando veas las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”, al parecer recordó el Presidente al conocer la inmovilización de fondos de los tiranos de Libia (Gadafi), y Siria (Al Asad), sus grandes amigos. Decretó el regreso de las reservas en oro y divisas a Venezuela o el traslado de Estados Unidos y Europa a China, Brasil, Rusia y quién sabe a dónde más. No mencionó Cuba, aunque habría que pensar si se debió a temor porque sus colegas le den “mejor” utilización o a la debacle si él mismo faltara. Casi simultáneamente se conoció que la agencia Standard and Poor bajó la calificación de Venezuela de BB a B+, lo cual aumenta la pérdida de confianza para eventuales inversiones.

La gran alharaca chavista por la confirmación de contar con las mayores reservas petroleras del mundo, no pasa de la potencialidad, ya que Venezuela no tiene los recursos para explotarlos, y depende de extender los proyectos en curso con Irán y China —incluso para la modernización y ampliación de la industria en Cuba—, cuando las expectativas con Libia y Siria se quedaron en eso.

Simultáneamente, la crisis económica internacional no amaina, y el precio del petróleo se desploma. Aunque se espera una recuperación más lenta de lo previsto, no faltan analistas que auguran una nueva recesión en Estados Unidos, Europa y, por tanto, implicaciones en el resto del mundo. En Cuba, los pronunciamientos y la propaganda oficial muestran esos problemas como distantes; no faltan mofas y lecciones. Ojala sea distracción para las galerías y no de autoengaño por incompetencia.

No se trata de ser catastrofista, pero sí de tocar alerta, cuando las autoridades tratan de entretener al pueblo cubano durante el verano en vacaciones con reportajes televisivos sobre la recuperación de las limitadas capacidades en centros de campismo y playas, pobres fiestas carnavalescas, ventas de libros en las calles, ferias artesanales, y las estruendosas, pero carentes del interés popular, celebraciones por el 85 cumpleaños del ausente Fidel Castro el 13 de agosto y el 50 aniversario de la creación de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Se aproxima un ciclón de máxima fuerza con ras de mar arrollador. Inmenso tifón con tsunami, o como se le quiere llamar.

© cubaencuentro.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

PABLO MILANES EN MIAMI

La absurda campaña contra Pablo Milanés se inscribe en los variados intentos para dificultar los contactos entre los cubanos residentes en la Isla y los asentados en el exterior

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 24/08/2011 CUBAENCUENTRO

El cantautor cubano Pablo MiIanés actuará en el American Airlines Arena de Miami, el 27 de agosto. Se trata de uno de los mejores músicos cubanos de los últimos 50 años, cuyas canciones no solo resultan conocidas en su patria, sino en el mundo entero. Sus composiciones musicales son exquisitas poesías, que como las obras de Ernesto Lecuona, Sindo Garay y otros grandes, ya constituyen clásicos destinados a pervivir dentro de lo más preciado del acervo cultural nacional.

A su calidad artística se une una historia personal, que mucho se identifica con el recorrido de la inmensa mayoría de los cubanos en los últimos decenios. Como su pueblo, al triunfo de la revolución soñó con un futuro mejor y a través de sus composiciones cantó a lo que él creyó una oportunidad única para la reedificación de la Cuba “con todos y para el bien de todos” añorada por Martí. Esos sueños no los detuvo ni la cruel represión sufrida en los años 60, cuando como otros cubanos padeció los rigores y crueldades de las Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP), para que se “reeducara” mediante el trabajo.

Salió de aquella terrible pesadilla sin odios y continuó con su obra en apoyo de algo que creía justo y valedero, dejando a un lado vejaciones y humillaciones padecidas. No obstante, con los años, al igual que la mayoría de sus compatriotas, descubrió que el sol en el que él creía no solo tenía manchas, sino que en vez de alumbrar, dañaba la Patria, y que el proceso que tantas ilusiones forjó, paso a paso se torcía, convirtiéndose en algo muy distinto: un instrumento de dominación del pueblo por un grupo con un solo objetivo, mantener el poder a toda costa.

Milanés, con honestidad, ha reiterado mantener sus ideas progresistas y disposición a defender el derecho de todos los seres humanos a tener oportunidades para forjar una vida digna. Paralelamente, desde hace tiempo ha proclamado abiertamente sus críticas al régimen y la necesidad de que el país “avance con ideas y hombres nuevos”, ya que “el sol enorme que nació en el 59 se llenó de manchas al ponerse viejo”. Hay que recordar que en la Primavera Negra de 2003 un grupo de artistas e intelectuales cubanos publicaron una bochornosa carta en respaldo a la injusta detención y condena de 75 pacíficos luchadores por la democracia y el respeto de los derechos humanos, y el cruel fusilamiento de tres jóvenes negros que, asfixiados por la situación quisieron erróneamente escapar en un barco, pero sin derramar sangre ajena. La firma de Milanés no apoyó esa infame maniobra.

Dadas estas características del artista, quien durante años ha mantenido una actitud consecuente y honesta, alejada de las posiciones oportunistas que lamentablemente han tenido otros artistas e intelectuales cubanos, sorprende que se haya organizado una campaña contra la presentación en Miami de esta gloria de Cuba. Campaña que ha estado respaldada por ciertos políticos cubano-americanos que han hecho sus carreras cultivando el odio y la división entre los cubanos. Pudiera resultar comprensible el resentimiento en el corazón de personas obligadas a marchar al exterior dejando atrás sus bienes e incluso no pocos de ellos habiendo sufrido humillaciones, represión y cárcel. Pero no tiene justificación alguna cultivar el odio e irracionales pasiones desmedidas con fines electorales. Mucho menos tiene explicación arremeter contra una persona que hoy rectifica —como la mayoría de los cubanos ayer engañados— y llama al cambio, ubicándose junto al pueblo.

Como argumento para esta reprobable conducta, que únicamente beneficia al régimen, se esgrime el apoyo de Milanés a la revolución en el pasado, con lo cual de hecho están condenando a la mayoría del pueblo cubano, que lleno de esperanzas lo entregó todo en la defensa de un proceso en el que por años creyó, y que ha resultado una colosal estafa.

La absurda campaña contra Pablo Milanés se inscribe en los variados intentos para dificultar los contactos entre los cubanos residentes en la Isla y los asentados en el exterior, así como debilitar los lazos familiares, fortalecidos en los últimos tiempos por las medidas humanitarias del Presidente Obama dirigidas hacia el pueblo cubano, comprendidas la facilitación de los viajes de los cubano-americanos y el envío de remesas. Pasos que también promueven la independencia del ciudadano frente al poder del Estado, al hacerlo más independiente económicamente.

Un estudio realizado dentro de Cuba recientemente por dos expertos norteamericanos, demostró que las dos terceras partes de las personas consultadas cuentan con las remesas procedentes del exterior como su principal base para iniciar sus negocios. Si triunfaran las iniciativas que intentan eliminar los gestos de la actual Administración, no solo se perjudicarían los lazos familiares entre los cubanos y terminaría la beneficiosa influencia de las visitas desde Estados Unidos, sino que además sería un golpe demoledor contra el incipiente desarrollo de los negocios privados, reforzando nuevamente el papel del Estado en la sociedad. Algo bien acogido por los “ultras” de la Habana, en otra coincidencia entre extremistas.

Por último, ahora se esgrime la modificación de la Ley de Ajuste Cubano para limitar los contactos. Se promueve que los compatriotas acogidos a esa Ley se les retiren el status migratorio si viajan a la Isla antes de cumplirse cinco años de la llegada a Estados Unidos. En el fondo, no existe ningún propósito de mejorar la mencionada legislación. El verdadero objetivo de la supuesta revisión, como de otras iniciativas similares, es reimplantar la limitación a los viajes, torpedear el reencuentro entre los cubanos e impedir la reconciliación. Resulta una maniobra violatoria de la Declaración Universal de Derechos Humanos que en su Artículo 13, inciso 2, establece: “Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluido el propio, y a regresar a su país”. Este engendro soslaya que las personas que abandonan Cuba, están forzadas a hacerlo definitivamente, sin derecho a reimplantarse en el país, dejando su lugar de origen, familias y la totalidad de las pertenencias sin siquiera poder venderlas, obligados por las terribles condiciones económicas, políticas y sociales prevalecientes en Cuba. Realidades que establecen una gran diferencia con las personas que emigran de otros países.

De todas formas las conspiraciones, externas e internas, contra la unidad y el triunfo de la reconciliación serán inútiles. Tanto en Cuba como en Estados Unidos y otros lugares, las ansias de renovación, de dejar atrás el pasado y mirar hacia adelante son indetenibles.

© cubaencuentro.com

FOTO: Pablo Milanes

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized