Archivo mensual: agosto 2011

CUENTAPROPISMO DE SUBSISTENCIA

Monday, August 15, 2011 | Por Oscar Espinosa Chepe

LA HABANA, Cuba, agosto (www.cubanet.org) – “Remesas: Presente y Futuro de la Pequeña Empresa en Cuba”, es un interesante estudio de los investigadores estadounidenses Katrin Hansing de la City University de New York, y Manuel Orozco, del Inter-American Dialogue. El documento explora hasta qué punto los cubanos que reciben remesas están respondiendo a las iniciativas oficiales para ampliar el trabajo por cuenta propia y otros negocios privados.

Se basa en un sondeo realizado en varias ciudades cubanas, el 50,0% en La Habana. Los investigadores trabajaron en una muestra representativa de los diferentes estratos sociales, demográficos, étnicos y regionales de la población. Producto de las condiciones imperantes en el país, las investigaciones no se efectuaron de forma aleatoria en las calles, sino con personas que podían ser entrevistadas en confianza. La muestra incluyó a 300 cubanos receptores de remesas.

El estudio se publicó en el número julio-agosto de 2011 de Palabra Nueva, la revista de la Arquidiócesis de La Habana. A pesar de las dificultades que seguramente tuvieron que afrontar los analistas, los datos aportados son de gran utilidad y confirman los criterios que sobre la dinámica del trabajo por cuenta propia especialistas nacionales han estado expresando desde sus inicios. En primer lugar, que el cuentapropismo permitido por el gobierno es de subsistencia y no de generación de riqueza, por lo que si se mantienen las actuales regulaciones, tendrá un impacto muy limitado en el desarrollo empresarial y económico de Cuba.

A esto contribuyen la insoportable carga de impuestos, la carencia de un mercado mayorista, las limitadas profesiones permitidas, la falta de conocimientos y asesoramiento para desarrollar empresas y otros asuntos relacionados con el ambiente sumamente burocratizado existente.

Resulta significativo que ante la pregunta a los entrevistados sobre las fuentes financieras que podrían complementar su inversión inicial, el mantenimiento del negocio y las garantías disponibles, casi dos tercios respondió que buscarían la financiación en familiares residentes en el exterior, lo que denota la dependencia del cuentapropismo respecto a las remesas. Asimismo, el estudio indica que a pesar de los cambios positivos introducidos en 2009 por la Administración norteamericana en relación con el envío de dinero a Cuba, el monto no ha crecido y se mantiene al mismo nivel anterior, quizás debido a los efectos de los problemas económicos en Florida, donde vive la mayoría de los emigrados cubanos.

En el total de las remesas recibidas, el peso específico de Estados Unidos se redujo de un 81,0% en 2005 a un 68.0% en 2010-2011, con el crecimiento de las procedentes de América Latina y otros países en vías de desarrollo; de ellas el 8,0% enviadas por los trabajadores cubanos en Venezuela. España también presenta una reducción del 12,0% en 2005 al 7,0% en 2010-2011 (Goldstein, Josh, Cuba & Remittances).

El interés de las personas receptoras para iniciar negocios resulta también un aspecto importante. Un 43,0% respondió que no van a establecer negocios; un 34,0% expresó interés por abrir un negocio; y un 23,0% manifestó tener ya un negocio. Con buen juicio, los autores del trabajo indican que del 43,0% de los que señalaron no querer tener negocios, muchos cambiarían de opinión, si se facilitaran las condiciones para establecerlos. Entre sus objeciones plantearon la carencia de recursos –capital inicial-, falta de conocimiento empresarial y el inestable contexto político y económico. De las actividades preferidas está la venta de comida, 19,0%; venta y arreglo de ropa, 15,0%, y venta CD-CVD un 8,0%, y otras realmente poco relevantes para el desarrollo económico de Cuba. Debe tenerse en cuenta que los graduados universitarios tienen prohibido ejercer el trabajo por cuenta propia en sus profesiones.

En cuanto a los dispuestos a establecer negocios, el 44,0% respondió que lo harían si perdieran el trabajo actual, y un 38,0% contestó que su objetivo sería complementar el ingreso actual. Solo un 9,0% contestó que su objetivo sería tener un negocio propio, o sea, ser independiente, de lo cual podría concluirse la precariedad y la característica de subsistencia que tiene el cuentapropismo en las actuales condiciones.

Según el sondeo, el 70,0% de las personas consultadas que reciben remesas y tienen negocios, se desempeñan sin empleados, y las demás únicamente tienen un empleado, lo cual prueba que el cuentapropismo no ha creado empleo en la medida requerida. Eso ha ocasionado que el necesario proceso de reorganización de la fuerza laboral, originalmente diseñado para despedir 1,3 millón de trabajadores del Estado –casi único empleador- en un período de tres años, se haya ralentizado y obligado a la confección de un nuevo cronograma para ser ejecutado en cinco años; prolongándose la incidencia negativa que tienen las plantillas infladas sobre la productividad del trabajo.

También el estudio abarca otros aspectos importantes, como el método tradicional de ahorro usado por los receptores de remesas, los estimados de las cantidades en dólares acumulados, los recursos y ahorros disponibles con sus correspondientes valores, surgidos de la muestra. Indudablemente, no obstante las limitaciones afrontadas para realizarse, resulta un esfuerzo válido, que junto a mostrar la importancia de las remesas para el trabajo por cuenta propia, deja al descubierto las debilidades de las concepciones con que surgió. Defectos cuya génesis radica en los propósitos del régimen de que esta actividad esté bien controlada, y en ningún caso pueda ser fuente de libertades económicas estimuladoras de posteriores ansias de liberalización política.
FOTO: Cuentapropistas

*

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

HAVANASTATION

Habanastation

Monday, August 15, 2011 | Por Miriam Leiva

LA HABANA, Cuba, agosto (www.cubanet.org) – Parecería que en los medios de difusión cubanos se está permitiendo la denuncia de los grandes problemas sociales existentes. Pero sin menospreciar la sensibilidad de los realizadores y artistas, que desean plasmar la realidad con interés de llamar la atención a fin de procurar soluciones, habría que preguntarse por qué desde instituciones oficiales, estrictamente controladas por la máxima dirección del Partido Comunista, se propicia abordar ciertos temas.

En el cine hace unos años, la separación familiar debido a la salida definitiva para residir en el extranjero fue un suceso sorprendente y conmovedor, que luego se convirtió en moda cansona en obras de cuestionable calidad.

Y llega Habanastation, opera prima de Ian Padrón, quien había incursionado con éxito en diversos cortos. Su abordaje de las diferencias sociales abre el espectro temático, aunque no es absolutamente novedoso, ya que el director Fernando Pérez trata diversas aristas en Suite Habana, una obra maestra en la cinematografía cubana realizada en 2003, y La vida es silbar.

Habanastation es un filme de fuertes contrates. Se inicia en una casa de excelente nivel para la Cuba actual, en el barrio Nuevo Vedado, que antes de 1959 fue propiedad de algún capitalista criollo, y con un auto moderno distante de los Lada soviéticos, los “almendrones” o norteamericanos de fines de 1930-1950 y las pesadas bicicletas chinas. Una madre que se regodea en la satisfacción de gustos propios y del hijo, es representante artística de un padre músico que trae del exterior el ansiado Playstation más reciente.

Mayito, un niño por encima de los demás en la escuela secundaria básica, tiene un director y una maestra solícitos, que en la reunión matutina le brindan la distinción de leer el saludo por el próximo Primero de Mayo, Día de los Trabajadores, a cuyo desfile irá para cumplir la formalidad. Carlitos, el otro niño, que no encaja en el ambiente del colegio, porque ni siquiera ha jugado con un Playstation, reacciona riñendo por la burla de sus compañeros, y recibe la reprimenda.

Al concluir el desfile en la Plaza de la Revolución, Mayito se percata de que no está con la joven maestra encargada de cuidarlo, y aborda un ómnibus en dirección lejana a su casa. Convence al chofer para bajarse, pero como siempre estuvo encerrado en su ambiente y transportado en el auto familiar, recibe el shock de un barrio marginal cercano a la Plaza y no lejano a su hogar. Afortunadamente se encuentra con Carlitos, que vive en unas habitaciones paupérrimas con su abuela, pues su mamá falleció y poco a poco se aprecia que su padre está preso.

Para incredulidad de Mayito, le cuenta que recoge botellas para venderlas y ahorra para comprarse un papalote, mientras promete avisar a su familia, si le permite jugar con el Playstation. En pocas horas Mayito conocece los conflictos de los niños de esas casuchas en calles destruidas, sus rivalidades y fidelidades. Mientras, papá, acompañado de su representante y esposa, graba un disco en un óptimo lugar, que evidentemente son los Estudios Abdala propiedad privada de Silvio Rodríguez. El final es conmovedor, cuando Mayito baja del auto de su padre para entregar su Playstation a Carlitos e invitarlo a jugar algún día en su casa; pasos extraordinarios de un niño egoísta que irrumpe con esas experiencias aleccionadoras en la adolescencia.

El filme es encomiable, sobre todo porque muestra la depauperación y la pobreza de la sociedad cubana, a través de uno de los casi 50 barrios miseria de la capital. Encaja bien en el actual contexto de Cuba. Pero enmascara otros grandes problemas. La familia con muy buena situación económica en comparación con el bajo nivel de la mayoría de la población, puede ser criticada porque se siente por encima de los demás y se relaciona sólo con su medio, lo que también lesiona al hijo. No obstante, se toma como chivo expiatorio a un artista, lo que podría crear sentimientos de condena a todos sus congéneres por parte del espectador, sin tener en cuenta que lo logrado es resultado de años de estudios y mucho trabajo.

Sustrato hay para esas apreciaciones, pues desde la cúpula del totalitarismo se establecen permisos y prohibiciones que crean muy diversos privilegios, como permitir actuar, publicar libros, o exponer en el extranjero, a donde se viaja en ocasiones con familiares declarados cercanos colaboradores, mientras los deportistas no pueden contratarse en el exterior y tienen que “desertar” cuando participan en un evento, con la represalia política extendida a sus seres queridos.

Esta película fue patrocinada por el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) y el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), instituciones oficiales muy famosas por ejercer la censura y determinar posibilidades de realización, más aun en estos momentos cuando escasea el presupuesto. En ella participó el grupo infantil La Colmenita, de merecido prestigio nacional e internacional. Desde antes de su presentación en las salas de proyección, ha recibido gran divulgación, estimulando la concurrencia de público, en este verano de vacaciones. Los CVD piratas pululan en todo el país. Su presentación en el extranjero comenzó en Estados Unidos, en el Festival de Cine de Michael Moore, donde ganó un premio, anunciado con gran fanfarria.

En Cuba el elevado nivel de vida de la élite de poder es un asunto tabú. Los barrios donde residen son exclusivos, para que el pueblo no conozca las mansiones, y sus relaciones son muy cerradas. La corrupción de directivos de importantes empresas y organismos estatales ha alcanzado inmensas proporciones, que no se publican, aunque sus detalles recorren el país, verificados cuando los medios anuncian alguna conclusión de juicios y sentencias. En muchas ocasiones se trata de personas estrechamente vinculadas a las más altas esferas del Partido Comunista y el gobierno durante decenios. Posiblemente se habituaron a nefastos manejos durante tanto tiempo de impunidad, mientras utilizaron y deformaron a una parte no pequeña del pueblo que ha tenido que sobrevivir económicamente traficando en la bolsa negra.

El Presidente Raúl Castro se ha volcado contra la corrupción, para lo cual creó la Contraloría General de la República y el 1 de agosto planteó que se tomarían acciones severas. Pero el mal está enraizado en la burocracia parásita, que el General acusó de obstruccionar sus medidas.

¿Habrá alguna película sobre las verdaderas diferencias sociales y sus causas?

FOTO:

Poster Havanastation

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

RAUL CASTRO, CINCO ANNOS DESPUES (II)

CUBAENCUENTRO | Cuba

Segunda y final de un artículo en dos partes, en que el autor analiza los logros y deficiencias que han caracterizado el mandato del actual jefe de Estado cubano

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 11/08/2011

La realidad cubana es compleja y contradictoria. No puede ser de otra forma para un país que ha permanecido bajo la férula del totalitarismo durante 52 años, con un tejido social metódicamente destruido y un ejército de funcionarios y burócratas listos para defender sus intereses y privilegios ante cualquier cambio por temor a perderlos. Como esbozó el Presidente en el discurso a la pasada Asamblea Nacional, oponen todo tipo de obstáculos a las transformaciones, aprovechándose para ello de la mentalidad, hábitos y prejuicios fomentados durante tanto tiempo. Un panorama aún más complicado, pues en el heterogéneo sector reformista están presentes vacilaciones ante el temor que la dinámica de los cambios se vaya fuera de control y puedan perder el poder como sucedió en el este de Europa.

Los resultados de las vacilaciones están a la vista. La cuestión no es hacer reformas, sino las transformaciones requeridas, sin los prejuicios contra la propiedad privada, el mercado y el mantenimiento de la camisa de fuerza del fracasado sistema de planificación centralizada. Resulta imposible, como se pretende, actualizar un modelo económico, político y social que obstruye el desarrollo de las fuerzas productivas. Las reformas realizadas hasta el momento han fracasado precisamente por sus concepciones limitadas y cargadas de prohibiciones y cortapisas.

Ante la realidad del fracaso de un cuentapropismo de subsistencia, que ha obligado a extender a cinco años el necesario programa de reorganización laboral, y un sistema de entrega de tierras en usufructo que con tres años de implantación no ha impulsado la producción agropecuaria, se implementan nuevas medidas flexibilizadoras, que podrían traer algunos beneficios, pero mantienen sus características de insuficiencia y una visión aún no integral de la economía.

Rebajar los precios de los artículos y ofrecer créditos en moneda nacional a los campesinos no resuelve los problemas de una agricultura atrasada e improductiva. Medidas de mayor alcance como la posible ampliación de las entregas de tierras en usufructo a 5 caballerías (67,1 hectáreas), hacer indefinido el período de concesión de la tierra y permitir la construcción de viviendas en ellas, deben acompañarse de la solución de los problemas de la comercialización de los productos agropecuarios y la disolución del monopolio estatal del Acopior, así como terminar la dependencia obligatoria de los productores a las Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS) que, se conoce bien, están supeditadas a la oficialista Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP). Si grupos de campesinos desean organizarse en cooperativas independientes, como han manifestado algunos, o mantenerse como productores independientes, debe permitirse. Por supuesto si determinadas personas consideran conveniente permanecer en las actuales CCS y mantener sus vínculos con la ANAP también deberían tener ese derecho. No obstante, resulta antidemocrático e injusto el Artículo 2 del Decreto No. 282 del Reglamento para la Implementación de la Entrega de Tierras Ociosas en Usufructo, que obliga a obtener un aval de las CCS para solicitar tierras y pertenecer a estas organizaciones donde estén ubicadas cuando reciba las tierras.

En el caso del trabajo por cuenta propia, las medidas flexibilizadoras han sido todavía más insuficientes. Reanudar la venta de útiles para la actividad de cuentapropia en tiendas minoristas, tales como freidoras, parrillas y planchas de grillar, cafeteras o sartenes eléctricos, tanto a un cuentapropista como a cualquier ciudadano común, no es una solución. Mucho menos lo es la rebaja de los precios de los productos en envases mayores utilizados por los cuentapropistas, vendidos en tiendas minoristas. Realmente más alcance parece que tendrá la posible anulación del impuesto a la utilización de fuerza de trabajo hasta 5 personas. Pero al parecer se mantendrán los altísimos impuestos cuando sea mayor la cantidad de empleados, con contribuciones progresivas que podrían hasta llegar a ser superiores a los salarios pagados. Esto indica el mantenimiento de la concepción de solo permitir negocios bonsái, de bloqueo a la posible aparición de pequeñas y medianas empresas (PYMES), por lo cual la actividad continuaría siendo de poca relevancia para el desarrollo del país.

En el terreno político, también afloran las contradicciones y la inconsecuencia. Mientras el presidente Raúl Castro el 1 de agosto señaló la voluntad gubernamental de actualizar la política migratoria vigente, dirigiéndose fundamentalmente a la comunidad cubana en el exterior —principalmente en Estados Unidos—, y expresó que “casi todos preservan su amor por la familia y la patria que los vio nacer y manifiestan de diferente forma su solidaridad hacia sus compatriotas”, solo 4 días después el Tribunal Supremo Popular ratificó la injusta sentencia contra el ciudadano norteamericano Alan Gross, por supuestamente introducir en Cuba medios de info-comunicaciones, al parecer entregados a grupos judíos. Enfermo y con serios problemas familiares, ya ha cumplido 21 meses de reclusión.

Esta acción servirá de inestimable regalo para quienes en Estados Unidos laboran intensamente por eliminar las medidas adoptadas por el Presidente Obama para propiciar el acercamiento de las familias cubanas y la asistencia humanitaria a través de las remesas para una población urgentemente necesitada de ayuda. Si triunfaran esos propósitos no solo se volverían a dificultar los contactos entre ambos lados del Estrecho de la Florida, sino que también sería un golpe muy fuerte a la incipiente iniciativa privada en Cuba muy dependiente de esas remesas, como demuestra un reciente estudio realizado por Manuel Orosco, del Inter-American Dialogue, y Katherine Hasing, de City University of New York, quienes recientemente visitaron el país. La muestra realizada por ellos indica que como base de los recursos disponibles para iniciar un negocio, el 62,0 % de los consultados señalan las finanzas de amigos y familiares en el exterior.

Las palabras del Presidente, aunque positivas al reconocer el valor de los cubanos residentes en el extranjero y representar un paso para el inicio de futuras conversaciones para su eventual participación en la reconstrucción, una realización que necesitará algo más que palabras, se contradicen nuevamente con los tozudos hechos, quizás impuestos por los “duros” del régimen, siempre listos a bloquear cualquier acercamiento a Estados Unidos, o por los viejos hábitos de negociar desde posiciones de fuerza.

Emitir una valoración de los resultados de los 5 años de Raúl Castro en el poder no es una tarea fácil, pero indudablemente existe una Cuba distinta a la anterior al 31 de julio de 2006. Con todas sus inconsecuencias, contradicciones y limitaciones se ha abierto un proceso de reformas y será muy difícil que alguien pueda detenerlo. La mentalidad del cubano ha cambiado sustancialmente hacia un consenso masivo sobre la necesidad de transformaciones, lo que constituye posiblemente lo más importante acaecido en esta etapa.

© cubaencuentro.com

Dirección URL:
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/raul-castro-cinco-anos-despues-ii-266802,

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CUBA EN LA ONG AMNISTIA INTERNACIONAL

La primera vez que AI se refirió a los abusos del régimen castrista fue mediante una carta fechada 3 de octubre de 1961, sobre un cubano que estaba incomunicado en Santiago de Cuba sin cargos ni juicio

Miriam Leiva, La Habana | 12/08/2011

Leemos a menudo noticias sobre las denuncias de Amnistía Internacional acerca de violaciones de derechos humanos en el mundo, y somos particularmente atentos a sus asiduas referencias a los cometidos en Cuba. Sin embargo, quizás conozcamos poco sobre esta organización no gubernamental que en 1977 recibió el Premio Nobel de la Paz.

Peter Benenson, un abogado londinense, leyó un artículo en The Observer acerca de dos estudiantes portugueses encarcelados por haber brindado por la libertad. Días después, el 28 de mayo de 1961, publicó en ese periódico “Los prisioneros olvidados”. Hace 50 años, denunció que unos cuatro millones de personas habían sido detenidas, torturadas o ejecutadas porque sus opiniones o su religión eran inaceptables para su gobierno; miles de hombres y mujeres estaban encarcelados sin haber sido juzgados. Surgió el “Llamamiento por la Amnistía”, que concebía una campaña mundial para presionar a los gobiernos a liberar a esas personas, o al menos, que se les hiciera un juicio justo. Era la iniciativa de un grupo de abogados, escritores y editores de Londres.

Anunciaba la apertura de una oficina en la ciudad para recoger información sobre los nombres y condiciones de quienes llamarían presos de conciencia: “cualquier persona físicamente limitada (encarcelada o por otro motivo) a expresar (verbalmente o por otras formas de expresión) cualquier opinión que ella misma honestamente mantenga y a través de la cual no defienda o justifique violencia personal.” En julio de 1961 se realizó la primera reunión de delegados de Bélgica, Reino Unido, Alemania, Irlanda, Suiza y Estados Unidos para establecer un movimiento internacional permanente. En octubre, el Penguin Special publicaría Persecución 1961, como parte de la Campaña Amnistía, que relataba las historias de nueve hombres y mujeres de diferentes países, diferentes actitudes políticas y religiosas, que sufrieron encarcelamiento por expresar sus opiniones.

Ya en el artículo inicial había aparecido Cuba por peligros a la libertad de prensa. En tanto la primera vez que AI se dirigió al Gobierno cubano fue mediante una carta fechada 3 de octubre de 1961, enviada por Benenson al Encargado de Negocios en Londres sobre informes recibidos en relación con un cubano que estaba incomunicado en Santiago de Cuba, sin cargos ni juicio. Pedía conocer las razones y solicitaba al Gobierno que fuera liberado tan pronto fuera como posible.

Indudablemente, los archivos de la organización no gubernamental conserva documentos de gran valor para conocer el curso de las violaciones de derechos humanos en Cuba, como se aprecia en el informe “Los Tribunales Cubanos”, de un testigo ocular sobre un juicio efectuado en septiembre de 1961 a 20 personas, publicado en el Journal del Movimiento Amnistía del 13 de diciembre de ese año.

Muy relevantes fueron las reacciones de AI con motivo de la ola represiva de 18, 19 y 20 de marzo de 2003, contra más de 80 personas pacíficas en toda Cuba, con los juicios sumarísimos a 75 condenados a penas de hasta 28 años de cárcel, y procesos separados a varios otros con sentencias inferiores. En junio, la organización los declaró prisioneros de conciencia. Su informe: Cuba, represión masiva a la disidencia 2003-2004, fijó la siguiente posición: “Amnistía Internacional no adopta ninguna postura sobre los objetivos políticos de ningún grupo independiente de Cuba, pero apoya el derecho de todos los ciudadanos cubanos a ejercer pacíficamente su legítimo derecho a la libertad de expresión, de asociación y de reunión, sin injerencias indebidas de las autoridades cubanas”.

También las secciones de AI en la mayor parte de los países del mundo, compuestas por relevantes personalidades de todas las esferas y ciudadanos comunes, realizan actividades permanentes. Son muy importantes las campañas para sensibilizar la opinión pública internacional y conmocionar a las autoridades nacionales, como es el caso de las tarjetas postales con las fotos de los prisioneros de los 75 emitidas y la divulgación de los datos de los gobernantes a quienes debían dirigirse cartas abogando por su liberación y mejoras en las condiciones de confinamiento, así como la ubicación de los reos y la dirección de las prisiones para escribirles en expresión de solidaridad. Simultáneamente, la oficina central de Londres mantiene contacto con activistas en Cuba y con las familias de las personas represaliadas injustamente. Un ejemplo notable fue su atención a Orlando Zapata Tamayo, prisionero de conciencia, que falleciera como resultado de una prolonga huelga de hambre el 23 de febrero de 2010.

El Gobierno de Cuba rechaza los informes de Amnistía Internacional y realiza propaganda para desinformar a la población dentro del país, aduciendo falta de rigor y fiabilidad acerca de las acusaciones de violación de los derechos humanos. Sin embargo, cuando se trata de casos en un país que desea denostar, ha citado sus reportes. Una muestra de la imparcialidad de la organización fue la Declaración Pública AMR 51/096/2010, “Estados Unidos: Amnistía Internacional pide que se revise el caso de los cinco cubanos”. La misma se refiere al informe enviado al Gobierno estadounidense que resume sus motivos de preocupación sobre la imparcialidad del juicio de los cinco hombres declarados culpables en 2001 de actuar como agentes de la inteligencia cubana y cargos afines.

Añade que en una carta dirigida al fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, el 4 de octubre —The Case of the Cuban Five, Índice AI: AMR 51/093/2010— Amnistía Internacional afirmaba que “al mismo tiempo que no adopta una postura sobre la culpabilidad o inocencia de estos cinco hombres respecto a los cargos que se les imputan, consideraba que existían dudas sobre la justicia e imparcialidad del juicio que no se han resuelto en la apelación”.

Con el transcurso de los años, AI ha ampliado el alcance de sus objetivos, coopera con otras ONG y las Naciones Unidas, y organiza programas de educación en derechos humanos para crear conciencia sobre el tema. Tiene un Consejo Ejecutivo y un Secretariado Internacional, cuyo secretario general actualmente es Salil Shetty.

Desde mayo, Amnistía Internacional realiza eventos para conmemorar el 50 aniversario de su creación, que se extenderán durante todo 2011. Lamentablemente, en Cuba la celebración no podrá tener la amplitud y la divulgación merecidas, pero agradecemos la solidaridad de millones de activistas de la organización que seguirán procurando el respeto de los derechos humanos y el avance de la democracia en nuestro país.

© cubaencuentro.com

Dirección URL:
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/cuba-en-la-ong-amnistia-internacional-266853

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CUBA EN LA ONG AMNISTIA INTERNACIONAL

La primera vez que AI se refirió a los abusos del régimen castrista fue mediante una carta fechada 3 de octubre de 1961, sobre un cubano que estaba incomunicado en Santiago de Cuba sin cargos ni juicio

Miriam Leiva, La Habana | 12/08/2011
Leemos a menudo noticias sobre las denuncias de Amnistía Internacional acerca de violaciones de derechos humanos en el mundo, y somos particularmente atentos a sus asiduas referencias a los cometidos en Cuba. Sin embargo, quizás conozcamos poco sobre esta organización no gubernamental que en 1977 recibió el Premio Nobel de la Paz.
Peter Benenson, un abogado londinense, leyó un artículo en The Observer acerca de dos estudiantes portugueses encarcelados por haber brindado por la libertad. Días después, el 28 de mayo de 1961, publicó en ese periódico “Los prisioneros olvidados”. Hace 50 años, denunció que unos cuatro millones de personas habían sido detenidas, torturadas o ejecutadas porque sus opiniones o su religión eran inaceptables para su gobierno; miles de hombres y mujeres estaban encarcelados sin haber sido juzgados. Surgió el “Llamamiento por la Amnistía”, que concebía una campaña mundial para presionar a los gobiernos a liberar a esas personas, o al menos, que se les hiciera un juicio justo. Era la iniciativa de un grupo de abogados, escritores y editores de Londres.
Anunciaba la apertura de una oficina en la ciudad para recoger información sobre los nombres y condiciones de quienes llamarían presos de conciencia: “cualquier persona físicamente limitada (encarcelada o por otro motivo) a expresar (verbalmente o por otras formas de expresión) cualquier opinión que ella misma honestamente mantenga y a través de la cual no defienda o justifique violencia personal.” En julio de 1961 se realizó la primera reunión de delegados de Bélgica, Reino Unido, Alemania, Irlanda, Suiza y Estados Unidos para establecer un movimiento internacional permanente. En octubre, el Penguin Special publicaría Persecución 1961, como parte de la Campaña Amnistía, que relataba las historias de nueve hombres y mujeres de diferentes países, diferentes actitudes políticas y religiosas, que sufrieron encarcelamiento por expresar sus opiniones.
Ya en el artículo inicial había aparecido Cuba por peligros a la libertad de prensa. En tanto la primera vez que AI se dirigió al Gobierno cubano fue mediante una carta fechada 3 de octubre de 1961, enviada por Benenson al Encargado de Negocios en Londres sobre informes recibidos en relación con un cubano que estaba incomunicado en Santiago de Cuba, sin cargos ni juicio. Pedía conocer las razones y solicitaba al Gobierno que fuera liberado tan pronto fuera como posible.
Indudablemente, los archivos de la organización no gubernamental conserva documentos de gran valor para conocer el curso de las violaciones de derechos humanos en Cuba, como se aprecia en el informe “Los Tribunales Cubanos”, de un testigo ocular sobre un juicio efectuado en septiembre de 1961 a 20 personas, publicado en el Journal del Movimiento Amnistía del 13 de diciembre de ese año.
Muy relevantes fueron las reacciones de AI con motivo de la ola represiva de 18, 19 y 20 de marzo de 2003, contra más de 80 personas pacíficas en toda Cuba, con los juicios sumarísimos a 75 condenados a penas de hasta 28 años de cárcel, y procesos separados a varios otros con sentencias inferiores. En junio, la organización los declaró prisioneros de conciencia. Su informe: Cuba, represión masiva a la disidencia 2003-2004, fijó la siguiente posición: “Amnistía Internacional no adopta ninguna postura sobre los objetivos políticos de ningún grupo independiente de Cuba, pero apoya el derecho de todos los ciudadanos cubanos a ejercer pacíficamente su legítimo derecho a la libertad de expresión, de asociación y de reunión, sin injerencias indebidas de las autoridades cubanas”.
También las secciones de AI en la mayor parte de los países del mundo, compuestas por relevantes personalidades de todas las esferas y ciudadanos comunes, realizan actividades permanentes. Son muy importantes las campañas para sensibilizar la opinión pública internacional y conmocionar a las autoridades nacionales, como es el caso de las tarjetas postales con las fotos de los prisioneros de los 75 emitidas y la divulgación de los datos de los gobernantes a quienes debían dirigirse cartas abogando por su liberación y mejoras en las condiciones de confinamiento, así como la ubicación de los reos y la dirección de las prisiones para escribirles en expresión de solidaridad. Simultáneamente, la oficina central de Londres mantiene contacto con activistas en Cuba y con las familias de las personas represaliadas injustamente. Un ejemplo notable fue su atención a Orlando Zapata Tamayo, prisionero de conciencia, que falleciera como resultado de una prolonga huelga de hambre el 23 de febrero de 2010.
El Gobierno de Cuba rechaza los informes de Amnistía Internacional y realiza propaganda para desinformar a la población dentro del país, aduciendo falta de rigor y fiabilidad acerca de las acusaciones de violación de los derechos humanos. Sin embargo, cuando se trata de casos en un país que desea denostar, ha citado sus reportes. Una muestra de la imparcialidad de la organización fue la Declaración Pública AMR 51/096/2010, “Estados Unidos: Amnistía Internacional pide que se revise el caso de los cinco cubanos”. La misma se refiere al informe enviado al Gobierno estadounidense que resume sus motivos de preocupación sobre la imparcialidad del juicio de los cinco hombres declarados culpables en 2001 de actuar como agentes de la inteligencia cubana y cargos afines.
Añade que en una carta dirigida al fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, el 4 de octubre —The Case of the Cuban Five, Índice AI: AMR 51/093/2010— Amnistía Internacional afirmaba que “al mismo tiempo que no adopta una postura sobre la culpabilidad o inocencia de estos cinco hombres respecto a los cargos que se les imputan, consideraba que existían dudas sobre la justicia e imparcialidad del juicio que no se han resuelto en la apelación”.
Con el transcurso de los años, AI ha ampliado el alcance de sus objetivos, coopera con otras ONG y las Naciones Unidas, y organiza programas de educación en derechos humanos para crear conciencia sobre el tema. Tiene un Consejo Ejecutivo y un Secretariado Internacional, cuyo secretario general actualmente es Salil Shetty.
Desde mayo, Amnistía Internacional realiza eventos para conmemorar el 50 aniversario de su creación, que se extenderán durante todo 2011. Lamentablemente, en Cuba la celebración no podrá tener la amplitud y la divulgación merecidas, pero agradecemos la solidaridad de millones de activistas de la organización que seguirán procurando el respeto de los derechos humanos y el avance de la democracia en nuestro país.
© cubaencuentro.com
Dirección URL:
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/cuba-en-la-ong-amnistia-intern acional-266853

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

RAUL CASTRO, CINCO AñOS DESPUES (I)

Primera de un artículo en dos partes, en que el autor analiza los logros y deficiencias que han caracterizado el mandato del actual jefe de Estado cubano

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 10/08/2011 CUBAENCUENTRO

Con la enfermedad de Fidel Castro, su hermano menor, siempre el segundo hombre de la revolución, asumió el poder el 31 de julio de 2006. Polémicas existen sobre si Cuba ha cambiado algo desde entonces. Está claro que las ilusiones sobre la realización de trascendentales cambios, creadas por Raúl Castro debido a sus antecedentes pragmáticos como organizador y ministro durante decenios de las fuerzas armadas, no se han cumplido a pesar de haber transcurrido un lustro.

Habría que destacar que hasta el 24 de febrero de 2008 su mandato fue provisional, así como que en el VI Congreso del Partido Comunista, en abril de 2011, se consolidó como primer secretario. Mucho se recuerda su discurso del 26 de julio de 2007, donde fue extraordinariamente crítico al referirse a la situación nacional, y abogar por reformas estructurales y de conceptos, no efectuadas hasta el presente.

La estructura institucional del país y el disfuncional sistema de gestión se mantienen, con su prodigalidad de ministerios, reproducidos en provincias y municipios. Una arquitectura administrativa generadora de un inmenso ejercito de burócratas, que unidos a los del partido y las organizaciones políticas y de masas son una carga insoportable para la sociedad. Hoy constituyen el primer obstáculo para que fluyan los cambios imprescindibles. Esa organización institucional se basa en una rígida centralización estatal, al estilo soviético, con el importante papel de la planificación inmovilizadora y desfasados conceptos de una falsa propiedad socialista —verdaderamente antisocial—, los dogmas contra la propiedad privada y el desconocimiento del mercado como una categoría económica objetiva. Todo sazonado con intereses conservadores y burocráticos, que desde los más altos niveles hasta la base defienden la hegemonía y los privilegios disfrutados durante tantos años.

A pesar de esta realidad, no puede negarse que a partir del 31 de julio del 2006 existe una nueva situación en Cuba. Comenzó una etapa de relativa racionalidad, en que sin desaparecer el estado totalitario, se han abierto ciertos espacios, que aunque insuficientes, hubieran sido impensables bajo la dirección de Fidel Castro. Los factores que han hecho posible superiores dosis de sentido común podrían ser varios, como las características personales del nuevo presidente, menos proclive a los excesos ideológicos y más interesado en aspectos prácticos, económicos y sociales; quizás que al asumir el poder ha encontrado un escenario más calamitoso del que imaginó hallar, ante lo cual no ha tenido más opción que tratar de realizar reformas en un país, que “está al borde del precipicio”, como él mismo ha definido; o la conclusión de que no se puede seguir viviendo por encima de los magras posibilidades de una economía en ruinas.

Desde su ascenso provisional al poder, el ambiente es algo más sosegado. Han concluido las marchas, contramarchas y mítines que agobiaban a los cubanos; hasta en la televisión donde aún se mantiene una importante carga ideológica, la programación se cumple sin las interrupciones no anunciadas para presentar los largos discursos del máximo líder, y todavía peor, las peroratas de Hugo Chávez. Por suerte, desaparecieron también la “Batalla de Ideas”, la Revolución Energética y los trabajadores sociales, y con ello los “diligentes” dirigentes formados —o deformados— personalmente por Fidel Castro, para servirlo en la ejecución de sus ideas.

En la educación se aplican programas más racionales y se erradicaron las costosas escuelas en el campo y el envío de jóvenes de los centros urbanos a labores agrícolas durante determinados períodos en el año. Desaparecieron las aventuras de los maestros emergentes e integrales, y se implantaron exámenes de ingreso a las universidades, cuya enorme cantidad de suspensos ha demostrado la calamitosa formación de los estudiantes desde la escuela primaria. Así también parece terminar la desatención en la preparación de técnicos medios y obreros calificados, que ha dado lugar a una sustancial carencia de imprescindibles oficios y profesiones. Las rectificaciones en marcha, con sus contradicciones y limitaciones, no podrán evitar que los efectos nocivos causados por los daños al magisterio cubano y a la formación de generaciones de jóvenes estén presentes por mucho tiempo.

A eso se ha sumado una serie de transformaciones, que aunque efectuadas de forma insuficiente y sin una concepción integral, han significado rupturas con la ortodoxia ideológica que durante tanto tiempo prevaleció en Cuba. Es difícil imaginar que antes de julio de 2006 se hubiera podido decretar el pago por el trabajo realizado, y aún con sus limitaciones la ampliación del trabajo por cuenta propia, la contratación de fuerza de trabajo por privados y la entrega de 1,3 millón de hectáreas de tierras en usufructo, así como tomado la decisión de comenzar la reorganización de la fuerza de trabajo mediante el despido de 1,3 millón de trabajadores, aproximadamente el 25,0 % de los ocupados.

Paralelamente, a pesar de que se mantienen las características represivas del régimen, como ya han expresado algunas personalidades se han permitido modestos espacios de opinión, muy reducidos hasta ahora, incluida la aparición de publicaciones independientes —todavía con cortas tiradas— y la posibilidad de que puedan leerse internamente criterios de académicos cubano-americanos y realizarse determinados intercambios sobre cuestiones controversiales. Incluso en los controlados medios de difusión y otros lugares (teatros, centros de conferencia…) se aprecia una creciente tendencia, a veces sutil, en ocasiones con nitidez total, a la formulación de críticas a la situación imperante; algo que por su magnitud es inédito e inimaginable en el pasado. Tampoco puede soslayarse el acceso de los cubanos a bienes y servicios antes prohibidos —teléfonos celulares, computadoras (sin acceso a internet) y efectos electrodomésticos—, y el compromiso oficial expresado en los Lineamientos del VI Congreso del PCC de permitir la venta entre particulares de viviendas y automóviles, lo cual de hecho significa el reconocimiento a la propiedad privada. Estas medidas, como ha señalado el escritor Leonardo Padura, están provocando grandes cambios en la sociedad cubana, no obstante ser insuficientes y aplicadas a un ritmo inadecuado, como expresamos anteriormente.

Estas realidades conviven en un clima de contradicciones, inconsecuencias y, sobre todo, incertidumbre. Si bien fueron excarcelados todos los prisioneros de conciencia de la Primavera Negra de 2003, quienes decidimos permanecer en Cuba estamos sometidos a una licencia extrapenal que nos puede hacer regresar a las cárceles en cualquier momento. Al mismo tiempo, en estos años han sucedido hechos repudiables, como la muerte durante una prolongada huelga de hambre del reo de conciencia Orlando Zapata Tamayo, las continuas amenazas y falsas acusaciones lanzadas desde las altas instancias del gobierno contra personas que únicamente manifiestan sus opiniones pacíficamente, la organización de turbas para agredir a los disidentes y los asiduos encarcelamiento por cortos períodos y algunas condenas de largo alcance.

Más importante aún, todas las leyes represivas se mantienen vigentes y los órganos para aplicarlas están listos para regresar a los peores tiempos. Un hecho que refleja las vacilaciones de gobierno en respetar los derechos humanos es que a años de haber firmado los Pactos Internacionales de Naciones Unidas, no los ha ratificado la Asamblea Nacional, lo cual demuestra la intensión de mantener las manos libres para ejercer acciones violentas contra los deseos populares de cambios democráticos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

PEN, Citing U.N. Ruling, Urges China to Release Liu Xiaobo Immediately

August 5, 2011:
PEN, Citing U.N. Ruling, Urges China to Release Liu Xiaobo Immediately
August 5, 2011: <BR>PEN, Citing U.N. Ruling, Urges China to Release Liu Xiaobo Immediately
Independent Panel Says Writer Detained in Violation of International Law

FOR IMMEDIATE RELEASE

For more information contact:
Larry Siems, (212) 334-1660 ext. 105
Sarah Hoffman, (212) 334-1660 ext. 111

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

NOMBRADO NUNCIO APOSTOLICO EN CUBA

Lunes, 08 de Agosto de 2011 09:24 (www.iglesiacubana.net)

La Habana, 6 de agosto de 2011 / La Nunciatura Apostólica en Cuba tiene el agrado de informar que Su Santidad Benedicto XVI, en el día de la fecha, ha nombrado a Su Excia. Revma. Mons. Bruno Musarò, hasta ahora Nuncio Apostólico en Perú, como Nuncio Apostólico en Cuba.

Curriculum Vitae de su Excia. Revma. Mons. Bruno Musarò

Mons. Bruno Musarò nació en Andrano, Arquidiócesis de Otranto, en Italia, el 27 de junio de 1948. Fue ordenado sacerdote el 19 de septiembre de 1971. En 1977 ingresó en el servicio diplomático de la Santa Sede, trabajó en esta Secretaría de Estado en Corea, Italia, República Centroafricana, Panamá, Bangladesh y España.

El 3 de diciembre de 1994 fue designado Nuncio Apostólico en Panamá y recibió la ordenación episcopal el 6 de enero de 1995.

El 25 de septiembre de 1999 fue nombrado Nuncio Apostólico en Madagascar, Mauricio y las Seychelles; así como Delegado Apostólico en las Islas Comore y La Réunion.

El 10 de febrero de 2004 fue nombrado Nuncio Apostólico en Guatemala.

El 6 de Enero de 2009 fue nombrado Nuncio Apostólico en Perú.

Actualizado ( Lunes, 08 de Agosto de 2011 09:37 )

FOTO: Mons. Bruno Musaro

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿CAMBIOS EN LA POLITICA MIGRATORIA DE CUBA?

Habrá que recibir con cautela la nueva política migratoria, pero con la esperanza de que Cuba no siga siendo destruida y empujada a la involución.

MIRIAM LEIVA, La Habana 05/08/2011 CUBAENCUENTRO

Raúl Castro, al clausurar el VII Período de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular el 1 de agosto anunció cambios en la política migratoria. Fue conciso, pero claro, por lo que no cabía la interpretación de que la flexibilización implicará fundamentalmente eliminar los permisos de salida a los cubanos. Erradicar la llamada “tarjeta blanca” parece un empeño imposible dentro de un estado totalitario. Sin embargo, sus palabras tienen importancia para la posible participación de los cubanos residentes en el extranjero dentro la sociedad nacional.

No es la primera vez que autoridades cubanas dan señales de cambiar la prohibición que viola el Artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, referido a la salida y regreso al país propio. En 1989-1991 hubo expresiones al respecto hacia el exterior; Carlos Aldana, miembro del Buro Político y el Secretariado, en una entrevista a la revista española Cambio 16 dio por sentado que pronto habría una legislación permitiendo el libre movimiento. Eso fue tan defenestrado como el mismo dirigente.

Pero ahora sí es la primera ocasión en que la máxima autoridad aborda el asunto para conocimiento de la población, con detalles que no dejan mucho margen a las ilusiones de que la apertura a los cubanos será muy limitada, posiblemente solo algunas variaciones en el férreo control existente para propiciar la reunificación familiar o casos de enfermedad y otros muy puntuales. Al respecto señaló: “Como es lógico, la flexibilización de la política migratoria tendrá en cuenta el derecho del Estado revolucionario a defenderse de los planes injerencistas y subversivos del gobierno norteamericano y sus aliados y al propio tiempo, se incluirán contramedidas razonables para preservar el capital humano creado por la Revolución frente al robo de talentos que aplican los poderosos”.

De las palabras del Presidente se desprende que cualquier signo de opiniones diferentes, englobadas en el acusatorio sustantivo “contrarrevolución”, continuarán utilizándose para procurar reprimir y mantener callados los criterios propios, e imponer la tranquilidad ciudadana a la espera de recibir el ansiado permiso de salida, que lamentablemente los cubanos, sobre todo los jóvenes, encuentran como única “salida” a la falta de oportunidades y futuro en nuestro país. También continuarían las prolongadas esperas de los especialistas, que si tuvieran otras condiciones podrían viajar al exterior para ampliar sus conocimientos o mejorar sus condiciones económicas y regresar a abrir sus consultas médicas, escuelas y otras actividades privadas, así como contribuir con instituciones universitarias, de investigación, industrias, cultura y deportes.

No obstante, parece que la crisis general existente en Cuba, y las inmensas dificultades del partido-gobierno para despertar la economía, urgentemente requerida de producción, pero también de inversiones, está propiciando abrir puertecitas en la “fortaleza auto-sitiada”. El General expresó: “Nos encontramos trabajando para instrumentar la actualización de la política migratoria vigente, en función de lo cual se ha venido avanzando en la reformulación y elaboración de un conjunto de normativas reguladoras en esta esfera, ajustándolas a las condiciones del presente y el futuro previsible. Damos este paso como contribución al incremento de los vínculos de la nación con la comunidad de emigrantes, cuya composición ha variado radicalmente con relación a las décadas iniciales de la Revolución… Hoy los emigrantes cubanos en su aplastante mayoría lo son por razones económicas… Lo cierto es que casi todos preservan su amor por la familia y la patria que los vio nacer y manifiestan de diferentes formas solidaridad hacia sus compatriotas”.

El énfasis en el cambio en la estructura de la emigración parece responder a la necesidad de justificar los pasos que se darán, despolitizando las motivaciones de salida de unos 2 millones de cubanos y como soporte a las posibilidades de inversión dentro del país, ya sea a través de empresas mixtas con el Gobierno, créditos a particulares o con permisos a los familiares para utilizar las remesas en el fomento del cuentapropismo, que pudiera implicar la creación de pequeñas y medianas empresas (PYMES). Diversas modalidades se han utilizado por países con emigrantes y contribuido a impulsar las economías de los actuales países emergentes y otros, conjuntamente con sacar de la pobreza y convertir en emprendedores ciudadanos a millones de personas.

Indudablemente, no basta con las promesas del Gobierno cubano, sino que tiene que ofrecer garantías, mediante una legislación, que contemple igualmente los derechos de los nacionales para invertir en negocios privados. Esto implica no solo leyes específicas, sino cambios en la Constitución. Si bien el Presidente lleva a recordar ejercicios esporádicos en las diversas décadas de esta revolución dilatada, como los diversos diálogos y encuentros de “La Nación y la Emigración”, fundamentalmente con residentes en Estados Unidos, ahora en Cuba se vive una etapa muy compleja y la situación económica es muy agónica.

Este podría ser el inicio del encuentro real entre los cubanos, que repercuta paulatinamente en el levantamiento de las “prohibiciones absurdas” a los encerrados en el gran caimán. Habrá que recibir con cautela la nueva política migratoria, pero con la esperanza de que Cuba no siga siendo destruida y empujada a la involución. Tenemos derechos todos a ser ciudadanos activos del Siglo XXI.

© cubaencuentro.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

EL VERDADERO OBSTACULO

Thursday, August 4, 2011 | Por Oscar Espinosa Chepe

LA HABANA, Cuba, agosto, www.cubanet.org

Antecedido por una oscura celebración del 26 de julio y de un Pleno del Partido Comunista de Cuba (PCC) caracterizado por la ausencia de información sobre sus debates y decisiones, se efectuó el VII Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional el 1 de agosto.

La piedra central de esa reunión resultó el discurso de conclusión pronunciado por el presidente Raúl Castro. El objetivo principal fue subrayar que el mayor obstáculo para el cumplimiento de los acuerdos del VI Congreso del PCC “es la barrera psicológica formada por la inercia, el inmovilismo, la simulación y la doble moral, la indiferencia e insensibilidad”. El mensaje que se quiere destacar es la necesidad de un cambio de mentalidad que permita realizar las transformaciones aprobadas. Estas, probadamente insuficientes, están lastradas por viejos dogmas contra la propiedad privada y el mercado, y en adición, por la pretensión de mantener la fracasada planificación centralizada y la supuesta empresa socialista como “célula básica” del sistema, todo lo cual impide que las transformaciones puedan funcionar. A ello se suma que los sectores más conservadores del gobierno oponen trabas para que los cambios acordados en el congreso no puedan aplicarse, o que tengan todas las limitaciones posibles.

Los sectores talibanescos cuentan para ello con una larga experiencia en ardides y trampas para tratar de sobrevivir y resguardar sus intereses, unido a muchos años de burocratización de la sociedad, que han creado reflejos condicionados. Ciertamente se han acumulado hábitos que dificultan las transformaciones, máxime cuando el sector conservador mantiene fuertes posiciones en toda la estructura estatal y del PCC desde los niveles altos hasta los escalones más bajos; un verdadero ejército de burócratas y parásitos, que han disfrutado de las ventajas del poder por decenios y saben que un cambio hacia una sociedad más abierta y democrática sería el comienzo del fin de la hegemonía mantenida por tanto tiempo. No obstante, aunque la reticencia al cambio de la mentalidad es real y juega un papel importante, el problema central radica en acometer transformaciones profundas en la sociedad que anulen las posiciones y el poder que ese sector aún mantiene.

Lamentablemente los pasos para aplastar o al menos disminuir la influencia conservadora son todavía escasos y tímidos, casi inexistentes. De hecho toda la densa estructura de ministerios y organismos centrales -reproducida en provincias y municipios-, con su intricado laberinto burocrático e inmensa cantidad de inútiles funcionarios, continúa vigente, con sus gastos colosales y masiva producción de directivas innecesarias y obstruccionistas. Al mismo tiempo se mantiene una dirección económica centralizada que nunca ha funcionado, y continúa sin funcionar. Una camisa de fuerza que ahoga progresivamente al pueblo cubano, cuando los recursos son aún más escasos.

En esta reunión se vieron ejemplos del boicot a los cambios, originados por los intereses burocráticos. Así, cientos de miles de hectáreas de tierras ociosas fueron ocultadas y han aparecido con el balance de la superficie agrícola recién realizado. No menos impactante fue la noticia brindada por el vicepresidente Marino Murillo Jorge de que en un estudio se halló que en las casas de visita de los organismos estatales existen 16 000 habitaciones, muchas con óptimas condiciones, incluido aire acondicionado, para el disfrute de los cuadros/dirigentes; una cantidad que representa prácticamente la tercera parte de la capacidad actual de hospedaje de las instalaciones turísticas. Por supuesto, durante decenios esto ha implicado destinar cantidades enormes de recursos en alimentos, transporte, personal de servicio y otros, para la atención de los “ilustres huéspedes”. No sería ocioso recomendar al vicepresidente cuantificar los autos asignados a la burocracia, muchas veces utilizados para resolver asuntos personales y de sus familias. Seguramente podían dedicarse a tareas más beneficiosas para la sociedad, con el ahorro de cantidades apreciables de combustible, piezas de repuesto y otros recursos.

No obstante, lo ideal sería una restructuración radical de los organismos centrales que evite la duplicación de funciones existente, y cuya simplificación logre eficiencia, fundamentalmente económica, devuelva miles de locales que podrían ser arrendados para negocios particulares o viviendas, y destine su personal con calificación a otras labores, como la educación, donde los funcionarios seguramente se sentirían más realizados intelectual y humanamente, en lugar de hacer papeles inútiles e irrelevantes.

En la pasada reunión de la Asamblea Nacional, el ministro de Economía y Planificación ofreció una breve información sobre el desenvolvimiento de la economía en el primer semestre de 2011. Adel Yzquierdo indicó que el PIB creció en 1,9%, previéndose que en todo el año llegue al 2,9%, por debajo del 3,1% previsto. Este magro incremento de acuerdo con las características de la economía cubana, donde los servicios tienen un papel sobredimensionado, podría indicar que realmente no existió aumento en el primer semestre. En cuanto al pronosticado 2,9%, tendría que existir una fuerte expansión en el resto del año, pues por las características de la economía cubana, las principales actividades, como la azucarera, tabaco, turismo, minería, construcción y otras agrícolas, se desarrollan fundamentalmente durante el primer semestre. La segunda parte del año además coincide con la etapa de vacaciones, mayores probabilidades de huracanes, lluvias torrenciales y otros fenómenos meteorológicos.

Entre las actividades con mayores incumplimientos se encuentran la agricultura, las industrias alimentaria, sideromecánica y ligera, la construcción, la informática y las comunicaciones, sin darse datos concretos sobre los retrocesos que existieron. En la agricultura se anunciaron dificultades en la producción de arroz, frijoles, carne de vacuno, leche y ajo, lo cual motivó la importación adicional de alimentos para compensar los déficits. Esto provocará que las importaciones de alimentos vuelvan a sobrepasar los 1500 millones de dólares, en el marco de una coyuntura con precios de estos rubros al alza. La información brindada sobre la ejecución del primer semestre del año fue muy reducida; la producción de la Zafra 2010-2011 continúa sin publicarse al igual que la precedente. Incluso, los datos del 2010 del sector exterior y sobre las principales cuentas nacionales no han sido ofrecidos por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE). Ese secretismo en primer lugar le resta credibilidad al país y crea una atmosfera de incertidumbre sobre la verdadera situación.

Las modificaciones y la flexibilización en la entrega de tierras en usufructo y del trabajo por cuenta propia, informadas por el viceprimer ministro Murillo, deberían acelerarse. Los apresuramientos usualmente no conducen por buen camino, pero las demoras excesivas en aplicar los cambios, en el contexto de una coyuntura internacional crecientemente más compleja, podrían tener efectos mucho peores.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized