LA OPOSICION CUBANA Y LA POLITICA ACTUAL

MIRIAM LEIVA: AUDIENCIA EN EL SENADO DE ESTADOS UNIDOS

02-11-15 EL NUEVO HERALD

La oposición pacífica cubana no está dividida. Desde hace mucho tiempo existe diversidad de criterios sobre la participación ciudadana para alcanzar la democracia, y con respecto a las relaciones Cuba-Estados Unidos. Durante siglos en muchísimos países se lograron avances políticos, económicos y sociales precisamente debido a la pluralidad de conceptos y el debate. Cuando se aspira a alcanzar la democracia en Cuba, hay que ejercer los derechos que se reclaman en cada oportunidad que se presente, en primera instancia el derecho a la libertad de expresión. También tienen que cumplirse los deberes ciudadanos, entre ellos el respeto a la diferencia de criterios, el diálogo, la negociación.

Los cubanos estamos oprimidos por un régimen totalitario, que durante 56 años se ha sostenido por la práctica de coartar las opiniones y acusar a quien posea criterios distintos como enemigos. El poder absoluto ha entronizado en las mentes de la población el silencio, la simulación, el oportunismo y la corrupción. La disidencia –la oposición– está compuesta por pacíficas personas que deben estar dispuestas a no ser rehenes ni marionetas, decididas a contribuir al progreso y el bienestar de los cubanos y la Patria.

La Canciller alemana durante una conferencia de prensa con el presidente Barack Obama en Washington, el 9 de febrero, contestaba pregunta de periodistas sobre los pasos para la solución de problemas internacionales muy candentes. Angela Merkel defendió la importancia de dar una oportunidad a la diplomacia y las negociaciones; de intentarlo una y otra vez, por el bien del pueblo, aunque nunca se tiene previamente la garantía de que la política adoptada funcionará como se aspira. Puso de ejemplo al presidente Ronald Reagan cuando llamóa Mijail Gorbachov a quitar el muro, el 12 de junio de 1987, en el 750 aniversario de la fundación de Berlín, desde la Puerta de Brandenburgo, símbolo de la división de la ciudad. Entonces nadie imaginaba que dos años después, caería el fatídico Muro de Berlín. La República Democrática Alemana se unió a la República Federal poco tiempo después, y la Guerra Fría desapareció. Los países del llamado socialismo real, impuesto por los soviéticos, iniciaron el camino democrático y la Unión

Soviética se desintegró.

Todo eso fue posible por la sabiduría de los mandatarios, percatados de que las condiciones políticas, económicas y sociales internas estaban maduras para que la comunidad internacional contribuyera a eliminar los obstáculos para el cambio radical. Entonces no había seguridad sobre el resultado, pero tenían que intentarlo para beneficio de esos pueblos y la promoción de la paz internacional.

En Cuba vivimos un tiempo de definición. Los próximos 4 años no pueden ser desperdiciados, pues las despedidas biológicas y el posicionamiento de los aspirantes a herederos demandan propiciar una transición pacífica con la participación de todos los cubanos. La eliminación del pretexto de la agresión de Estados Unidos para justificar la represión y el voluntarismo causante de la crisis general, crea oportunidades para que el pueblo continúe empoderándose, como sucede desde 2009, cuando la Administración Obama autorizó el envío de remesas, y sobre todo la diplomacia pueblo a pueblo, ampliados desde el 17 de diciembre de 2014. El gobierno de la isla-nación enfrenta el reto de las oportunidades abiertas para beneficio de los cubanos, pues eventuales prohibiciones derrumbarían aún más su credibilidad entre la mayoría del pueblo.

La participación en la Audiencia del Senado de Estados Unidos, convocada por el senador Marco Rubio el 3 de febrero, constituyó una excelente oportunidad para que 4 opositores cubanos expusieran sus puntos de vista sobre la situación en Cuba y su postura respecto a la nueva política norteamericana. Brindó la valiosa experiencia de realizar un ejercicio democrático desconocido en La Habana. La Asamblea Nacional del Poder Popular nunca realiza audiencias, y mucho menos se ha permitido expresar opiniones diferentes de las oficiales. Dos cubanos a favor y dos en contra expusieron armoniosamente sus opiniones ante respetuosos senadores del país más poderoso del mundo, que debaten desde hace tiempo posiciones encontradas en este tema, pero colaboran en muchos otros asuntos para legislar los derroteros del pueblo de Estados Unidos y la política hacia el resto del mundo.

El debate civilizado enriquece a quienes lo ejecutan y debe ser beneficioso para el pueblo y el país. Los cubanos algún día tendremos también amplia representación en un parlamento; mientras tanto, el camino hacia la democracia continuará siendo arduo, con represión y violación de derechos humanos. Somos nosotros quienes tenemos que abrir los espacios y ejercer los principios democráticos para lograrlo.

Periodista independiente cubana.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

DESENTRANAR LOS PROPOSITIOS DEL X PLENO DEL CC DEL PCC

Los acuerdos del Décimo Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), efectuado el 23 de febrero, anunciados mediante una escueta nota en los medios de prensa nacionales, resumen los pasos para la adecuación política, administrativa y social al propósito del general-presidente de sentar las bases para la continuidad del totalitarismo, cuando inevitablemente el período vital se impone. Desde la llegada al poder, Raúl Castro ha realizado cambios muy limitados para procurar sobrepasar la crisis y activar la economía, sin lograr avances sustanciales, precisamente por las ataduras a la creatividad y la libertad de la ciudadanía.

La planificación de un conjunto de actividades que deberán realizarse en el período 2015-2018 anunciada, se corresponde con acuerdos del VI Congreso del PCC, llevado a cabo en abril de 2011, y abarca los años de la prometida etapa final de Raúl Castro al frente del partido, el gobierno y el estado en cumplimiento de dos períodos de cinco años para los cargos fundamentales. En la Primera Conferencia del PCC el mandatario anunció que se harían ajustes a la Constitución y el marco legislativo complementario, entre otros asuntos para refrendar esa decisión. Sin embargo, no se ha efectuado la reforma constitucional, aunque entonces señaló que las modificaciones se podrían aplicar sin esperarla.

Por su parte, la convocatoria al VII Congreso del PCC para abril de 2016 se ciñe al término establecido de 5 años entre conclaves, y servirá para ajustar programas, cronogramas y, sobre todo, el eventual remplazo en los altos niveles de “la fuerza superior de la sociedad y del Estado”, el partido, según han establecido en la Constitución. De manera que la Asamblea Nacional en 2018 apruebe al sustituto de Raúl Castro negociado en la esfera de poder, y se haya comenzado a habituar a los cubanos y la comunidad internacional.

Por su parte, la nueva Ley Electoral, también anunciada en el VI Congreso del Partido, aún no se conoce, ni siquiera como proyecto. De ahí que para las llamadas elecciones parciales de abril, dentro de dos meses, previsiblemente no se aplicará. Al parecer la ley se contempla para las elecciones generales, cuya fecha todavía se desconoce. En realidad, el método de aprobación expreso y por unanimidad ha sido incontestable en Cuba desde 1959, y el proceder hasta el momento no augura unas elecciones generales propiciadoras de libertad y democratización.

De manera similar ocurre con la nueva División Político-Administrativa prevista, sobre la cual solo se reitera el objetivo de fortalecer el papel del municipio. No importa la opinión de la población, que se ha habituado a despertarse siendo ciudadanos de un lugar con otro nombre. En definitiva en Cuba no se puede protestar por esas “nimiedades” que llenan de orgullo a los naturales de un terruño. Hace años que quienes fueron orientales durante siglos, se convirtieron en habitantes de 5 provincias, o municipios de La Habana y Pinar del Río se elevaron a las provincias experimentales de Artemisa y Mayabeque. La cantidad de cubanos tiende a decrecer, pero el entorno se subdivide para reproducir municipios y provincias. Si la eficiencia, la producción, y calidad y nivel de vida se incrementaran al unísono sería maravilloso. Se dice que el propósito es que el municipio disponga de la autonomía necesaria, sustentada en una sólida base económica, solo que no se expone como y cuando se alcanzará. Parece que se pretende lograr con la generalización del nuevo modelo de funcionamiento de los Órganos Locales del Poder Popular que se desarrollará simultáneamente con los estudios y la implementación de la nueva División Político-Administrativa, experimental en Artemisa y Mayabeque.

El último asunto enunciado fue la información brindada sobre el estado actual de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, por Bruno Rodríguez, Canciller y miembro del Buró Político. El lector quedó en la intriga, como en las obras de suspenso, sobre un asunto tan importante y que ha sido tema de alegría y esperanza entre los cubanos. Posiblemente la acogida y la ventana de oportunidades abiertas a la población preocupan mucho a la dirección del país, que encara un mayor deterioro de su credibilidad si limita o impide los beneficios que reportarían. Las campañas propagandísticas hace tiempo que no calan en la gente, mucho menos ahora cuando desde el gobierno de Estados Unidos se abre la política pueblo a pueblo. También se resentiría notablemente el impacto positivo que ha tenido el paso de Raúl Castro en el contexto latinoamericano, caribeño e internacional en general. En pocos días se realizaría la segunda ronda de conversaciones para el restablecimiento de relaciones diplomáticas y otros temas de interés, y la Cumbre de CELAC en Costa Rica, de ahí la connotación de saber la disposición de la parte cubana.

La Habana, 25 de febrero de 2015

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Publicado en www.cubanet.org,

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

PABLO MILANES, ENTREVISTA EN EL PAIS.

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/02/13/actualidad/1423851530_536670.html

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

AUDIENCIA EN EL SENADO DE ESTADOS UNIDOS

La oposición pacífica cubana no está dividida. Desde hace mucho tiempo existe diversidad de criterios sobre la participación ciudadana para alcanzar la democracia, y con respecto a las relaciones Cuba-Estados Unidos. Durante siglos en muchísimos países se lograron avances politicos, económicos y sociales precisamente debido a la pluralidad de conceptos y el debate. Cuando se aspira a alcanzar la democracia en Cuba, hay que ejercer los derechos que se reclaman en cada oportunidad que se presente, en primera instancia el derecho a la libertad de expresión. También tienen que cumplirse los deberes ciudadanos, entre ellos el respeto a la diferencia de criterios, el diálogo, la negociación.

Los cubanos estamos oprimidos por un régimen totalitario, que durante 56 años se ha sostenido por la práctica de coartar las opiniones y acusar a quien posea criterios distintos como enemigos. El poder absoluto ha entronizado en las mentes de la población el silencio, la simulación, el oportunismo y la corrupción. La disidencia –la oposición- está compuesta por pacíficas personas que deben estar dispuestas a no ser rehenes ni marionetas, decididas a contribuir al progreso y el bienestar de los cubanos y la Patria.

La Canciller alemana durante una conferencia de prensa con el Presidente Barack Obama en Washington, el 9 de febrero, contestaba pregunta de periodistas sobre los pasos para la solución de problemas internacionales muy candentes. Angela Merkel defendió la importancia de dar una oportunidad a la diplomacia y las negociaciones; de intentarlo una y otra vez, por el bien del pueblo, aunque nunca se tiene previamente la garantía de que la política adoptada funcionará como se aspira. Puso de ejemplo al Presidente Ronald Regan, cuando llamó a Mijail Gorbachov a quitar el muro, el 12 de junio de 1987, en el 750 aniversario de la fundación de Berlin, desde la Puerta de Brandenburgo, símbolo de la división de la ciudad. Entonces nadie imaginaba que dos años despues, caería el fatídico Muro de Berlín. La Republica Democrática Alemana se unió a la Republica Federal poco tiempo despues, y la Guerra Fria desapareció. Los paises del llamado socialismo real, impuesto por los sovieticos, iniciaron el camino democratico y la Unión Sovietica se desintegró. Todo eso fue posible por la sabiduría de los mandatarios, percatados de que las condiciones politícas, económicas y sociales internas estaban maduras para que la comunidad internacional contribuyera a eliminar los obstáculos para el cambio radical. Entonces no habia seguridad sobre el resultado, pero tenían que intentarlo para beneficio de esos pueblos y la promoción de la paz internacional.

En Cuba vivimos un tiempo de definición. Los próximos 4 años no pueden ser desperdiciados, pues las despedidas biológicas y el posicionamiento de los aspirantes a herederos demandan propiciar una transición pacífica con la participación de todos los cubanos. La eliminación del pretexto de la agresión de Estados Unidos para justificar la represión y el voluntarismo causante de la crisis general, crea oportunidades para que el pueblo continue empoderándose, como sucede desde 2009, cuando la Administración Obama autorizó el envio de remesas, y sobre todo la diplomacia pueblo a pueblo, ampliados desde el 17 de diciembre de 2014. El gobierno de la isla-nación enfrenta el reto de las oportunidades abiertas para beneficio de los cubanos, pues eventuales prohibiciones derrumbarían aun más su credibilidad entre la mayoría del pueblo.

La participación en la Audiencia del Senado de Estados Unidos, convocada por el Senador Marco Rubio el 3 de febrero, constituyó una excelente oportunidad para que 4 opositores cubanos expusieran sus puntos de vistas sobre la situación en Cuba y su postura respecto a la nueva política norteamericana. Brindó la valiosa experiencia de realizar un ejercicio democratico desconocido en La Habana. La Asamblea Nacional del Poder Popular nunca realiza audiencias, y mucho menos se ha permitido expresar opiniones diferentes de las oficiales. Dos cubanos a favor y dos en contra expusieron armoniosamente sus opiniones ante respetuosos senadores del país más poderoso del mundo, que debaten desde hace tiempo posiciones encontradas en este tema, pero colaboran en muchos otros asuntos para legislar los derroteros del pueblo de Estados Unidos y la política hacia el resto del mundo.

El debate civilizado enriquece a quienes lo ejecutan y debe ser beneficioso para el pueblo y el país. Los cubanos algun día tendremos tambien amplia representación en un parlamento, mientras tanto, el camino hacia la democracia continuará siendo arduo, con represión y violación de derechos humanos. Somos nosotros quienes tenemos que abrir los espacios y ejercer los principios democraticos para lograrlo.

Florida, 10 de febrero de 2015

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

MIRIAM LEIVA – US SENATE HEARING 3-9-2015

TESTIGO EN LA AUDIENCIA DEL SENADO DE ESTADOS UNIDOS EL 3 DE FEBRERO DE 2015
POR INVITACION DE LA SENADORA BOXER (D).

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

STATEMENT BY MIRIAM LEIVA- US SENATE HEARING FEBRUARY 3, 2015

STATEMENT OF MIRIAM LEIVA

Mr. Chairman and distinguished Senators,

Dear Rosa Maria Paya, whose inspiring father was my friend,

Dear members of the peaceful Cuban opposition and dissidence within the island-nation and abroad,

Ladies and Gentlemen,

Thank you for granting me the opportunity of bringing my voice from Cuba to this important hearing.

I have been a dissident for over 22 years. I have been subjected to surveillance, interrogations, harassment, and searches of my home. Like my late husband, Oscar Espinosa Chepe, I lost my job and right to a pension.

In 2003, Oscar was imprisoned with 74 other peaceful Cubans, and was sentenced to 20 years. Our only crimes have been speaking out, writing and seeking the wellbeing of the Cuban people. For us, that means the quest for equal opportunities without discrimination and regardless of political opinions, economic prosperity and a good quality of life. In short, freedom and democracy, and respect for all human rights.

As you well know, we have lived under a totalitarian regime since 1959 that brought suffering and exile.

In the United States 2 million Cubans found that by working hard they could have the opportunity to enjoy the life they were denied in their own country. In return, they have contributed to this society, and today, in this room, we can address one of many prestigious Cuban-American lawmakers.

Meanwhile, 77% of Cuba’s population was born after 1959. The utopia turned into a nightmare. For 56 years, the government had been hammering Cuban’s minds, sending them to trenches through the island nation and abroad, depriving them of food, clothes, money, entertainment and Internet, and closely watching and repressing. Because the regime found in the United States the suitable culprit for all its failures, wrongdoings and repression, it alleged the perils and shortages were due to American imperialism and the embargo.

Despite all of this, change has taken place in the minds of the people, and not only due to impoverishment, disbelief in the government’s unfulfilled promises, and hopelessness. Since the Obama Administration started its proactive people to people policy in 2009, beginning with Cuban Americans, a lot has changed.

Remittances from relatives and friends help thousands of Cubans to survive and even open small businesses.

More important, Cubans are increasingly empowered as they exchange views with Cuban-Americans coming to visit and with other Americans on cultural, academic, scientific, religious, sport and trade activities. The impact on Cubans from all walks of life traveling to the United States is overwhelming; here, they discover the opportunities offered by democracy and work.

It is still hard to describe the amazement we felt on December

17th, 2014. On that date, Cubans watched the so-called "enemy" announcing the new measures, and read President Obama’s speech published next to Raul Castro’s in the newspapers. Now, anywhere one goes there is one main issue in conversations and hopeful expectations broadly shared.

Yet, there is more to be done. Americans are the best assets in people to people diplomacy, but we cannot fully benefit from an exchange of ideas, values and expertise with them. How could anyone understand that you can visit North Korea but not Cuba? The ability of Americans to interact with Cubans is impeded by restrictions to travel to our country, and these must end.

Raúl Castro is stepping down in 3 years, and currently is paving the way for the new leaders. This period is crucial for the transition and the future of Cuba, both for the civil society and foreign partners.

Mainly, it is Brazil, Russia and China who are already positioned in Cuba. Yet, Americans and Cuban-Americans are still prevented by their government from participating in economic and commercial relations with Cuba, and from contributing their knowhow and technology to the startups in self-employment that offer independence from the state owned economy.

President Obama has expressed his unwavering commitment to democracy, human rights, and civil society; the continuation of US programs aimed at promoting positive change in Cuba; and the encouragement of reforms in high-level engagement with Cuban officials.

While many dissidents and opponents support the new approach of the American Administration in the relations with the Cuban government, others do not. Nevertheless, the objective is the same: defense of human rights, democratic values, and friendship and assistance to the Cuban people. Likewise in the opposition and dissidence, we all seek the wellbeing and progress of the Cuban people and our country.

The path to liberty, respect of human rights and democracy is arduous, and we must always keep in mind that we must not depart from those goals.

We must also keep on leaving aside personal interests, while we devise programs that reflect the needs and aspirations of Cubans to whom we aspire to reach out.

We welcome advice and support from our friends as we explain to them how Cuba is now and what can serve it better. I believe that is the reason we are gathered here now. The American policy towards the Cuban government has disserved it for 56 years, so it must be changed. The embargo must be lifted for the benefit of our peoples and nations.

You can only get to know what is going on within the island-nation, assist civil society, bring your values, knowledge, and expertise, and offer your commercial and economic entrepreneurs by being there.

Reestablishing relations will grant a better environment for the American diplomats in Cuba, their contacts with the Cuban population and the civil society, and their ability to access a direct channel to the national officials, among other issues. Normalizing the 56 years long estrangement will take a long time. But there is now a unique opportunity to assist the Cuban people and it must not be wasted.

Thank you.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

¡CUAN DIFICIL ES DESFACER 55 Años DE ENTUERTOS!

Muy escabrosa se presenta la etapa iniciada el 17 de diciembre por las decisiones de los presidentes de Estados Unidos y Cuba para proceder al restablecimiento de las relaciones diplomáticas, avanzar en temas de interés común, e implementar la ampliación de la política pueblo a pueblo de Barack Obama. Ambas partes están decididas a mantener sus objetivos respecto a la otra. Pero la Administración en Washington está convencida de que los métodos empleados durante 55 años no dieron los resultados apetecidos, mientras el gobierno de La Habana necesita levantar las barreras debido a su incapacidad de sobreponerse a la crisis general en que tiene sumida a Cuba y la pérdida de apoyo entre la población. Al mismo tiempo, los programas e intereses políticos añosos se resisten a la metamorfosis en ambas riberas del Estrecho de la Florida. En Estados Unidos, quienes se oponen a la nueva política utilizan la democracia para obstruccionar en las instituciones y emitir declaraciones a los medios de prensa; en Cuba son taimados a fuerza de costumbre y por el pánico a perder el cómodo e incontestable poder absoluto, de manera que tratan de entorpecer las negociaciones y procuran crear confusión entre el pueblo. Ambos sectores han confluido en los propósitos de mantener la confrontación y estimular incomprensiones dentro de los posibles agentes de cambio, la oposición que nutre la sociedad civil.

Entonces surge la pregunta de cómo lograr los cambios en Cuba, si una exigua minoría, pero con capacidad de influencia, entorpece la única oportunidad en 55 años de contribuir al cambio, en este período en que puede estarse forjando la transición. Para alcanzar la democracia, no basta con demandar los derechos, es necesario ejercerlos adecuadamente. Resulta imprescindible exponer las ideas, dialogar, escuchar y elaborar proyectos con soluciones para los problemas de la población. Retraerse, no asistir y emitir declaraciones solo beneficia a quienes coartan las libertades; en este caso, el gobierno en Cuba, que siempre ha procurado la división y las trifulcas dentro de la disidencia. Lamentablemente, las protestas públicas en La Habana hacia la reunión con opositores y la recepción ofrecida por la Sra. Roberta Jacobson, subsecretaria del Departamento de Estado, dañaron la imagen de la oposición y es utilizada por las autoridades cubanas en sus medios de difusión.

Indispensable resulta conocer que las relaciones diplomáticas no constituyen ni concesión ni claudicación, sino que facilitan la representación y las actividades de un país en otro. Las negociaciones efectuadas el 21 y 22 de enero en La Habana deben haber sido muy difíciles, pues la Sra. Jacobson y su delegación reiteraron el compromiso con el respeto a los derechos humanos, el avance hacia la democracia y el apoyo a la oposición pacífica. Un objetivo esencial fue obtener que las autoridades de La Habana garanticen honrar lo establecido en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y otros documentos internacionales relevantes. Las limitaciones a la Oficina de Intereses de Estados Unidos y su personal son extraordinarias. Solamente pueden moverse por un corto espacio en la capital; el acceso de los cubanos es estrechamente supervisado, lo que dificulta la amplia actividad consular, y sirve para acusar como mercenarios a los integrantes de la sociedad civil y al gobierno norteamericano de interferencia en los asuntos internos, subversión y cualquier otra cosa. Como en Cuba todo es controlado por el Estado, los funcionarios necesitan permisos de altos niveles para atender al personal diplomático o las solicitudes de servicios. Igualmente ocurre con la asistencia a las actividades organizadas por la SINA, pero en el último año han contado con mayor participación de integrantes de las esferas cultural, académica y científica, impelidos por sus nuevos vínculos con instituciones y personalidades homólogas de Estados Unidos a partir de las medidas de la Administración Obama en 2009.

La confirmación del mantenimiento de la Ley de Ajuste Cubano y la política de “pies secos, pies mojados” por parte de Sr. Edward Alex Lee, subsecretario Asistente del Departamento de Estado, que encabezó la ronda sobre cuestiones migratorias, constituyó un mensaje oportuno dentro de Cuba. La propaganda del gobierno cubano sobre su exigencia de que sean eliminados y las noticias de que legisladores cubanoamericanos promueven su revisión puede haber influido en el aumento de las salidas ilegales en los dos últimos meses. De continuar la incertidumbre, podría estimular un éxodo masivo, que al considerarse una amenaza para la seguridad de Estados Unidos, ocasione una peligrosa tensión entre los gobiernos, en lugar de causar como desean algunos una explosión social que tendría trágicas consecuencias para el pueblo y Cuba.

Por primera vez en Cuba, los periodistas independientes pudieron asistir el 23 de enero a una conferencia de prensa, donde participaron corresponsales de los medios nacionales, como Mesa Redonda, Cubadebate, Granma, Telesur y otros, y la prensa extranjera. Su invitación por la Sección de Intereses de Estados Unidos (SINA) constituyó otra demostración del compromiso de la Administración Obama con la sociedad civil cubana. La Sra. Jacobson emitió una declaración y respondió preguntas, en sintonía con lo expresado por el Presidente en el Discurso de la Unión, tres días antes, de que el propósito del cambio de política es defender los valores democráticos y extender una mano de amistad al pueblo cubano.

Aunque las autoridades de Cuba publican exigencias, su credibilidad quedaría en entredicho si obstruyeran el proceso, fundamentalmente ante la opinión pública nacional. La situación demanda un gran sentido de responsabilidad y amplitud de miras por parte de todos los cubanos, dentro y fuera de la isla-nación, ya que las diferentes opiniones y proyectos pueden adecuarse a las oportunidades que se abren, teniendo en mente los beneficios para el pueblo y la nación en primer lugar.

La Habana, 26 de enero de 2015

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Economia