CARDENAL JAIME, M DIONISIO Y M JUAN (foto anterior a nombramiento)

Deja un comentario

27 abril, 2016 · 7:48 PM

Comunicado del Arzobispado de La Habana

La Secretaría de Estado de la Santa Sede ha anunciado en el día de hoy, 26 de abril de 2016, que Su Santidad el Papa Francisco ha nombrado Arzobispo de La Habana a S.E.R. Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez, hasta ahora Arzobispo de Camagüey.


S.E.R. Mons. Juan García nació el 11 de junio de 1948 en Camagüey. Fue ordenado sacerdote el 25 de enero de 1972, nombrado Obispo Auxiliar de Camagüey el 15 de marzo de 1997 y Arzobispo de Camagüey el 10 de junio de 2002.

Los Obispos Auxiliares, Vicarios Episcopales, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas y fieles laicos de la Arquidiócesis de La Habana nos congratulamos por el nombramiento de S.E.R. Mons. Juan García Rodríguez como nuevo Arzobispo de La Habana y, junto a nuestros sentimientos de Acción de Gracias a Dios y gratitud al Santo Padre Francisco por este nombramiento, elevamos nuestras oraciones al Señor para que continúe derramando sobre Mons. Juan García, nuestro nuevo Pastor, los dones del Espíritu, que le ayuden a cumplir esta nueva misión que el Papa le ha confiado.

La fecha de la toma de posesión de S.E.R. Mons. Juan García como Arzobispo de La Habana se informará en su momento.

El nombramiento de Mons. Juan García como Arzobispo de La Habana se produce luego de la aceptación por parte de Su Santidad el Papa Francisco de la renuncia que el Cardenal Jaime Ortega Alamino presentó el 18 de octubre de 2011 a Su Santidad el Papa Benedicto XVI, tal y como estipula el Canon 401 párrafo 1 del Código de Derecho Canónico, que establece la presentación de la renuncia al cumplir 75 años.

Testigos de la invaluable labor pastoral que el Cardenal Jaime Ortega Alamino ha desempeñado desde que el Santo Padre San Juan Pablo II lo nombrara Obispo de Pinar del Río en 1978, y luego Arzobispo de La Habana en el año 1981, expresamos nuestra gratitud al Sr. Cardenal por su docilidad a la acción del Espíritu Santo en el pastoreo de la grey a él confiada.

El Cardenal Jaime Ortega Alamino establecerá su residencia en el Centro Cultural “P. Félix Varela” (antigua sede del Seminario San Carlos y San Ambrosio), donde, con la oración y su experiencia, continuará sirviendo a la Iglesia; además de las funciones que le son propias como Cardenal de la Iglesia al servicio del Papa.

Mons. Juan de Dios Hernández Ruiz, sj Obispo Auxiliar de La Habana.

La Habana, 26 de abril de 2016

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

NUEVO ARZOBISPO DE LA HABANA

Monseñor Juan García Rodríguez, arzobispo de Camagüey, sustituyó al Cardenal Jaime Ortega como Arzobispo de La Habana por decisión del Papa Francisco el 26 de abril, pero conservará el rango cardenalicio. El Cardenal presentó la renuncia al Papa Francisco en 2013 al cumplir 75 años de edad, como establece el Vaticano. También Monseñor Alfredo Petit, obispo auxiliar, pasó a retiro por edad.

Monseñor Juan García Rodríguez nació el 11 de julio de 1948, –su padre era trabajador ferroviario y su madre ama de casa. Siendo adolescente ingresó en el Seminario San Basilio de El Cobre y terminó su formación teológica en el Seminario San Carlos y San Ambrosio como parte del primer grupo que realizó todo el período de formación sacerdotal en Cuba. Fue ordenado en el templo parroquial de Morón el 25 de enero de 1972, cuando aún no había cumplido los 24 años.

Ejerció sus primeros años en la actual Diócesis de Ciego de Ávila, Morón y Jatibonico. En 1989 pasó a la Parroquia de Florida y otras comunidades vecinas. El 15 de marzo de 1997 recibió el nombramiento de Obispo Auxiliar de Camagüey (con el título de Obispo Gummi de Proconsolare). A fines de 1998, la Diócesis de Camagüey fue elevada al rango de arquidiócesis, de la que resultó el primer arzobispo.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

ARTICULO DE MIRIAM LEIVA EN EL HUFFINGTONPOST

http://www.huffingtonpost.es/../../miriam-leiva/raul-castro-retorna-a-la-_b_9759018.html

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

EL VII CONGRESO DEL PCC, HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARE

El Séptimo fue un congreso para ganar tiempo. La dirección histórica se extinguirá por causa natural en los mullidos lechos disfrutados desde 1959. “Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedan las ideas de los comunistas cubanos…”, dijo Fidel Castro al asistir a la sesión final para despedirse y procurar el compromiso a la continuidad y la veneración. Hasta 2021, Raúl Castro, José Ramón Machado Ventura y Ramiro Valdés deberán mantener la vitalidad actual para disfrutar la tranquilidad luego de los 90 años, con mejor estado físico que el Comandante en sus últimos días.

El General-Presidente sintetizó que su “misión principal es defender, preservar y continuar perfeccionando el socialismo cubano y no permitir jamás el retorno del capitalismo”, y que dedicará el tiempo necesario al proceso de reforma de la Constitución de la Republica. El congreso preparó los límites de actuación para los sucesores, incluyendo las edades para los cargos de dirección enfilados a impedir la participación de personas actualmente reprimidas por sus ideas, a semejanza de la Junta Militar de Myanmar (Birmania) contra Aun Sam Su Ki y sus seguidores. En el ocaso se juega con dar oportunidades a la juventud para ejercer el poder, cuando lo han disfrutado y buscan consolidar a los elegidos.

El Congreso no abordó los problemas medulares de la sociedad cubana, al menos según lo publicado. No se ofrecieron datos específicos sobre el comportamiento de la economía entre 2011-2015 ni la ejecución de los Lineamientos de la Política Económica y Social. En las Comisiones, los delegados buscaron definiciones teóricas sobre trabajo, salario y otros conceptos, pero no analizaron porque no se avanza en la implantación de la actualización –devenida perfeccionamiento- cómo se logrará despertar las fuerzas productivas, desarrollar el país y sacar a los cubanos de la pobreza que continúa aumentando. Paradójicamente se atacó a Obama por sus palabras en La Habana, pero no se procuró contrarrestarlo con resultados, lo que demostró la incapacidad para lograrlos, entrampados en sus miedos por debilitar el poder.

La propiedad del Estado tiene que prevalecer a pesar de su ineficiencia, y al tiempo que se admitió la inevitabilidad de la propiedad privada, continuaron las reticencias contra los cuentapropistas y los campesinos. Muchos problemas se resolverían si se permitiera el ejercicio privado, en especial de los médicos, que realizarían buenos servicios y lograrían reconocimiento social y salarios dignos, con lo cual también se minimizaría el éxodo.

La democracia disfrutó de amplio espacio para reinterpretar a los griegos y todo el progreso de siglos. La democracia cubana es perfecta y única, según los delegados. La sociedad civil socialista es el nuevo término acuñado, excluyente, discriminatorio y represivo contra cualquier opinión diferente de los cánones y se ejercerá en el espacio fijado para expresar ideas preconcebidas. El análisis y discusión de los documentos estratégicos de la nación hasta 2030 dictaminados por el Congreso, será otra farsa, con nombres actualizados.

Quienes persiguieron a Virgilio Pineda, Lezama Lima y muchos otros para luego de muertos físicamente utilizar sus obras, fueron delegados y ratificados en sus altos puestos. Vasta experiencia poseen para contribuir a las cacerías de brujas en todas las esferas, incluida la economía, mientras intercambian homenajes y procuran gloria internacional.

Los ataques directos al presidente Obama y al imperialismo, entre los que destacó el canciller Bruno Rodríguez, al tiempo que pretenden disminuir su influencia entre la población cubana, demostraron las contradicciones existentes entre los inmovilistas y los pragmáticos. Sin embargo, persisten las condiciones que llevaron a Raúl Castro al acercamiento con Estados Unidos: la economía. Para preservar el poder se requieren las grandes inversiones extranjeras, la eliminación del embargo, la confianza de los empresarios, un ambiente tranquilo internamente y el mejoramiento de las precarias condiciones de vida de la población. Usualmente las autoridades cubanas han escondido sus debilidades con las declaraciones airadas, mientras cuidan que las negociaciones progresen. No obstante, en el actual período preelectoral y el ascenso de un nuevo presidente en Estados Unidos para enero de 2017, el gobierno está perdiendo las oportunidades del impulso atractivo creado, por no facilitar la aplicación de las medidas de Obama.

El VII Congreso del Partido Comunista fue un evento ideológico, de continuidad y herencia. El presidente Raúl Castro aún tiene 5 años más para facilitar el verdadero tránsito indispensable para la Patria.

La Habana, 21 de abril de 2016

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Publicado en Cubanet

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

CONDOLENCIAS POR FALLECIDOS EN TERREMOTO DE ECUADOR

Mis mas sentidas condolencias a los familiares de los fallecidos como consecuencia del terremoto en Ecuador, tanto ecuatorianos como los tres medicos cubanos y personas de otras nacionalidades.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

HACIENDO CABALAS SOBRE EL CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Raúl Castro será confirmado como primer secretario del PCC, previsiblemente.

Incógnitas sobre los relevos de dirigentes y los documentos en el todopoderoso partido. Pero el VII Congreso es uno de los acontecimientos más importantes en los últimos 57 años.

Durante 50 años Cuba tuvo un sistema político rutinario. Fidel Castro fue el gobernante absoluto desde 1 de enero de 1959 hasta el 31 de julio de 2006, cuando al borde de la muerte delegó temporalmente el poder a un grupo encabezado por Raúl Castro. Pero el más joven hermano recibió un país destruido económicamente, y con inevitable demanda de relevar a los ancianos dirigentes. Ante la imposibilidad de recuperar su vitalidad, el Comandante en Jefe le cedió todas las funciones como presidente el 24 de febrero de 2008 (reelecto en 2013), y primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) el 19 de abril de 2011 en el VI Congreso. Allí, el General de Ejército consolidó su entorno militar en el Buró Político, tras ocupar todos los sectores claves de la vida civil, y se aprobaron los Lineamientos de la Política Económica y Social, que debía iniciar la recuperación productiva e incentivar el desarrollo mediante la recapitalización y la gran inversión extranjera.

El mejoramiento de las relaciones con Estados Unidos era esencial para lograrlo y existían óptimas condiciones. En 2009, el presidente Obama comenzó una política proactiva que ha mejorado las precarias condiciones de vida de los cubanos y ha facilitado los intercambios pueblo a pueblo, al tiempo que eliminó los pretextos del gobierno cubano para justificar los desaciertos, caprichos y represión: la confrontación con Estados Unidos y el embargo-bloqueo. En ese derrotero ha tenido el apoyo de estadounidenses y cubanoamericanos de todos los sectores.

La rutinaria política colapsó el 17 de diciembre de 2014, cuando los mandatarios de ambos lados del Estrecho de la Florida sorprendieron con el inicio de la relación entre sus gobiernos, inimaginable apenas el día antes. Obama recorrió La Habana del 20 al 22 de marzo de 2016, y habló al expectante y entusiasta pueblo cubano en vivo por la televisión nacional casi un mes antes del VII Congreso del PCC. El presidente dejó huellas indelebles, a pesar de que desde su salida los anfitriones pretendieron contrarrestarlas con interpretaciones de los periodistas, intelectuales y políticos locales, y el inmenso concierto de los Rolling Stones el día 25.

El partido, “martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista”, según el Artículo 5 de la Constitución de la Republica. El VII Congreso se realiza el del 16 al 19 de abril. Sin embargo, parece un congreso clandestino. No fue hasta el 29 de febrero que Granma, diario oficial del PCC, anunció el proceso de elección de los delegados y sus rápidas reuniones de consulta sobre los documentos en todas las provincias. Se trata de los Informes sobre el desempeño de la economía entre 2011-2015 y la implementación de los Lineamientos, la Actualización de los Lineamientos para 2016-2021, la Con­cep­tua­li­zación del Modelo Económico-Social Cu­ba­no de Desarrollo Socialista, el Programa de Desarrollo Eco­nó­mico y Social hasta el 2030, y el Cumplimiento de los Objetivos de Trabajo aprobados en la Primera Conferencia Nacional del Partido en enero de 2012.

Las consignas, vallas y posters no se desplegaron profusamente. La gran cantidad de comentarios sobre la no divulgación de los documentos ocasionó el artículo “A menos de un mes del Congreso del Partido”, en Granma el 28 de marzo, pretendiendo argumentar lo inexplicable. La semiparálisis se percibió durante la sesión de la Asamblea Nacional de julio de 2015, cuando el vicepresidente Marino Murillo informó la postergación del cumplimiento de los Lineamientos hasta el congreso del PCC. En diciembre, el responsable económico del gobierno anunció que los lineamientos se habían cumplido en 21%, estaban en proceso del 77% y no se ejecutó el 2% por diversas cusas, lo cual fue repetido por la información de Granma mencionada.

Más importante aún resultan las incógnitas sobre los retiros y promociones en el Buro Político, el Secretariado, el Comité Central y los primeros secretarios de provincias. Imposible predecir con alguna seguridad, aunque quizás consejeros locales procuran asesorar a personalidades extranjeras esgrimiendo tener buenas fuentes. Mientras tanto, los isleños no se distraen de sus complicadas vidas cotidianas en asuntos que no pueden decidir.

Al parecer se ha atravesado un período de confrontaciones y acomodo de las principales fuerzas que debieran prevalecer en el congreso, y que decidan también quienes serán los máximos dirigentes del estado y el gobierno en febrero de 2018. Muy probablemente Raúl Castro será confirmado como primer secretario del PCC, para iniciar su segundo mandato de 5 años, con lo cual continuaría como dirigente máximo del país y conductor del relevo generacional. Por tanto, se retiraría en 2021, con 90 años de edad (3 de junio de 1931), la misma que cumplirá Fidel Castro el 13 de agosto próximo. El presidente ha reiterado que dejará sus cargos en los consejos de estado y de ministros en 2018, sin referirse al partido.

Tampoco resulta descartable que se cree un Cuerpo Político del PCC con facultades superiores para garantizar lo determinado en el Congreso, integrado por Raúl Castro y los dirigentes históricos, con las citas de pensamientos de Fidel. Entonces habría que definir quién será el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Haciendo cábalas probablemente hasta el 19 de abril.

La Habana, 13 de abril de 2016

Miriam Leiva, Periodista Independiente

Publicado en Cubanet

Deja un comentario

Archivado bajo Economia