17 September, 2022 03:48

ESTAMPIDA CUBANA HACIA ESTADOS UNIDOS

Cuba y Estados Unidos, un destino de amor y desencuentros.

Unos 5 000 cubanos desembarcaron de los guardacostas norteamericanos en el puerto de Orozco, Mariel, durante 2022. Hombres deprimidos y madres aterradas aseguraron que no lo harían más, frente a las cámaras de la televisión cubana. Pero muchos reinciden por no tener otros medios.

Las Tropas Guardafronteras de Cuba y el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos efectuaron un encuentro técnico para incrementar la cooperación operacional en el enfrentamiento al tráfico ilícito de migrantes, las salidas ilegales, el tráfico de drogas, y las operaciones de búsquedas y salvamento marítimo, en La Habana, los días 8 y 9 de septiembre, publicaron ambos. En las pláticas se incluye a los miles de haitianos, que surcan el mar al igual que los cubanos, y en ocasiones recalan en las costas isleñas.

Las coordinaciones se realizaron con altibajos durante décadas, y progresaron en el marco de la Comisión Bilateral establecida en agosto de 2015 y la Declaración Conjunta Estados Unidos-Cuba sobre temas migratorios, suscrita el 12 de enero de 2017, una semana antes de concluir la presidencia de Barack Obama. La eliminación de la política especial de “pies secos, pies mojados”, y del programa de admisión provisional (parole) para profesionales cubanos de la salud en terceros países, fueron los aspectos más novedosos de ese documento.

Sin embargo, el éxodo de cubanos pasó de las turbulentas aguas del Estrecho de la Florida a la frontera entre México y Estados Unidos. Más de 200 000 personas de todas las edades durante el año fiscal 2022 que concluye en septiembre, aprovecharon la eliminación de las visas por Nicaragua para atravesar Centroamérica. Así superaron con creces las 43 159 aventuradas entre noviembre 2015 y febrero 2016.

El reciente encuentro estuvo precedido por conversaciones sobre el cumplimiento de los Acuerdos Migratorios, durante abril en Washington. El viceministro de Cuba adujo que el mantenimiento de las medidas de Trump con el cierre de los servicios consulares en La Habana, la necesidad de viajar a Guayana para procesar la solicitud, el no otorgamiento de las 20 000 visas anuales desde 2017 y el reforzamiento del embargo impiden cumplir los acuerdos. La enfermedad de gran parte del personal diplomático ocasionó la casi total clausura de la embajada. Estados Unidos reinició el otorgamiento de las visas en La Habana desde el 18 de agosto.

Las autoridades cubanas pretenden fomentar argumentos para que la Administración Biden levante la clasificación de Cuba como país patrocinador del terrorismo, eliminada por Obama, pero renovada por Trump y ratificada por Biden. Para ese fin, han logrado que el nuevo presidente de Colombia pida la eliminación de esa clasificación, con el argumento de que nuevamente están facilitando las negociaciones de paz con la guerrilla del ELN.

Por su parte, los estadounidenses podrían estar haciendo señales de dureza a los críticos de su desempeño en cuanto a la migración, fundamentalmente entre los cubanoamericanos en Miami.
Actualmente Biden enfrenta presiones por la gran llegada de emigrantes principalmente centroamericanos a través de la frontera con México, por considerar que él no lo ha enfrentado como prometió durante su campaña electoral para la presidencia. Según los resultados de las elecciones de medio término de noviembre, se trataran esos asuntos.

La ineficiente conducción económica durante 63 años, los resultados de La Tarea Ordenamiento, impuesta en enero de 2021 y las supuestas correcciones ahondan la inflación, la devaluación de los salarios y otros males. El embargo-bloqueo como culpable de todos los problemas según las autoridades de Cuba, perdió credibilidad entre la población desde hace varios años.
La mayoría de las personas está agobiadas por el hambre de sus hijos, los apagones de 12 horas diarias, la carencia de suficiente agua, la incertidumbre sobre la reubicación laboral ante el cierre de las preponderantes empresas estatales por falta de materias primas, rentabilidad o fluido eléctrico, el transporte público aun peor que siempre y los galopantes precios de los medios privados.
Para colmo, es difícil recurrir al sistema de asistencia médica porque está colapsados, y no hay medicamentos.

El dengue avanza vertiginosamente por todo el país, sin que el gobierno tenga recursos para montar una campaña de higienización similar a épocas pasadas, cuando prestigiosos galenos fueron removidos o castigados por exponer públicamente su existencia. En contraste, el ministro y directivos de Salud Pública han informado sobre la expectativa de un pico de casos en octubre y noviembre.

La huida hacia Estados Unidos es vista por muchos como única solución, incluso por los familiares antes considerados “revolucionarios a ultranza y extremistas”, quienes contribuyen económicamente a las salidas, con la esperanza de garantizar una vejez llevadera.

Cuba continuará desangrándose mientras el gobierno la destruye y estimula las salidas para bajar la tensión social, lograr el abastecimiento de alimentados, medicinas y amplia gama de artículos, y recibir las remesas.

La Habana, septiembre de 2022
Miriam Leiva
Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s