EL PRESIDIO POLÍTICO O EL DESTIERRO

José Martí al igual que los jóvenes cubanos de hoy, fue condenado a prisión y destierro por expresar sus opiniones para edificar una Cuba "con todos y para el bien de todos". El llegó a Madrid el 15 de enero de 1871 con 18 años de edad, e inmediatamente escribió El Presidio Político en Cuba, que publicó en una imprenta de la capital de la metrópoli. En Zaragoza pudo trabajar como profesor de idiomas para ganarse el sustento y pagar los estudios universitarios.Ciento cincuenta y un años después, la mayoría de los jóvenes, que expresaron sus ideas espontáneamente en las calles de toda Cuba el 11 de julio de 2011 están siendo juzgados por tribunales bajo las acusaciones de desacato, desorden público, incitación a delinquir, atentado, y sedición que puede recibir hasta 30 años de cárcel. Algunos actos vandálicos existieron, pero la mayoría de los manifestantes demandaban apertura política y el trabajo independiente, así como solución a la grave crisis, agudizada por las medidas económicas de la Tarea Ordenamiento.
El gobierno no ha publicado datos de arrestos o juicios pendientes, y las condenas se conocen por las informaciones de familiares y organizaciones independientes de derechos humanos. No existen garantías procesales luego de ellos haber estado sometidos a las malas condiciones de las prisiones superpobladas y los peligros de la Covid-19.
Cómo escribió Martí: "Dante no estuvo en presidio. Si hubiera sentido desplomarse sobre su cerebro las bóvedas oscuras de aquel tormento de la vida, hubiera desistido de pintar el Infierno. Las hubiera copiado, y lo hubiera pintado mejor".
Pepe fue condenado a seis años de privación de libertad el 4 de abril de 1870 por haber firmado una carta con Fermín Valdés Domínguez, acusando a un condiscipulo de apóstata por entrar en el Cuerpo de Voluntarios.
Martí ingresó en la Cárcel Nacional con el número 113. Por gestiones del acaudalado contratista de las Canteras de San Lázaro, José María Sarda, con su amigo el Capitán General a petición de Mariano Martí, la condena fue conmutada a destierro en la finca de Sarda en Isla de Pinos, a dónde llegó el 13 de octubre de 1870.

Por estos días, los directivos políticos resaltan los aniversarios de Julio Antonio Mella y la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), al tiempo que pretende imponer el miedo en todos con las altas condenas a prisión.

Luego de 63 años se continúa cercenando a la juventud, la fuerza impulsora de la nación, y esconden que Mella fue asesinado a los 26 años de edad, José Antonio Echevarría tenía 25 años cuando dirigió el asalto al Palacio Presidencial, Frank País al morir como organizador del levantamiento de Santiago de Cuba contaba 22 años, Raúl Castro también tenía 22 años y Fidel Castro 27 años cuando asaltaron el Cuartel Moncada. Ambos y demás participantes fueron amnistíados por el Congreso de la República antes de cumplir dos años en el Reclusorio de Isla de Pinos (asalto 26-7-53, salida de la cárcel 15-5-55).

El encierro en prisión o el escape al extranjero no pueden seguir llevando a la desaparición del criollo, cómo está ocurriendo con el azúcar. Tampoco puede continuar la pérdida de valores éticos y morales por la simulación y el latrocinio para afrontar la multifacética crisis nacional.
Con la participación de todos los cubanos se podría salvar a Cuba ahora.

La Habana, 13 de enero de 2022
Miriam Leiva
Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s