Pude comprar el picadillo.

Es una producción de la planta vietnamita en Mariel. No es de vacuno, y está mezclado, pero es el mejorcito que aparece, aunque no se puede estar escogiendo: es lo que llega, cuando llega. La cantidad que se puede adquirir varía, según la cantidad llegada o la decisión de alguien.Antes encontré mangos en una cooperativa agropecuaria. Están verdes. Todavía no había aparecido por estos lares. Ya los tomates están en retirada. Las hortalizas muy escasas.
Hay que "andar La Habana", aunque ya no se puede comprar en otro municipio, a excepción de las tiendas en moneda libremente convertible (MLC) = dólares. Si, dolores. Surtidas, caras, y con colas. De esas pocos se libran.
Por supuesto, preferiría quedarme en casa, pero "hay que luchar" para mal alimentarse.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s