Archivo mensual: octubre 2018

EL 150 ANIVERSARIO DE LA DECLARACION DE INDEPENDENCIA

El 10 de octubre se conmemora el 150 aniversario del Grito de Yara por Carlos Manuel de Céspedes, inicio de la Guerra de los 10 Años,en la finca La Demajagua, Manzanillo *). Es la fiesta nacional sobreviviente al triunfo de los rebeldes de la oriental Sierra Maestra el 1 de enero de 1959, que festejará 60 años en el poder. Fidel Castro definió que su revolución es la continuidad dela lucha de los patriotas comenzada en 1868 y de José Martí.

Raúl Castro está legando la continuidad a Miguel Díaz-Canel mediante la Constitución de 2019, “inspirados en el heroísmo y patriotismo de los que lucharon por la Patria libre (…),para prolongar el “socialismo y el sistema político y social revolucionario irrevocables”, bajo el Partido Comunista, “fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado”, (Artículos 3 y 5 del Proyecto).

En este aniversario se debería justipreciara forjadores de la República de Cuba y sus familias que han quedado olvidados, lo cual contribuiría al enriquecimiento cívico y cultural de los ciudadanos actuales. La publicación de sus escritos resulta indispensable, en lugar de continuar divulgando interpretaciones según criterios actuales.

Francisco Vicente Aguilera,(Bayamo 1819 – Nueva York 1877), “el millonario heroico, el caballero intachable, el padre de la república”, según José Martí *), el 21 de junio de 1872 escribió en su diario:“hoy he amanecido tan azul que no he tenido 5 centavos para ir y venir de la oficina. Por la noche Eladio me prestó 35 centavos y fui a ver a Prieto a la calle 81”.Había sido el hombre más acaudalado de Oriente.El mayor general, secretario de la Guerra y vicepresidente de la Republica en Armas se encontraba en Nueva York, designado Agente General por Céspedes para conciliar las discrepancias entre los emigrados, recaudar recursos y enviar expediciones, en mayo de 1871.Consciente de la importancia de continuar esa labor, renunció en 1872 a la vicepresidencia, por laque habría ascendido a presidente en caso de fallecimiento o destitución de Céspedes.

Posiblemente fue sometido al olvido muy intencionalmente por sus contemporáneos y hasta hoy, debido a que: “Los que hemos hecho la revolución, solo por el bien del país, sacrificando una fortuna respetable, una familia, delicias de nuestra vida, y una parte de esta, que vivimos miserablemente para no ser gravosos a la patria. Que no consentiremos nunca que nadie la defraude, que no tenemos delitos para buscar cómplices ni necesitamos más partidarios que la tranquilidad de nuestra conciencia, los que hemos hecho todo eso, amigo mío, solo recogemos decepciones amargas, muy amargas, y que se necesita todo nuestro amor a Cuba para seguir nuestro camino y cerrar los oídos no al canto de Sirenas como Ulises, sino a la estrepitosa algarabía de lo Sátiros. De allí amigo mío que aún me conserve en este puesto, banco de la paciencia, blanco de todos los picaros, purgatorio de cualquier hombre honrado”.Sobre su esposa y madre de 10 hijos, Ana de Quindelán, decía: “Mi mujer me ha escrito de Jamaica diciéndome que le mande cualquier socorro porque le han faltado las mesadas de su padre, y no le he mandado ni un centavo, ni se lo mandaré tampoco”.

Aguileraempezó a conspirar en la década de 1850 y, en julio de 1866, junto a Pedro (Perucho) Figueredo y Francisco Maceo Osorio y otros notables de Bayamo, creó y fue el venerable maestro de la logia masónica Estrella Tropical No. 19, perteneciente al Gran Oriente de Cuba y las Antillas, donde se reunían para iniciar la lucha. Similares organizaciones crearon Salvador Cisneros Betancourt en Puerto Príncipe (Camagüey), Vicente García en Las Tunas y Carlos Manuel de Céspedes en Manzanillo. Estos patriotas procuraron la coordinación con La Habana, pero el grupo encabezado por los acaudalados Jesús Morales Lemus, anexionista, y Miguel Aldama, reformista, no los secundó. También en Holguíny Las Villas se organizaban.A comienzos de 1868 se reunieron en San Miguel del Rompe, cerca de Las Tunas,en la Convención de Trizan, con disparidad de criterio sobre el momento de comenzar el alzamiento, que Céspedesurgía. Convinieron no insurgir hasta terminada la zafra. Aguilera aducía poder disponer de los fondos de la cosecha para la adquisición de pertrechos. Reunidos el 6 de octubre, Céspedes, seguido por sus hermanos, Bartolomé Masoy una decena de compatriotasdecidió iniciar la luchael 10 de octubre, lo que comunicó al jefe Aguilera, quien apoyó la Declaración de Independencia firmada por el general en jefe Carlos Manuel de Céspedes, y en diversas oportunidades más, cuando el presidente trataba de imponer la unificación del mando único militar y el civil.

Las opiniones de José Martí sobreAguilera se basan en las actividades,vicisitudes, privacionesmateriales, sufrimiento de la familia, y desengaños similares,soportadosdurante muchos años en Nueva York.Para impulsar la independencia de Cuba,ambos tenían que acercar las fuertes personalidades mambisas, recaudar fondos principalmente para enviar expediciones, lograr apoyo internacional, escribir, viajar, sortear la vigilancia de los espías españoles y desarrollar las relaciones con ejecutivosyel gobierno de Estados Unidos.

Fuentes:

*)Declaración de Independencia. Manifiesto dela Junta Revolucionaria de la Isla de Cuba…Documentos para la Historia de Cuba, Hortensia Pichardo, Tomo I, pp. 358.

**) JOSE MARTI, Obras Completas, Tomo 5, pp.353

Diario y Correspondencia Francisco Vicente Aguilera en la Emigración (Estados Unidos) 1872 Tomo II.

Cuba. Forja de una Nación, Tomo I, Rolando Rodríguez

Biografías. Artículos, periódico La Demajagua

La Habana, 8 de octubre de 2018

Miriam Leiva, Periodista Independiente.

Publicado por cubanet.org 10-10-18

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

FRANCISCO VICENTE AGUILERA / FOTO

Deja un comentario

11 octubre, 2018 · 7:29 PM

MUJERES FAMILIARES DE PATRIOTAS EN NUEVA YORK 1872

Aguilera Francisco Vicente, Diario, Tomo II. 1872.

Isabel Vázquez esposa y dos hijas de Pedro Figueredo…”Que comprendía el mal efecto que hace en la emigración el señalarle una pensión a nadie, pero al mismo tiempo, juzgaba indispensable pagarles $40 o $50 mensuales para que no se muriesen de hambre, la mujer y las hijas de tan benemérito patriota… Se acordó asignarles $50 mensuales, pero que no apareciesen como cosa de la Agencia, sino como un donativo particular que les hacía Mayorga, y que esta cantidad se cargaría mensualmente a gastos imprevistos. (P11).

(…) Le pregunté a Boza por la familia de Vicente García, que no me ha contestado (en Puerto Plata, Santo Domingo), y me dijo que estaba muy pobre, y pienso mandarle con él, que regresará en todo este mes, aunque sean cien pesos. (P 35).

Margoya me habló sobre el transporte de (mi) la familia al regreso de Fanny de Jamaica, después de la segunda expedición, y yo le contesté que vería si le podía conseguir la mesada de Anita se la pasase su padre aquí. (P 36 (…)

Mi mujer me ha escrito de Jamaica diciéndome que le mande cualquier socorro porque le han faltado las mesadas de su padre, y no le he mandado ni un centavo, ni se lo mandaré tampoco. (P 43).

Aguilera sobre su situación personal:

“Los que hemos hecho la revolución, solo por el bien del país, sacrificando una fortuna respetable, una familia, delicias de nuestra vida, y una parte de esta, que vivimos miserablemente para no ser gravosos a la patria. Que no consentiremos nunca que nadie la defraude, que no tenemos delitos para buscar cómplices ni necesitamos más partidarios que la tranquilidad de nuestra conciencia, los que hemos hecho todo eso, amigo mío, solo recogemos decepciones amargas, muy amargas, y que se necesita todo nuestro amor a Cuba [ara seguir nuestro camino y cerrar los oídos no al canto de Sirenas como Ulises, sino a la estrepitosa algarabía de lo Sátiros. De allí amigo mío que aún me conserve en este puesto, banco de la paciencia, blanco de todos los picaros, purgatorio de cualquier hombre honrado… (P53).

Hoy he amanecido tan azul que no he tenido 5 centavos para ir y venir de la oficina. Por la noche Eladio me pesto 35 centavos y fui a ver a Prieto a la calle 81. (P89)

Tengo el honor de adjuntar a Usted mi renuncia de Vice-Presidente de la Republica, a fin de que mi ausencia no sea un conflicto para ese gobierno en el desgraciado evento de que sea necesario un sucesor del actual digno Presidente (Carta al Secretario de Relaciones Exteriores Ramón Céspedes 6-6-1872)

Fuente/ Diario y Correspondencia FV Aguilera en la Emigración (Estados Unidos) 1872 Tomo II.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

BAJO LA MIRADA DE LOS COMITES DE DEFENSA DE LA REVOLUCION (CDR)

El IX Congreso de los Comités de Defensa de la Revolución, efectuado del 26 al 28 de septiembre,evidenció la obsolescencia de la Revolución y sus organizaciones. Raúl Castro solo estuvo en la mañanera y breve clausura, como convidado de piedra. José Ramón Machado Ventura asistió el segundo díaa las sesiones de trabajo y pronunció el discurso de cierre.El presidente Miguel Díaz-Canel se desplazaba por Nueva York.Participaron 480 delegados y 90 invitados nacionales.

La creciente apatía de la población hacia las “tareas” de los CDR suponía un congreso dinámico en el diseño de actividades atractivas para la participación ciudadana, incluso aconsejaba la posposición para propiciar la asistencia del nuevo jefe de Estado y Gobierno, y únicamente celebrar el aniversario de la llamada organización no gubernamental.

El evento careció de la relevancia conferida por Fidel Castro a sus predecesores, rodeado de los principales dirigentes, para pronunciar inflamados discursos, y con gran cobertura de las sesiones en los medios. El Comandante anunció la creación de los CDRcon el objetivo de “establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva”, durante una concentración en la terraza norte del Palacio Presidencial, el 28 de septiembre de 1960. En cada cuadra se creó un CDR para vigilar a cada cubano e informar a la Seguridad del Estado, fomentar un ambiente de aislamiento a las personas bajo la acusación de ser contrarrevolucionario, asi comohacer guardias nocturnas. Tambiénlos utilizó para compulsar a participar en los desfiles en la Plaza de la Revolución, frente a la Sección de Intereses de Estados Unidos, por diversos motivos como el retorno del niño Elián González y la liberación de los 5 prisioneros, y los tristemente conocidos “mítines de repudio” contra cualquier persona que se señalará como contrarrevolucioria (objetivo aún muy vigente).

Los CDR se convirtieron en clanes familiares, hereditarios a sus hijos y nietos, en ocasiones coludidos con los negocios ilícitos. Cuenta 8 500 000 de miembros, de una población de 11 239 224 habitantes en 2016 (ONEI).La membresía es prácticamente automática al arribar a los 14 años de edad. Sus recomendaciones e informes llegan a las escuelas y centros de trabajo. Las licencias para abrir un negocio y otras gestiones pueden ser afectadas por los criterios del CDR.Llevan el registro de los moradores de las viviendas, y el control de todos los extranjeros y cubanos residentes en el exterior que visitan o alquilan a los vecinos. El gobierno ejerce presión sobre la población mediante “los factores”, encabezados por el Partido Comunista y las otras organizaciones de la cuadra.

El primer desplazamiento de presidente Miguel Díaz-Canel a Estados Unidos, su primera participación en el segmento de alto nivel de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, y los encuentros con personalidades de Estados Unidos y cubanoamericanos, durante una semana acapararon la atención de los medios. Las palabras de Carlos Rafael Miranda, coordinador nacional de los CDR y miembro del Consejo de Estado durante el congresoocuparon escasas líneas, en contraposición con las gritonas directivas de secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CT) en las asambleas preparatorias de su próximo congreso, demostrativo de la prioridad que confieren los altos dirigentes del país a la CTC para el control y polea de transmisión del poder a los trabajadores, cuando los salarios y las condiciones de trabajo son muy precarios, y la crisis económica afecta grandemente la calidad de vida.

El fomento de la unidad, el trabajo ideológico con la familia y los niños, y la lucha contra las drogas, la prostitución y la corrupción, se ha priorizado en el actual congreso, junto a los ya existentes, como círculos de estudio, trabajo voluntario, limpieza, donaciones de sangre y recogida de materia prima.

Durante la época de Raúl Castro, las tensiones con Estados Unidos descendieron, por tanto los CDR fundamentalmente movilizan para paradas los 1 de mayo,algunas efemérides y las visitas de dignatarios, se concentran en los procesos de elecciones nacionales y las reuniones para el análisis del Proyecto de Nueva Constitución. Al parecer en la era de Miguel Díaz-Canel continuará el ocaso de la motivación popularhacia los CDR, pero se mantiene su propósito fundamental de vigilancia, siempre entrelazado con el Ministerio del Interior.

La Habana, 1 de octubre de2018

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Publicado por cubanet.org

Deja un comentario

Archivado bajo Economia