BAJO LA MIRADA DE LOS COMITES DE DEFENSA DE LA REVOLUCION (CDR)

El IX Congreso de los Comités de Defensa de la Revolución, efectuado del 26 al 28 de septiembre,evidenció la obsolescencia de la Revolución y sus organizaciones. Raúl Castro solo estuvo en la mañanera y breve clausura, como convidado de piedra. José Ramón Machado Ventura asistió el segundo díaa las sesiones de trabajo y pronunció el discurso de cierre.El presidente Miguel Díaz-Canel se desplazaba por Nueva York.Participaron 480 delegados y 90 invitados nacionales.

La creciente apatía de la población hacia las “tareas” de los CDR suponía un congreso dinámico en el diseño de actividades atractivas para la participación ciudadana, incluso aconsejaba la posposición para propiciar la asistencia del nuevo jefe de Estado y Gobierno, y únicamente celebrar el aniversario de la llamada organización no gubernamental.

El evento careció de la relevancia conferida por Fidel Castro a sus predecesores, rodeado de los principales dirigentes, para pronunciar inflamados discursos, y con gran cobertura de las sesiones en los medios. El Comandante anunció la creación de los CDRcon el objetivo de “establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva”, durante una concentración en la terraza norte del Palacio Presidencial, el 28 de septiembre de 1960. En cada cuadra se creó un CDR para vigilar a cada cubano e informar a la Seguridad del Estado, fomentar un ambiente de aislamiento a las personas bajo la acusación de ser contrarrevolucionario, asi comohacer guardias nocturnas. Tambiénlos utilizó para compulsar a participar en los desfiles en la Plaza de la Revolución, frente a la Sección de Intereses de Estados Unidos, por diversos motivos como el retorno del niño Elián González y la liberación de los 5 prisioneros, y los tristemente conocidos “mítines de repudio” contra cualquier persona que se señalará como contrarrevolucioria (objetivo aún muy vigente).

Los CDR se convirtieron en clanes familiares, hereditarios a sus hijos y nietos, en ocasiones coludidos con los negocios ilícitos. Cuenta 8 500 000 de miembros, de una población de 11 239 224 habitantes en 2016 (ONEI).La membresía es prácticamente automática al arribar a los 14 años de edad. Sus recomendaciones e informes llegan a las escuelas y centros de trabajo. Las licencias para abrir un negocio y otras gestiones pueden ser afectadas por los criterios del CDR.Llevan el registro de los moradores de las viviendas, y el control de todos los extranjeros y cubanos residentes en el exterior que visitan o alquilan a los vecinos. El gobierno ejerce presión sobre la población mediante “los factores”, encabezados por el Partido Comunista y las otras organizaciones de la cuadra.

El primer desplazamiento de presidente Miguel Díaz-Canel a Estados Unidos, su primera participación en el segmento de alto nivel de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, y los encuentros con personalidades de Estados Unidos y cubanoamericanos, durante una semana acapararon la atención de los medios. Las palabras de Carlos Rafael Miranda, coordinador nacional de los CDR y miembro del Consejo de Estado durante el congresoocuparon escasas líneas, en contraposición con las gritonas directivas de secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CT) en las asambleas preparatorias de su próximo congreso, demostrativo de la prioridad que confieren los altos dirigentes del país a la CTC para el control y polea de transmisión del poder a los trabajadores, cuando los salarios y las condiciones de trabajo son muy precarios, y la crisis económica afecta grandemente la calidad de vida.

El fomento de la unidad, el trabajo ideológico con la familia y los niños, y la lucha contra las drogas, la prostitución y la corrupción, se ha priorizado en el actual congreso, junto a los ya existentes, como círculos de estudio, trabajo voluntario, limpieza, donaciones de sangre y recogida de materia prima.

Durante la época de Raúl Castro, las tensiones con Estados Unidos descendieron, por tanto los CDR fundamentalmente movilizan para paradas los 1 de mayo,algunas efemérides y las visitas de dignatarios, se concentran en los procesos de elecciones nacionales y las reuniones para el análisis del Proyecto de Nueva Constitución. Al parecer en la era de Miguel Díaz-Canel continuará el ocaso de la motivación popularhacia los CDR, pero se mantiene su propósito fundamental de vigilancia, siempre entrelazado con el Ministerio del Interior.

La Habana, 1 de octubre de2018

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Publicado por cubanet.org

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s