DIAZ-CANEL EN NUEVA YORK. PERO LA APERTURA Y LOS CAMBIOS EN CUBA PERMANECEN RELEGADOS

Miguel Díaz-Canel procuró mostrar su lado humano y dialogante para atenuar la imagen de intransigencia y persecución ideológica con la que llegó al poder en Cuba, días antes de su inauguración en el gran escenario de Nueva York, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la primera entrevista desde su ascenso a la presidencia el 19 de abril pasado, realizada por Patricia Villegas, directora del canal Telesur, transmitida el 16 de septiembre.

También por primera vez viaja a Estados Unidos como el sustituto de Fidel y Raúl Castro, en medio del deterioro del proceso de acercamiento y las medidas adoptadas por Donald Trump, que llevaron la labor de las embajadas al mínimo, al aducir las enfermedades del personal estadounidense en La Habana, cuyas causas se desconocen. El mandatario cubano dijo que si se mantiene “esta aberrante actitud del gobierno de Estados Unidos, no puede haber diálogo”. Profusamente reiteró que el embargo-bloqueo comercial de Estados Unidos es el culpable de todos los problemas existentes en Cuba. Defendió al gobierno de Venezuela, el acuerdo ALBA-TCP, y la pertinencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Sobre México, dijo haber recibido con mucha satisfacción la victoria de López Obrador.

El mandatario abordó los aspectos nacionales de mayor interés para el gobierno, contenidos en el proyecto de Constitución puesto a la consideración de la población, y que será sometido a referendo en febrero del próximo año. A la Carta Magna de 1976 se le adicionó en 2002 que “el socialismo y el sistema político y social revolucionario es irrevocable, y Cuba no volverá jamás al capitalismo”.

El presidente resaltó la implantación de un nuevo estilo de trabajo, que denomina gobierno del pueblo, basado en la vinculación, la rendición de cuentas y el supuesto diálogo de los dirigentes con la población, la implementación de la política de comunicación social a través de las instituciones y los medios –todos estatales-, y el diseño de variantes para solucionar los problemas mediante la utilización de la investigación científica. Esto contrasta con el estilo omnipresente de Fidel Castro, que provocaba la repetición de sus opiniones, la inercia a la iniciativa propia y la justificación por los dirigentes a todos los niveles.

La unicidad del Partido Comunista de Cuba como fuerza superior dirigente del país, a pesar de no ser novedoso, recibió la manida argumentación de que no se trata de un partido electoral, sino que procura la unidad frente a los propósitos divisionistas de los enemigos de la revolución. Reiteró la semejanza con el Partido Revolucionario Cubano, creado por José Martí para aunar las distintas tendencias, a fin de emprender la nueva guerra de 1895, pero omitió que las Bases del PRC, definía que “no tiene por objeto llevar a Cuba una agrupación victoriosa que considere la Isla como su presa y dominio, sino preparar, con cuantos medios eficaces le permita la libertad del extranjero, la guerra que se ha de hacer para el decoro y bien de todos los cubanos, y entregar a todo el país la patria libre”.

Respecto a la supresión del “avance hacia la sociedad comunista” en el proyecto de Constitución, el presidente descartó una renuncia, sino que si se quiere construir el socialismo, es porque se quiere llegar al comunismo; cualquiera de los dos términos implica el otro.

El reconocimiento del matrimonio entre “dos personas” ha sido acogido en el extranjero como muestra de apertura. El cambio radical de un gobierno que persiguió a los homosexuales, promovido por Mariela Castro Espín, no es ampliamente agradable a una población que transita hacia la tolerancia, reticente a que en las leyes complementarias se apruebe la adopción, mientras la Iglesia Católica y algunas denominaciones cristianas han expresado oposición.

En el plano económico, el mandatario resaltó el reconocimiento del mercado y la propiedad privada, y mayor autonomía a las empresas, pero se mantiene la preponderancia de propiedad estatal y el sistema de economía plantifica. Enfatizó en limitar la concentración de la propiedad, y que la población propone añadir la limitación de la riqueza, lo que se había dejado para las leyes complementarias. Sin embargo, estuvieron ausentes los serios problemas económicos, que se profundizarán en los meses venideros. Nada dijo sobre la unificación monetaria y cambiaria, y las cuestiones que afectan seriamente a la población, solo mencionó que “el salario ha perdido un poco su papel y la relación salario-precios es compleja”. Pasó por alto los reiterados planteamientos de que el trabajo y el incremento productivo no son estimulados debido a los bajos salarios, que fomentan el abandono de los puestos, la movilidad poblacional, el éxodo al extranjero y la corrupción, mientras los altos precios y las ínfimas pensiones acrecientan la mísera calidad de vida.

La periodista señaló que la contrarrevolución llamaba a votar NO en el referendo de la Constitución. Como es usual se definió cualquier opinión discordante como contrarrevolución, con posiciones idénticas y al servicio de Estados Unidos, lo cual subrayó el ingeniero.

Finalmente, Díaz-Canel resaltó la comunicación casi diaria con el primer secretario del PCC Raúl Castro, a quien considera un padre y, a diferencia de Fidel Castro, detalló su vida familiar y se extendió en definir a su esposa que “me hace contraparte también y compartimos muchos intereses comunes, por no decir que todo, y, por tanto, con ella comparto ideas, discusiones. Le pido opinión sobre las ideas que tengo, sobre las cosas que quiero proyectar; le pido criterios sobre como redacté un discurso; o como llegar con una idea, y siempre en eso recibo un gran apoyo”.

Nota: El 23 de septiembre desembarcó en La Gran Manzana de la mano de su esposa, Lis Cuesta Peraza, y acompañado por los ministros de Relaciones Exteriores, Inversión Extranjera y Comercio Exterior, e Informática y Comunicaciones.

La Habana, 24 de septiembre de 2018

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s