MOGHERINI IMPULSA POSICIONAMIENTO UNIÓN EUROPEA EN CUBA

La Alta Comisionada de la Unión Europea, Federica Mogherini, con cálida sonrisa cubrió nuevamente los propósitos de posicionarse en Cuba, favorecidos ahora por la política aislacionista del presidente Trump.

La Unión Europea y Raúl Castro conjugan sus intereses en un momento definitorio del futuro político, económico y social de la involucionada Cuba.

Los países miembros de la UE han asido la oportunidad de situarse
privilegiadamente en Cuba, antes de tener que competir con Estados Unidos.
Con la política proactiva del presidente Obama y su acogida por la población,

el acercamiento iniciado en 2008 y el diálogo para establecer un acuerdo de cooperación, con la promesa de eliminar la Posición Común, la UE fue quedando rezagada.

Los empresarios, sobre todo los españoles, temieron ser desplazados.
Durante decenios habían abierto negocios, sorteando la intricada madeja del ineficiente control estatal, la burocracia, la inseguridad legislativa y financiera. Con la crisis por la pérdida de las subvenciones de la Union Soviética y sus acólitos, algunos miembros de la UE fueron pequeños salvavidas hasta la llegada al poder de Hugo Chávez en Venezuela.

Raúl Castro, al confirmarse como presidente el 24 de febrero de 2008, prometió apertura económica, empujado por la crisis heredada, la imposibilidad de contar con los petrodólares venezolanos eternamente y no encontrar otros mecenas. Limpiar la imagen internacional del régimen y abrir nuevos espacios eran imprescindibles. Entonces comenzó el acercamiento con la UE, aunque siempre con bravuconería pública.

La regularización de la deuda del gobierno cubano con los miembros del Club de París, entre ellos países de la UE como España y Francia, era una necesidad crucial, sobre todo por el declive sostenido de la liquidez cubana y la necesidad de credibilidad financiera para lograr nuevos créditos. El proceso culminó a fines de 2016 con la condonación de los intereses atrasados desde 1986 y la posibilidad de utilizar los pagos de los adeudos del principal en Cuba mediante inversiones de empresas de los países correspondientes. Esta modalidad se está ejecutando en la construcción y remodelacion de hoteles y se procuran otras esferas de mutuo interés.

Raúl Castro recibió a Federica Mogherini, alta representante para Relaciones Exteriores y Política de Seguridad, y vicepresidenta de la Unión Europea, el 4 de enero, en "un ambiente de cordialidad", según reportó Granma. Reunión similar se realizó en marzo de 2016, cuando la diplomática italiana presenció la inicialación del Convenio de Cooperación Unión Europea-Cuba junto a su homólogo Bruno Rodríguez.

En esta ocasión posiblemente abordó los impagos de los créditos a corto plazo y las perspectivas de honrar el pago de la deuda remanente de la condonación por el Club de París correspondiente a 2018 debido a la carencia de liquidez cubana, asi como la necesidad de agilizar los procedimientos para la inversión extranjera, pero eso no se publicó. Una delegación del Banco de Inversión Europeo viajará a La Habana se anunció en el marco de la visita.

Las informaciones públicas fueron más sonadas que contundentes. Tres acuerdos se firmarán por 18 millones de euros para energía renovable, 21 millones para agricultura sostenible y 10 millones para cultura y asesoramientos, temas en los cuáles se colabora con aportes de la UE desde hace varios años. También la visitante mencionó la participación de la UE en la Feria del Libro en febrero y el Festival de Cine Europeo en junio.

La señora Moghedini sostuvo conversaciones con los ministros Rodrigo Malmierca de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Bruno Rodríguez de Relaciones Exteriores y Abel Prieto de Cultura. Fue recibida por Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional, y anduvo La Habana con el historiador Eusebio Leal.

Los derechos humanos fueron confinados a un grupo de trabajo aparte durante las negociaciones políticas y de cooperación, de manera que no importunan la agenda de la señora Mogherini.

Tanto en la conferencia magistral como en el encuentro con la prensa, la Alta Representante destacó que la Unión Europea es el primer socio comercial, de cooperación e inversor de Cuba, y el interés de continuar estrechando la colaboración. Asimismo remarcó la voluntad de estrechar la cooperación en contraposición con

el cambio de política de Estados Unidos.

El aislamiento beneficia al totalitarismo, pero no puede relegarse la situación represiva mantenida por las autoridades en Cuba. Los relevos en abril próximo deben sentir la preocupación internacional por la apertura participativa de toda la sociedad civil.

Miriam Leiva
Periodista Independiente

4 de enero de 2018

Publicado en cubanet.org

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s