EL BUMERAN DE TRUMP HACIA CUBA

Las nuevas disposiciones y regulaciones de la Administración norteamericana son bumeranes. Vigentes desde el 9 de noviembre, implementan la Directiva contenida en el Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”, anunciado por el presidente Trump, el 16 de junio en Miami.

Las medidas son lesivas a los intereses de Estados Unidos al eliminar los viajes individuales de los norteamericanos en los intercambios “pueblo a pueblo”, que expandió la interacción con la sociedad por toda Cuba; impedir a sus agricultores, comerciantes y empresarios realizar negocios e inversiones; y limitar conocer e influir en una etapa crucial de relevo generacional de los dirigentes de la llamada revolución de1959.

Al gobierno cubano facilitan pretextos para la propaganda política y la represión, mientras perjudican a los nuevos emprendedores privados, prósperos desde la gran demanda de clientes norteamericanos a sus restaurantes “paladares”, rentas de habitaciones y ventas de artesanías, y a sus empleados y proveedores de productos agrícolas y servicios.

Simultáneamente, lesionan a terceros países, especialmente los miembros de la Unión Europea, como España, Suiza y Francia.

Los viajes en cruceros y las compañías aéreas norteamericanas se mantienen, asi como las demás medidas aprobadas por el presidente Obama.

Están prohibidas las transacciones financieras directas de entidades y ciudadanos estadounidenses con 179 entidades cubanas, entre ellas 80 hoteles en toda Cuba, agencias de viajes, tiendas, principalmente las ubicadas en el centro histórico de La Habana Vieja”,

Supuestamente presionarán a las autoridades cubanas a realizar cambios democráticos, al constreñir la economía mediante las limitaciones al turismo en La Habana, Varadero y los nuevos polos, fundamentalmente; la prohibición del comercio y las inversiones en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel y las terminales de contenedores de Mariel y La Habana, y otras. Para ello, impiden las relaciones con las empresas de los Ministerios de las Fuerzas Armadas y el Interior, fundamentalmente pertenecientes a GAESA (Grupo de Administración Empresarial S.A., y sus entidades), que controla más del 60% de la economía del país, notablemente el turismo, las tiendas de venta en divisas y las finanzas. Gaviota de GAESA fue la empresa creada por el general Raúl Castro, cuando convenció a Fidel de utilizar el turismo para afrontar la crisis originada por la pérdida de las subvenciones de la Unión Soviética y sus aliados europeos a comienzos de la década de 1990.

Raúl Castro devenido presidente en 2008 convirtió el turismo en la “locomotora de la económica cubana”, al deteriorarse la situación política y económica en Caracas y comprender que en el mundo actual no encontraría un nuevo mecenas para el país descapitalizado, con gran obsolescencia de las infraestructuras, sin conocimientos actualizados y mercados, y con amplia corrupción. La reforma económica que emprendió entonces ha sido muy limitada, demorada y zigzaguéate, con resultados decreciente del Producto Interno Bruno (PIB).

Entre los hoteles de Gaviota figuran los vinculados a grandes firmas españolas: Iberostar Laguna Azul, Iberostar Playa Alameda, Iberostar Ensenachos, Iberostar Playa Pilar, Meliá Buenavista, Meliá Cayo Santa María, Meliá Las Dunas, Sol Cayo Santa María, Sol Rio de Luna y Mares, y Meliá Jardines del Rey. También se incluye negocios de diversos países, como el Gran Hotel Manzana en La Habana, único 5 estrellas plus de Cuba, gestionado por la cadena suiza Kempinski que realizó la remodelación del emblemático edificio con la empresa francesa Bouygues Batiment International. Incluso pudieran añadirse en futuras actualizaciones de la lista, obras en ejecución como el hotel de lujo "Sofitel So La Habana" que Accord construye en Prado y Malecón, y prevé inaugurar en 2018.

Asimismo se prohíbe la utilización de 5 marinas cubanas. Los viajes de embarcaciones de Estados Unidos con fines privados, para travesías amistosas y competencias han proliferado desde 2015. El gobierno cubano recién había anunciado que permitirá la entrada de barcos de cubanoamericanos a las marinas de La Habana y Varadero, desde enero de 2018.

Días antes de detallarse las nuevas medidas, 16 firmas participaron en la Feria Internacional de La Habana (FIHAV 2017), donde se suscribió un acuerdo para la exportación de carbón vegetal artesanal de la isla por segunda ocasión este año, entre la estatal cubana CubaExport y la compañía estadounidense Coabana Trading LLC. También equipos Caterpillar regresarán a través de ZEDM a través del familiar Rimco de Puerto Rico.

El gobierno y legisladores de Estados Unidos están negando las posibilidades de establecerse nuevamente en Cuba a sus empresarios y comerciantes, en tanto se posicionan entidades de lejanas tierras, y ganan espacios claves China, ya principal socio comercial, y Rusia que podría recuperar su posición estratégica frente a las costas norteamericanas.

Con la dramática reducción del personal diplomático y las actividades de la Embajada en La Habana, asi como la aniquilación de los fructíferos contactos pueblo a pueblo, se atentan contra los intereses multifacéticos de Estados Unidos, y se alejan la apertura y la prosperidad de Cuba.

Miriam Leiva, Periodista Independiente

La Habana, 10 de noviembre de 2017

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s