OBAMA EN CUBA

El presidente Barack Obama expresó su disposición de visitar Cuba. El halo de la presencia física y sus palabras de fácil comprensión para expresar conceptos medulares tendrían un fuerte impacto en la sociedad isleña. La población lo acogería con espontaneidad y entusiasmo inéditos, a diferencia de las movilizaciones gubernamentales para recibimientos anteriores. También arribaría cuando la dirigencia de Cuba prepara el inevitable relevo, que deberá recomponer al país derruido, a quienes podrá extender sus mensajes personalmente.

La popularidad del presidente de Estados Unidos se fundamenta en la proximidad sensible, firme y fuerte, pero sobre todo en el cumplimiento de sus promesas electorales de acercamiento y asistencia al pueblo cubano desde el inicio de su presidencia. Sus medidas han mejorado la vida cotidiana de gran parte de los cubanos, propició el reencuentro de familiares y amigos, alentó la colaboración entre cubanos y norteamericanos, y trajo sosiego a una sociedad sometida a tensiones y represión durante cinco décadas. Los cubanos dejaron de creer en las promesas de los dirigentes nacionales, porque siempre han aducido excusas para no cumplirlas. Los adversarios de la política de Obama podrían argumentar que esas apreciaciones son exageradas y tendenciosas. Por supuesto, todo no es tan bueno, siempre podría ser mejor, pero el termómetro está en la calle, allá y acá, y ahora es fácil medirlo si se desea realmente constatarlo.

Obama se encuentra entre los cubanos todos los días y de disimiles maneras en la vida cotidiana, aunque todavía no haya pisado esta tierra, a diferencia de los altos mandatarios que han llegado a raudales en el ultimo año a La Habana y que únicamente procuran agradar al Partido Comunista y el gobierno, limitando sus expresiones y contactos. Sus probables anfitriones respondieron que sería bien recibido. Pero se sentirían más cómodos si no lo hiciera. Por muy sobrio que fuera, sus mensajes podrían influir grandemente.

El ambiente actualmente en Cuba es complicado. La población expresa inconformidad, exhausta de carencias, dificultades y coacción. La economía cesó de decrecer e inclusive crece a paso lento, según la información oficial, pero no resulta creíble. Los cubanos temen que el insuperable Período Especial en Tiempos de Paz se recrudezca por la crisis en Venezuela, sin haber logrado un sustituto. Los 313 Lineamientos para “actualizar” el modelo económico y social solo se han cumplido al 21% en casi 5 años. Independientemente de la consigna “sin prisa, pero sin pausa”, los resultados demuestran que el sistema probadamente ineficiente, tiene que ser radicalmente cambiado. No obstante, en abril será el VII Congreso del Partido que deberá aprobar la “Conceptualización del Modelo Económico Social Cubano de Desarrollo Socialista”, para definir las bases teóricas y las características esenciales del “Programa de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030. Propuestas de Visión de la Nación. Ejes Estratégicos, Objetivos y Sectores Estratégicos”, supuestamente para resolver los problemas estructurales de la economía, según la escueta información sobre lo tratado en el XIII Pleno del Comité Central del PCC, publicada en Granma el 15 de enero. Ese evento determinará el Buró Político, el Secretariado y el Comité Central, donde probablemente se confirmen o ascienda los relevos de los dirigentes históricos, que podrían permanecer hasta el ocaso de su prolongada vida octogenaria, y celebrarán el cercano 90 cumpleaños de Fidel Castro.

Raúl Castro realizará una visita de Estado a Francia el 1 de febrero, cuando los empresarios de la Unión Europea han apretado el paso para llegar a Cuba antes que los norteamericanos, pero su posicionamiento poco avanzará si no logran el descongelamiento de las disposiciones punitivas del embargo, como están negociando con Washington, según se ha publicado en los medios. Francois Hollande parece haber prometido apoyo financiero a la altura de la Torre Eiffel al general presidente. Poco tiempo atrás las autoridades cubanas tronaban contra la UE, ahora dan garantías de que no privilegiarán a Estados Unidos, sino que tendrán prioridad quienes las apoyaron en los momentos difíciles, como expresara el ministro de turismo en España recientemente. Incluso el general no asiste a la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños el 27 de enero. Posiblemente desea evitar conversaciones difíciles con los presidentes centroamericanos por la crisis migratoria ocasionada en aparente contubernio con Daniel Ortega, y las tensiones en torno a la situación en Venezuela. Esos rejuegos no logran esconder que la apertura con Estados Unidos es vital para poder afrontar la actual agudización de la crisis multifacética en Cuba.

El presidente Obama daría otro paso valiente e histórico al viajar a La Habana. Las ilusiones inalcanzables serían ajenas a su propósito, pero podría contribuir con su impronta y mensajes realistas al progreso de Cuba. Sin embargo, no puede pedírsele milagros, el destino de Cuba depende de los cubanos todos.

La Habana, 24 de enero de 2016

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s