LA LEY DE AJUSTE CUBANO CUESTIONADA EN EL PEOR TIEMPO

La Ley de Ajuste Cubano es embestida fuera de timing. En Cuba, la llamada dirección histórica se acerca a la jubilación. Raúl Castro y los militares negocian quienes serán los herederos que garanticen su bienestar hasta pasar a mejor vida, y pulen las directivas políticas, económicas y sociales que aprobará el VII Congreso del Partido Comunista (PCC) en abril de 2016 y los lineamientos para los Consejos de Estado y Ministros que sancionará la Asamblea del Poder Popular en febrero de 2018. Los dirigentes tendrán un país en crisis general, con los subsidios venezolanos mermados. No habrá un líder omnipotente, lo que complicará el equilibrio de poder, y la obediencia de una población descreída y necesitada. Probablemente un consejo superior los “oriente” para compensarlo. El posicionamiento de altos funcionarios, militares y sus familias en las estructuras del poder y la economía en sectores como el turismo, la biotecnología, las nuevas cooperativas y cuentapropistas, asi como el asentamiento de hijos y parientes en el extranjero comenzó hace algunos años. Las relaciones con Estados Unidos son más fundamentales que antes. Barack Obama y su entorno comprendieron que este era el momento oportuno para la presencia de Estados Unidos, a fin de propiciar las posibilidades de progreso y cambios al pueblo cubano.

Las intenciones de eliminar o modificar la Ley de Ajuste Cubano ha provocado la estampida. 43 159 cubanos arribaron a Estados Unidos en el año fiscal del 1 de octubre de 2014 al 30 de septiembre de 2015, frente a 24 278 el año anterior para un aumento del 77%. La mayoría (30 966) pasaron por la frontera de México y 9 999 por el aeropuerto de Miami, y otros por Canadá. Además, 4 300 cubanos fueron interceptados por la Guardia Costera de Estados Unidos en el mar y devueltos a Cuba; en 2014 fueron 3 677. (Datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, citada por la agencia EFE). La ruta utilizada después de permitido salir y entrar a Cuba por la Ley Migratoria en enero de 2013 sale de La Habana hacia Ecuador, donde no se requiere visa, y atraviesa Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y México. Según las posibilidades económicas y los contactos son las vicisitudes del viaje.

La Ley de Ajuste Cubano se ataca por intereses electorales para atraer simpatizantes latinos alejados por el rechazo en el congreso y el senado de proyectos de leyes, y declaraciones de candidatos a la nominación presidencial del Partido Republicano; para obstruir la aplicación de una Acción Ejecutiva del presidente beneficiosa a los latinos; y para lesionar la política proactiva de Obama respecto a Cuba. Resurge el viejo anhelo de provocar una explosión social en la isla, demostrando la incapacidad de elaborar proyectos abarcadores de las necesidades y aspiraciones de los cubanos que los incentiven perder el miedo, arriesgar la represión y reclamar masivamente sus derechos. Además, las buenas intenciones y la ingenuidad de algunas personas, no pueden descartarse.

Coincide que quienes promueven la eliminación de la Ley de Ajuste Cubano o su “ajuste” son descendientes de sus promotores, la defendieron cuando se imponía una sola voz y Florida podía determinar la elección de un presidente. La mayoría de ellos no tiene familiares en Cuba, no conoce como ha evolucionado o involucionado el país en estos 57 años, no tienen posibilidades de asentar sus negocios en Cuba o defiende los propios en otros países frente a la competencia, si cambian las circunstancias. En la isla, los opositores de la Ley renuncian al apoyo de la población, que siente obstruidas sus aspiraciones personales o familiares a encontrar las oportunidades brindadas por la sociedad democrática de Estados Unidos. Además, puede suceder que sus hijos y parientes se hayan asentado con visas y los beneficios de la denostada ley, y ellos mismos podrían alcanzarlas.

Las inquietudes creadas por la propaganda en torno a la Ley de Ajuste Cubano, a pesar de las declaraciones del gobierno de Estados Unidos de que no tiene intención de promover su modificación o eliminación, ocasionarán el incremento de llegadas de cubanos a Estados Unidos. El enigmático acuerdo migratorio suscrito durante la visita de Raúl Castro a México el 6 de noviembre, y las decisiones que tomen los gobiernos de Centroamérica con los detenidos en las fronteras y dentro de los países, han aumentado la desesperación.

Los escenarios probables son temibles: el arribo masivo similar a los éxodos de Mariel en 1980, la Crisis de los Balseros en 1994, y largas estancias en la Base Naval de Guantánamo, causante de tension entre Cuba y Estados Unidos. Una explosión social que fuera reprimida por las Fuerzas Especiales del Ministerio del Interior. Libia, Siria, los miles de ahogados, las cientos de miles de familias con niños en brazos y ancianos desvanecidos deambulando por Europa, y París por estos días aconsejan reflexionar. Los cubanos podrían pasar de descartables a daños colaterales gracias a quienes dicen defender los intereses de los contribuyentes norteamericanos y un futuro mejor para los cubanos. Los tiempos y las circunstancias aconsejan posponer los cuestionamientos de la Ley de Ajuste Cubano.

La Habana, 16 de noviembre de 2015

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s