EL CONGRESO DE LA ANAP, LOS PROBLEMAS SE REPITEN

La agricultura y los agricultores mantienen problemas recurrentes en Cuba, que la actualización del modelo económico no ha podido eliminar, en su propósito de liberar las fuerzas productivas para lograr crecimiento, disminuir las importaciones de alimentos y exportar.

La Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), a la que tienen que pertenecer todos los campesinos, ha realizado asambleas de balance y/o renovación de mandatos provinciales como preparativos para el XI Congreso, a efectuarse del 15 al 17 de mayo. A pesar de haberse entregado más de 1,3 millón de hectáreas de tierras en usufructo (Decreto-Ley No. 259, 10-julio-2008), reestructurado las llamadas cooperativas, priorizado cultivos, autorizado la venta directa a los centros turísticos y en mercados agropecuarios y placitas después de cumplir los compromisos con el Estado, y otras medidas, las dificultades planteadas desde la base son similares que en igual etapa del anterior congreso de la ANAP.

Las críticas y las exigencias emitidas en asambleas por José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Partido Comunista, acompañado por Marino Murillo, vicepresidente para la economía, Rafael Santiesteban Pozo, presidente de la ANAP, y otros dirigentes parecen ecos de los encuentros sobre los Lineamientos de la Actualización, las reuniones del Consejo de Ministros, los Plenos del PCC, y las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Entre los problemas publicados están los bajos salarios, la carencia de personal, las empresas descapitalizadas, el incumplimiento de los contratos, las demoras de la empresa de acopio en recoger y pagar; la carencia, baja calidad o altos precios de insumos elementales como machetes, cajas, cantinas y centros de enfriamiento de leche, y motores para los medios de irrigación; el transporte y los elevados costos de flete y combustible; la insuficiencia de semillas, viveros, fertilizantes, pienso, pastizales; deficiente contabilidad, trabas burocráticas, exceso de reglamentaciones, demora en los pagos, falta de liquidez, necesidad de créditos bancarios con fines productivos, asi como temor, reticencia o incapacidad para ejecutar las contradictorias y limitadas nuevas medidas.

Solamente la producción de arroz, maíz y frijoles ha aumentado, pero se ha destinado a sustituir importaciones, por lo que no aumenta la oferta ni bajan los precios. La población se queja de las pocas opciones de tubérculos, vegetales, frutas, frijoles a altos precios, por lo que los periódicos y la televisión realizan reportajes, fundamentalmente inculpando a los comercializadores. No se aborda la carencia de carne de vacuno y leche, vitales para la alimentación de los niños y que tenían precios accesibles a la población, en un país donde había tantas cabezas de ganado como habitantes en 1959. El huevo, proteína fundamental del cubano, solo se vende 5 unidades por el racionamiento y escasea la oferta en el mercado libre a precio más elevado. Recientemente se publicó el desvío (robo) de 8 millones de huevos, y las condenas hasta15 años de cárcel a 19 trabajadores de la Unidad Empresarial de Base Acopio y Distribución de Huevos Habana y la Empresa Provincial de Comercio en la capital, por delitos de malversación, apropiación indebida y falsificación de documentos bancarios y de comercio.

Raúl Castro prometió que las 4 onzas de café por persona, vendidas mensualmente por el racionamiento serían puras, pero siguen mezcladas; el cacao y el coco son escasos y caros. La antigua producción colapsó y no se ha recuperado, al extremo que el presidente en cierta ocasión mencionó la sorpresa de los vietnamitas que aprendieron el cultivo de café en Cuba y están entre los principales exportadores mundiales. En las asambleas de la ANAP en Guantánamo y Santiago de Cuba, principales productores de café, cacao y coco, se reiteraron los problemas. En algunos sitios, las plantaciones se han extinguido, como en Maisí. Esto ha incrementado la pobreza en esas provincias, el éxodo de la población y la pérdida de personal con conocimiento y práctica para atenderlos. La cosecha de café 2013-2014 fue de 6 105 toneladas, 2% por debajo del plan. Cuba llegó a producir 62 000 toneladas. El consumo nacional es de 24 000 toneladas, de ellas 8 000 toneladas para la cuota de racionamiento. La pequeña producción nacional de café arábigo se exporta o comercializa en las tiendas de venta en divisas del gobierno.

Mientras que en 1989 la Agricultura constituía el 9,8% del Producto Interno Bruto (PIB), en 2006 era de 3,6% y en 2013 fue el 3,8%, según datos oficiales. Los principales escollos en la agricultura continúan siendo las ataduras, la ineficiencia y la falta de motivación económica, impuestas por dirigentes negados a reconocer la inviabilidad del sistema y la necesidad de cambio.

La Habana, 23 de marzo de 2015

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Publicado en www.cubanet.com,

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s