PUTIN NO QUIERE QUEDAR A LA ZAGA EN CUBA

El presidente Vladimir Putin visitó a Fidel Castro durante su estancia de 12 horas en La Habana, el 11 de julio. Las fotos publicadas muestran al hombre fuerte de Rusia sonriente, cual nieto pródigo con el anciano frágil y enjuto a quien desea borrar recuerdos desagradables. Luego de su visita en 2000, Fidel Castro vociferó que no tenía que pagar la deuda a Rusia, sino que esta debía compensar por los miles de millones perdidos durante años por la eliminación de las relaciones económicas y comerciales de la Unión Soviética. También estaba molesto por el cierre del Centro de Exploración Electrónica al sur de La Habana, lo que no conoció cuando ambos lo visitaron. En esta ocasión, Putin ha enarbolado la condonación del 90% de la deuda por 35 mil millones de dólares, aprobada desde el pasado año, pero con la novedad de que el 10% restante será utilizado por las empresas rusas en la isla, cuando el gobierno cubano procura desesperadamente inversiones extranjeras por 2,5 miles de millones de dólares anuales.

Cuba fue el primer país en el itinerario de Putin hacia la cumbre de los BRICS en Brasil, con marcada intención de procurar acercarse a la preeminencia rusa durante la Guerra Fría, perdida por la decisión de Fidel Castro de impedir que las ideas de cambio, iniciadas por Mijail Gorvachov (1985-1991), minaran su poder absoluto en Cuba. La glastnost y la perestroika fueron contrarrestadas con la campaña de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas, emprendida en febrero de 1986, y el cese total de las subvencionadas relaciones económicas y comerciales a fines de 1991 originaron el inicio de la crisis denominada Período Especial, del cual no se sale.

El acercamiento comenzó con el ascenso de Raúl Castro, y sus visitas a Moscú en 2009 y 2012, urgido de nuevos aliados económicos, ante la dependencia de Venezuela. Sin embargo, el general no encontró tan buenas y rápidas oportunidades como en Viet Nam y China, con los cuales las relaciones han mantenido un sostenido incremento. Desde hace años, China es el segundo socio comercial de Cuba (1,69 mil millones de dólares en 2012), su gobierno ha concedido créditos para comercio e inversiones de sus empresas, y existe una estrecha cooperación militar. Los lazos continuarán consolidándose con la visita del presidente Xi Jinping a mediados de julio. El intercambio comercial con Rusia solo llegó a 342,228 dólares en 2012, mientras que las inversiones estaban frenadas por la deuda cubana.

Las posibles áreas de colaboración se delinearon mediante la Agenda Económica Bilateral 2012-2020, aunque todavía no se ha avanzado sustancialmente. Esto puede apreciarse en los 10 documentos suscritos en ocasión de la reciente visita del presidente ruso, anunciados con bombo y platillo. Se trata de 6 memorandos de entendimiento, una declaración conjunta sobre la no instalación primera de armas en el espacio cósmico, y un programa de colaboración cultural. Los documentos con proyecciones más concretas son el convenio sobre la colaboración en la garantía de la seguridad internacional de la información, y un acuerdo de colaboración para el incremento del coeficiente de recuperación en campos maduros entre las empresas Cupet y Rosneft, mediante el estudio de las condiciones de desarrollo y explotación de yacimientos y pozos de petróleo, a fin de optimizar la extracción y aumentar la eficiencia. Con anterioridad, la empresa Zarubezhnevt emprendió sin resultado positivo la exploración de petróleo en la Zona Económica Exclusiva de Cuba en el Golfo de México, y recientemente se firmó un acuerdo para exploraciones futuras al norteste hacia Bahamas.

En conferencia de prensa, el presidente ruso se refirió al proyecto para la construcción de un aeropuerto que apoyará el transporte de la Zona de Desarrollo Especial de Mariel, ubicado en el antiguo aeropuerto militar de San Antonio de los Baños. Esto se enmarca en el interés porque las empresas rusas realicen inversiones en la ZDEM, lo cual será incentivado por el financiamiento a través de los 3,5 mil millones de la deuda condonada.

Asimismo, la cancelación de la deuda rompe la cohesión negociadora del Club de París, cuyos representantes viajaron a La Habana en diciembre de 2013. Si bien la deuda cubana ha disminuido sustancialmente por las condonaciones de China, Japón, México y otros países, y se promulgó una nueva Ley de Inversiones Extranjeras, las inversiones por empresas privadas dependen de la seguridad y las ganancias que puedan obtener. El principal incentivo es el posicionamiento en Cuba con vista a beneficiarse de la futura apertura del comercio y el turismo con Estados Unidos. La recapitalización y el desarrollo de la economía urgida por el gobierno cubano no se avizoran a corto plazo.

La Habana, 14 de julio de 2014

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s