EL CONGRESO DE LA UNEAC CON INSATISFACCIONES Y RECLAMOS DE INTELECTUALES Y ARTISTAS

La recurrencia a la consigna de Fidel Castro: “Defender nuestro socialismo y su perfeccionamiento como única alternativa para salvar la cultura”, reveló el propósito de atajar a los díscolos en el VIII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), efectuado en La Habana el 11 y el 12 de abril, con métodos “actualizados”, pero en la misma sintonía que sus “Palabras a los Intelectuales” de 1961, cuando proclamó “Con la revolución todo, sin la revolución nada”.

Sin embargo, los escritores y artistas de Cuba están desbordando los clichés ideológicos, el temor a los linchamientos políticos, la burocracia, la censura y el control del todopoderoso Estado-Partido. Las insatisfacciones y reclamos se han acumulado durante decenios, y quienes permanecen en Cuba, pero han podido apreciar en el exterior el reconocimiento y valor del trabajo cultural, demandan el ejercicio de sus derechos como creadores y los correspondientes beneficios económicos. Si realmente son la “vanguardia” artística que salvará la Cultura, deben tener independencia creativa, poder de decisión en la UNEAC –que definieron claramente como organización social-, justa retribución económica sin amenaza de ser acusado de “maceta” y expropiado, eficientes empresas estatales, derecho a invertir, y leyes, no solo de cine, sino específicas para el sector cultural, más allá de la correspondiente a los trabajadores por cuenta propia y las cooperativas no agrícolas, sobre de derecho de autor, formas de pago, aporte tributario y otras.

El evento fue reportado en la radio, televisión, periódico Granma, Juventud Rebelde y otros, más que lo habitual, y el sitio web de la UNEAC público documentos, donde se evidenció el propósito de demostrar la posibilidad de plantear criterios y llegar a acuerdos según la pluralidad democrática. Se dedicaron largos espacios a la incidencia de la cultura en la educación, la pérdida de educación formal por la población; la necesidad de forjar los gustos ajenos al consumismo, el individualismo y el egoísmo que desideologiza y desmotiva; los planes extranjeros para subvertir la revolución; fomentar los valores éticos y favorecer el crecimiento integral del ser humano, ese gran protagonista del socialismo, porque “nuestra disyuntiva es socialismo o barbarie”, según expuso Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Reuniones de las instancias provinciales anticiparon los reclamos de los miembros, como los cineastas que llegaron a constituirse 11 meses antes en el Grupo de los 7, devenidos G20, con la participación de los más notales.

El descontento imperante sobrepasaba cualquier intento de mantener a los miembros de la UNEAC como meros servidores del gobierno, en la compleja crisis económica, política y social existente y las crecientes dificultades que se avecinan dependiendo de la situación en Venezuela. Aunque se procuró encauzarlos, conocer de primera mano sus criterios y comprometerlos nuevamente con los dictados. La Comisión Cultura y Medios fue presidida por Miguel Díaz-Canel; Abel Prieto, asesor del presidente Raúl Castro; Julián González, ministro de Cultura; y Danilo Sirio, presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Cuan compleja debe ser la situación cuando Miguel Barnet expresó que “la UNEAC es el Moncada de la Cultura” (recuérdese que Fidel Castro trató de tomar el Cuartel Moncada en 1953 para iniciar su revolución). No extraña que fuera reelegido como presidente “democráticamente”, quien era propuesto por designación de la máxima dirección del país.

No obstante, en la Comisión de Estatutos, Reglamento y Reclamaciones se aprobó al establecimiento de 2 mandatos (10 años) –como determinó Raúl Castro para las instituciones-, la obligatoriedad de responder a las quejas y reclamaciones de la membresía, la creación de mecanismos de control del cumplimiento de los estatutos no cumplidos, entre ellos la inexistencia de canales de comunicación para informar a los afiliados sobre temas debatidos en las reuniones de los Consejo Nacionales. En las intervenciones de los delegados se enfatizó la necesidad de modificar las disposiciones generales sobre el Consejo Nacional y su comisión de candidatura, el régimen disciplinario aplicable a los miembros y directivos; el patrimonio de la UNEAC, su control y gestión económica.

El presidente Raúl Castro participó en la clausura, donde no realizó un discurso, como tampoco había hecho en el pasado Congreso de los Sindicatos (CTC). Pero manifestó: “Está bien que hayan planteado lo que opinen, aunque yo no he estado de acuerdo con algunos criterios, pero respeto a los que discrepen. Soy enemigo absoluto de la unanimidad. Como se sabe, esa opinión la he dado públicamente, incluso lo expresé en el último congreso del Partido: las discrepancias no se expresan en los pasillos, sino en las reuniones, al precio que sea necesario. Solo asi podemos entendernos mejor”.

La forma para opinar también fue definida por Díaz-Canel al advertir en su discurso de clausura: “La vanguardia artística debe defender nuestras verdades sin actitudes vergonzantes ni temor de ser acusados de “oficialistas”. El oportunismo de aquellos que quieren marcar distancia y convertirse en “personajes” haciendo guiños al enemigo, debe ser desmontado en nuestras publicaciones y en las redes sociales. Tenemos que saber diferenciar al que plantea dudas y criterios con honestidad en nuestros espacios de debate, del que busca notoriedad, sobre todo fuera del país, con posiciones oportunistas”.

El congreso de la UNEAC dejó pendientes muchos asuntos importantes. La vanguardia intelectual cubana podría ser verdadera vanguardia en el impulso a los cambios que requiere Cuba, más allá de sus intereses personales, como se aprecia en muchas obras y criterios.

Miriam Leiva

Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s