DIPLOMACIA Y SANCIONES ECONOMICAS LOGRAN ACUERDO CON IRAN

Miriam Leiva

Periodista Independiente

El gobierno cubano debe reflexionar a la luz de los notables cambios entre sus aliados. La moderación y apertura al diálogo se imponen luego de la pérdida del vocerío amenazador de Admadineyad en Irán y la prepotencia desquiciada de Maduro en Venezuela. El nuevo presidente iraní Hasan Rohani, más que moderado es la persona sensata apoyada por el líder supremo Alí Jamenei para procurar el levantamiento de las sanciones internacionales que han ahogado la economía y sumido en la precariedad a la población de un país, que cuenta con la segunda mayor reserva de petróleo del mundo.

El acuerdo alcanzado por Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemaniacon Irán el 23 de noviembre revierte la confrontación iniciada en 1979 por la revolución del Ayatolah Jomeini que cambió un emperador tiránico por una tiranía teológica fanática, ocasionó el asalto a la embajada de Estados Unidos con 52 rehenes durante 444 días, y la pérdida de la reelección del presidente Jimmy Carter, hasta llegar al programa nuclear. Si bien se trata de un acuerdo provisional a cumplirse por etapas, la primera en seis meses, su principal resultado es el compromiso iraní de finalizar el enriquecimiento de uranio al 20%, reducir la concentración del que ya tiene almacenado, no poner en marcha el reactor de agua pesada de Arak y permitir inspecciones reforzadas de la ONU. A cambio Teherán accederá a los 4.2 mil millones de dólares bloqueados en bancos extranjeros y la relajación paulatina de las sanciones.

En el curso de los 2 años pasados, se recrudecieron las sanciones financieras y al petróleo, como resultado la inflación alcanzó el 40%, el 60% en bebidas y alimentos, de manera que productos básicos como arroz, aceite y pollo están muy limitados para el pueblo. No pueden recibirse transferencias bancarias y ni hacerse negocios con empresas extranjeras y se elevó notablemente el desempleo. La imposibilidad de invertir ha causado la obsolescencia de las instalaciones extractivas y de procesamiento de los hidrocarburos, mientras las sanciones han bajado sus exportaciones en 60%, por lo que se reciben 100 millones de dólares diarios frente a los 250 millones hace dos años. La gasolina se importa.

Con esos datos resulta muy evidente que las promesas inversoras de Admadineyad en Venezuela, Cuba y otros países del ALBA no eran más que falsas ilusiones y retórica utilizada por esos países frente a los Estados Unidos, y sobre todo el intento del expresidente de mejorar su deteriorada imagen dentro de Irán con vista a evitar la caída en desgracia para asegurarse un lugar al terminar su período. La presidencia de Irán en el Movimiento de Países No Alineados, propiciado por La Habana y sus afines, cada día se confirma más absurda y debilita más, si es posible, a una organización hace tiempo en vías de extinción.

Indudablemente, las restricciones del embargo –llamado bloqueo en la isla- nunca han tenido efecto notable, principalmente porque no fueron apoyadas por la comunidad internacional, y desde hace años en Estados Unidos el gobierno cubano puede comprar los alimentos esenciales para su población con la única limitación de sus reducidas divisas. Por tanto, no han podido lograr iguales resultados que las sanciones impuestas al apartheid en Sudáfrica y luego a Irán. Pero los créditos de Brasil, Rusia y China, fundamentalmente, son limitados, y sus empresas privadas requieren las garantías que el gobierno cubano no puede ofrecer tanto por la inseguridad de un régimen que cambia de opinión según sus intereses como por la escasa productividad y el estado calamitoso de la economía en general. Venezuela se desmorona, de manera que peligran el flujo de petrodólares y el petróleo a bajo precio.

Pasos más acelerados hacia el mejoramiento de las relaciones del gobierno de Cuba con Estados Unidos tienen todas las posibilidades actualmente y no deberían desaprovecharse. Baste recordar las declaraciones del presidente Obama en Miami y del secretario de Estado Kerry en la OEA a comienzos de noviembre, las cuales refuerzan la oportunidad de tomar el rumbo de diálogo con el propósito de alcanzar logros duraderos.

Madrid, 27 de noviembre de 2013

Publicado en www.cubanet.org,

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s