Archivo mensual: mayo 2012

!AHI VIENE EL LOBO!

Es indudabe que Chávez no ha garantizado relevo, ya que apostaba por continuar en el poder al menos 20 años más, siguiendo la ruta de Fidel Castro

Miriam Leiva, La Habana | 08/05/2012 8:56 am CUBAENCUENTRO

Tanto alarmó la abuelita de la Caperucita Roja con que venía el lobo, que cuando llegó, nadie hizo caso y se la comió. Ese podría ser el caso de Chávez, con su enfermedad, idas y venidas a La Habana, y subida sentimental de su rating en las encuestas. Los consejos de su abuelito Fidel Castro podrían resultarle un cuchillo de doble filo, cuando la fábula y el secreto fomentan las conjeturas y las suspicacias. La realidad es que el comandante-presidente gobierna desde Cuba, auxiliado por el teléfono y los twits, pero sobre todo con el largo brazo de los cuerpos de inteligencia isleños y los militares bolivarianos en Caracas.

En junio se cumplirá un año del novedoso método de totalitarismo populista a distancia. A Raúl Castro cabe el mérito de acudir sonriente en horas de la madrugada al aeropuerto para recibir o despedir a Hugo, pues ha abandonado las estancias prolongadas por las tres operaciones debidas al misterioso cáncer y las sesiones de quimioterapia. Para el tratamiento de radioterapia apenas permanece con su sequito varios días, como fuera el último episodio de retorno a Caracas el 25 de abril, luego de desmentir vías teléfono y twitter “los rumores” sobre su salud, y nuevamente llegada a La Habana antes del amanecer del 1 de mayo, sin participar físicamente en actividades por el Día de los Trabajadores, pero tras haber garantizado su presencia con la firma de la Ley Orgánica del Trabajo antes de partir.

Nuevamente se sumiría en los conciliábulos con el Comandante en Jefe, su mentor y guía, que lo ayudó a regresar a la presidencia cuando el golpe de estado de 2002, y a quien ha retribuido con el mismo método a partir del 31 de julio de 2006 asegurando a la opinión pública por teléfono o fotos, que se recuperaba excelentemente en momentos en que estaba moribundo. Sin embargo, en ese ejercicio, las “Reflexiones del compañero Fidel” del 27 de abril parecen haber sido contraproducentes, pues de hecho confirmó lo que trataba de desmentir. Al tiempo que encumbraba la humildad infatigable de Chávez, arremetía contra el enemigo porque “insistir en la calumniosa campaña de que en la alta dirección del gobierno bolivariano existe una desesperada lucha por la toma del mando del gobierno revolucionario si el presidente no logra superar su enfermedad, es una grosera mentira”.

Indudablemente el Comandante-Presidente no garantizó relevo, ya que apostaba por continuar en el poder al menos 20 años más, siguiendo la ruta de Fidel Castro. Pero la naturaleza le jugó una mala pasada. Apela a los santos de todas las religiones para que le salven la vida, mientras en palacio y cuarteles se forcejea por la posición que dejaría. Después de Chávez y el opositor Henrique Capriles, el vicepresidente ejecutivo Elias Jaua ocupa el tercer lugar en intención de votos según las encuestas a la población, el canciller y vicepresidente para asuntos sociales Nicolás Maduro el cuarto, y el presidente del Parlamento Diosdado Cabello el quinto. Sin embargo, ninguno de los tres parecen suficientemente fuertes como para lograr el respaldo de las Fuerzas Armadas chavistas, especialmente su Jefe que ha evidenciado pretender ser el relevo. Incluso el hermano Asdrúbal Chávez, que aspiraba a ser una suerte de Raúl Castro, podría tener menos posibilidades de apoyo que Maduro, próximo al caudillo.

Cuando los miembros de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) se preguntan cuál será su futuro, pues Rafael Corea, Evo Morales y Daniel Ortega no cuentan con gran madera de líderes ni petrodólares para sustentarse, los mandatarios de la región, al influjo de Brasil y sus propios intereses, ya han quitado fuelle a las pretensiones de esa alianza y preparado otros derroteros en los organismo de integración regional y con CELAC, bajo el eslogan de unidad en la diversidad. Pero la estabilidad no está garantizada. El presidente colombiano Juan Manuel Santos ha expresado que “si algo pasa a Chávez, puede estallar una situación anárquica en Venezuela que sea perjudicial para sus vecinos”.

Aunque la reciente VI Cumbre de las Américas tuvo inconvenientes por discrepancia con Estados Unidos y Canadá sobre la eventual participación del Gobierno cubano, las conversaciones para acciones coordinadas en los principales problemas del continente y los acuerdos bilaterales de libre comercio con el primero por parte de muchos países, sientan posibilidades de cooperación ajena a la intransigencia por excluir a los dos grandes del norte. El presidente Obama tuvo la oportunidad de dialogar más tiempo con los mandatarios, lo cual podría contribuir a una política más proactiva de Estados Unidos, que ha permanecido bastante distanciado en el último decenio, así como encarar mejor la situación que podría desencadenarse en Venezuela durante la delicada etapa preelectoral en Estados Unidos.

Por otra parte, China posiblemente sea uno de los mayores preocupados por el destino de Venezuela. Las obras en ejecución, los compromisos para explotación conjunta de los grandes yacimientos de petróleo y gas en Venezuela, y el dinero ya invertido u otorgado a crédito peligrarían. Sin embargo, la piedra fundacional de una refinería del complejo petroquímico de la ciudad de Jie Yang, en la provincia de Wangdong, fue colocada por Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo venezolano el pasado 28 de abril, y se construirán otras tres para procesar 400.000 barriles diarios, según anunció en el programa Dossier de Telesur. Llama la atención que actualmente se estén dislocando las obras hacia el territorio chino, bajo el pretexto de que Venezuela desea estar cerca del mercado asiático, aunque en realidad podría responder a la demanda de garantías. Además de perder en el desarrollo económico-tecnológico y la creación de fuentes de trabajo en su zona de explotación, podría aminorar las ganancias por los productos derivados de ese procesamiento. Hay que recordar que uno de los talones de Aquiles de Venezuela es las pocas refinerías in situ. El ministro también visitó Japón y Corea del Sur donde concretó la construcción de plantas termoeléctricas a partir del coque del petróleo, una terminal de aguas profundas en Sucre, obras de infraestructura para la faja petroquímica del Orinoco y una refinería en Barinas. Lo suscrito en los tres países suma 25.000 millones de dólares, según Ramírez.

Es comprensible que Fidel y Raúl Castro estén luchando desesperadamente por la sobrevivencia del régimen de Chávez, pues en ello también va la prolongación de su poder absoluto. Pero con cimientos tan endebles más valdría que apuraran los cambios para comenzar a salir de la macro-crisis en Cuba. Aun si Chávez superara sus enfermedades y ganara la reelección en octubre próximo, no podría dedicar tantos petrodólares a mantener a sus amigos.

Antes de su última salida hacia La Habana pidió al Consejo de Estado que “analizara recomendar” al jefe de Estado (él) la salida de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, lo cual no trae buenos augurios. La cooperación médica y educacional podría trocarse en acción de las Fuerzas Armadas y de seguridad cubanas, rechazada tanto por los militares y el pueblo como por la oposición venezolanos. La ambición de unir Cuba y Venezuela podría acabar en violencia destructiva para ambos países.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

FOTO

Colibri

foto: miriam

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

LA PRODUCCION AGROPECUARIA CUBANA EN EL PRIMER TRIMESTRE DE 2012

Las últimas cifras de la producción agropecuaria, dadas a conocer por la oficina de estadísticas del Gobierno cubano, muestran un panorama desolador

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 11/05/2012 10:53 am CUBAENCUENTRO

  • La producción agropecuaria, con exclusión de la caña de azúcar y patios y parcelas, muestra que hasta marzo ha existido un pobre incremento del 0,9 % con respecto a igual período de 2011, según informó La Oficina Nacional de Estadística (ONE). La agricultura no cañera creció en 9,8 %, mientras la ganadería decreció en -11,6 %.

Los datos basados en el volumen de la producción no deben coincidir con el valor de la producción lograda, desconocidos hasta el momento, pues el valor de una tonelada de un producto, por ejemplo carne de vacuno y cerdo, leche, ajo, tabaco, o papa, es muy superior al de una de boniato, calabaza y otros. Por tanto, es altamente probable que en términos de valor haya habido una sustancial disminución en la caída del valor de la producción total obtenida, teniendo en cuenta que la minoración productiva, salvo excepciones, aconteció en los rubros de superior valor por unidad de volumen. De todas formas estos datos basados en el índice del volumen de la producción agropecuaria brindados por la ONE, demuestran que la agricultura cubana continúa sin avanzar.

En términos específicos, la producción de viandas creció en 5,3 %, pero en ello incidió fundamentalmente el aumento del plátano en 19,1 %, todavía en un proceso de recuperación por los daños ocasionados a las plantaciones por los huracanes de 2008, sin que se hayan restablecido todavía los niveles productivos anteriores a ese año.

Resulta significativo el contínuo decrecimiento de la papa en -1,7v %, lo que indica que esta cosecha será aún peor que la anterior, cuando se alcanzaron 167,3 miles de toneladas con los peores resultados en decenios, incluso por debajo de los logrados durante los peores años del Período Especial. La producción de hortalizas descendió en -4,5 %, con descensos fundamentalmente en tomate de -9,3 %, el ajo de -4,7 % y col, cuya caída se desconoce, aunque hubo incrementos en otros productos tales como pimientos, pepinos y cebolla.

En cuanto a los granos, la producción de maíz decreció en -0,5 %, pero hubo crecimientos en frijol de 20,5 % y en arroz cascara húmedo de 43,1 %. Los cítricos continúan la minoración presente desde hace años, con una disminución de -23,3 %, dentro de ello la naranja dulce de -28,5 %, toronja -11,2 % y el limón -23,4 %. Los frutales crecieron en 3,7 %, con reducción no precisada de la fruta bomba (papaya). El tabaco, producto determinante para la exportación cubana, disminuyó en -1,2 %. El cacao, medido en millones de mazorcas cosechadas, se redujo en -5,0 %.

En la producción pecuaria es donde se aprecian los peores resultados del trimestre, con caídas en la leche de vaca del -8,4 %, entrega a sacrificio (peso en pie) de vacunos de -3,4 %, porcino de -18,5 % y cunícula de -20,1 %. Hubo incrementos en producciones de poca significación como la avícola, caprino, ovino, équido y bufalinos. La producción de huevos continúa estancada con un mediocre crecimiento del 0,9 %, lo cual explica que no se esté prácticamente ofertando este importante alimento en los mercados liberados estatales, donde se comercializaba a 1,50 peso la unidad.

Desafortunadamente, la ONE continúa sin informar sobre la producción de caña de azúcar. No obstante, la zafra azucarera 2011-2012 no se ha comportado como se esperaba, según datos aparecidos en la prensa cubana. Por tanto será difícil alcanzar la exigua meta de 1,45 millón de toneladas de azúcar, aunque se intenta prolongarla en el presente mes de mayo, a pesar de que las condiciones climatológicas no lo aconsejan.

El panorama brindado por estas cifras es desolador, y resulta difícil comprender esta situación teniendo en consideración que desde 2008 se han otorgado en usufructo 1,4 millón de hectáreas de tierra baldías o subexplotadas, aproximadamente el 21,0 % de la superficie agrícola del país, de las cuales estaban en explotación un 70,0 % al cierre de noviembre de 2012, según información oficial.

Esto indica que el proceso de entrega de tierras en usufructo ha marchado inadecuadamente y que demanda una reestructuración para lograr la producción urgentemente necesitada. Resulta indispensable la eliminación de las trabas que frenan el avance productivo en la campiña cubana, mediante el otorgamiento de mayores facultades a los campesinos para comercializar sus productos en función de sus intereses, para lo cual habrá que terminar con el monopolio de acopio. A su vez debe reformularse el proceso de entrega de tierras en usufructo, con la ampliación de los plazos de posesión, el permiso a los campesinos para construir sus viviendas en ellas, y la entrega de mayores extensiones de tierra a aquellos que muestren interés por hacerlas producir, entre otras medidas.

Por otra parte, resulta absurdo que mientras siguen creciendo las importaciones de alimentos debido a la insuficiencia de la producción nacional y el incremento del precio de los alimentos en el mercado internacional, continúen las políticas de restringir los recursos a los campesinos y no permitírseles recibir ayudas desde el exterior directamente, y sin interferencias estatales. A pocos meses de cumplirse cuatro años de la promulgación del Decreto-Ley No. 259 sobre la entrega de tierras ociosas en usufructo, emitido el 10 de julio de 2008, los datos que publica la ONE sobre la producción agropecuaria demuestran fehacientemente el fracaso de esa medida, así como la urgente necesidad de revisar la política agraria, mediante el otorgamiento a los campesinos de mayor libertad y posibilidades de acceso a medios, a fin de que se sientan motivados para que puedan hacer producir la tierra y detener la incesante dependencia alimentaria respecto al exterior.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

CARLOS MARZ ANDA LA HABANA

Ni uno de los autores del Manifiesto Comunista entiende lo que pasa en Cuba

Miriam Leiva, La Habana | 10/05/2012 11:56 am CUBAENCUENTRO

Por estos días, cuando en Cuba transcurren las jornadas de “Mayo Teatral”, salí a andar la capital de todos los cubanos, como dice el engañoso eslogan, aunque suena bien y estimula el ensueño. Caminaba por la Habana Vieja mirando hacia lo alto de las fachadas, algo inusual en los avatares cotidianos, cuando solo nos fijamos en el suelo para evitar los huecos y los charcos de las calles, porque las aceras no existen, o evitamos el peligro de recibir algún desperdicio tirado desde los habitáculos sin agua ni servicios sanitarios, e incluso, nos cuidamos de no perder la vida por el derrumbe de un balcón.

Al llegar a la agradable Plaza de San Francisco de Asís, me asombró el acompañante de la estatua de Chopin. En el banco se sentaba un anciano grueso, de espesas cabellera y barba, su traje concordaba con el del músico en el corte de otra época, pero estaba descuidado. Su aspecto resultaba bastante deplorable, aunque no parecía hambriento ni enfermo. Su ceño estaba fruncido. No quise ser imprudente, así que pasé de largo. Cerca topé con el ágil y sonriente Caballero de París, oriundo nadie sabe de dónde, que fue el personaje emblemático de La Habana en el Siglo XX, y que casi feneció cuando la revolución decidió que no podía haber vagabundos y lo llevó para el Hospital Psiquiátrico Nacional, lo bañó, cortó barba y cabellos profusos, y le quitó los periódicos y revistas que completaban su exclusiva imagen. Ante el peligro de fallecer de tristeza, afortunadamente fue excarcelado de aquella prisión, que nunca comprendió pues no había cometido ningún delito, ni siquiera el de opinar.

No pude continuar. Regresé junto al personaje contemplativo y de mirada asombrada y triste. Era real, no parecía una nueva estatua. Pedí permiso para ocupar el pequeño banco. Respondió que agradecía la compañía, porque estaba asombrado de que nadie lo agasajara, a pesar de que recibía voces asiduas desde los más encumbrados eventos y medios en Cuba sobre su condición de guía e inspirador del Estado Socialista y sus líderes. Afiné mi mirada y caí en la incredulidad. ¿Era posible que estuviera hablando con el mismísimo Carlos Marx, en La Habana, cuando cumplía 194 años de edad ese 5 de mayo? Yo debía estar más loca que el Caballero de París. Aunque traté de ocultar mi asombro, él se percató y, con esa sabiduría de los genios, procuró explicarme con paciencia y muchos argumentos.

Más sorpresa me causó cuando preguntó si yo leía el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba. Ese día había publicado una nota en primera página sobre su cumpleaños. Contesté que me encontraba entre los pocos cubanos que todavía lo hacía diariamente, ya que me interesaba saber qué deparaba el destino a mí y a todos los demás cubanos. Inmediatamente confesó que no entendía como era posible que después de tantos años de haber escrito sus teorías y con tantos acontecimientos ocurridos después, que él no pudo prever, hubiera quienes se vanagloriaran de seguir con ortodoxia sus doctrinas en este país. Peor aún, logró llegar acá y durante días procuró que le explicaran su relación con el desastroso estado de este archipiélago, que siempre consideró como uno de los más prósperos y avanzados de Latinoamérica y el Caribe.

Quizás el problema radique en la sagacidad de Lenin de proclamar la dictadura del proletariado, en realidad para garantizar el poder absoluto de un grupo, lo que acomodó perfectamente a Stalin, reflexionó. Indudablemente los cubanos han sido muy creativos al redactar su Constitución, que comienza justificando todo el totalitarismo con la frase: “Guiados por el ideario de José Martí y las ideas político-sociales de Marx, Engels y Lenin”. El no exigió un único partido, y no se ha probado que el Apóstol cubano lo pretendiera para la época republicana. Mucho menos se les hubiera ocurrido imponer a todos los ciudadanos que el socialismo y el sistema político y social revolucionario establecido en la Constitución fuera irrevocable y Cuba no volvería jamás al capitalismo. Posiblemente ambos, junto a Engels y tantos otros, estarían en la cárcel o el extranjero por su vocación analítica y su propensión a opinar.

En fin, además de deprimido, sentía mucho miedo de no poder regresar al más allá, donde anda muy tranquilo. En su eterna morada intercambia criterios con Alejandro Magno sobre Estados Unidos y China; discute con Napoleón Bonaparte y Bismarck acerca de las teorías de Thomas Friedman, Ángela Merkel y Dilma Roussef. Simón Bolívar, aún enfadado con él después de tanto tiempo, ahora renueva su enojo al ver como Hugo Chávez lo saca de la tumba para esgrimir su espada al frente de un proceso “bolivariano”.

Me conmovió su sufrimiento por los problemas de Cuba, que él no fomentó ni provocó. Repetía no entender como se involucraba a un fallecido en el siglo XIX (Carlos Marx, 1818-1883). Bien podían haber tomados sus teorías como base para analizar las situaciones actuales, no como recetas infalibles; él era materialista dialéctico, pero no acabó con Hegel. Traté de calmarlo. Me confió que ha susurrado al oído de las autoridades para ayudar a iluminarlas y promover cambios. Cuidó no contrariarlos, de manera que no llamó trabajadores privados a los campesinos usufructuarios y los cuentapropistas, sugirió como estimularlos para hacer avanzar la producción, y propuso la apertura a las pequeñas y medianas empresas, y muchas cosas más. Realmente no entiende la parálisis actual, cuando se ve claramente el fondo del abismo.

Empieza caer la noche, a Marx esperan sus contertulios para largas conversaciones, y yo tendré que cazar una guagua o un taxi-almendrón. Chopin añora su piano y el diálogo ameno del Caballero de París, que parece ser el único realmente cuerdo y feliz en Cuba.

© cubaencuentro.com

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

FELIZ DIA DE LAS MADRES

Deseamos una vida venturosa y feliz junto a su familia,
y exitos en su esforzada actividad.

Miriam y Chepe.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

REORDENAMIENTO LABORAL SIN TRANSPARENCIA

Jueves, Mayo 3, 2012 | Por Oscar Espinosa Chepe

LA HABANA, Cuba, www.cubanet.org

A casi dos años del anuncio del comienzo de un reordenamiento laboral, y del pronunciamiento a su favor de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), donde se comunicó que un millón trecientas mil de personas, alrededor del 25% de los ocupados, serían reubicados fundamentalmente en el sector no estatal, poco se conoce sobre cómo marcha este proceso para reducir las plantillas infladas en los centros estatales y poder reorganizarlos. Una condición indispensable para elevar la menguada productividad del trabajo y el depreciado salario real.

Según las previsiones iniciales, desde septiembre de 2010 hasta abril de 2011 debieron reubicarse 500 000 trabajadores del sector estatal, lo cual no se cumplió, sin que hasta el momento se conozca oficialmente cuantos en realidad fueron desplazados en 2011 y en cuales ramas de la economía; cifras extraoficiales estiman en 140 000 el número de los desplazados. Para 2012 se supone que el desempleo afecte a 170 000, pero sigue sin saberse en que sectores. Las razones de la ralentización del reordenamiento están en que el desenvolvimiento del trabajo por cuenta propia y la entrega de tierras en usufructo no han marchado de la forma requerida para crear puestos de trabajo para los desplazados del sector estatal.

Las causas fundamentales son los elevados impuestos aplicados a la contratación de fuerza de trabajo por los cuentapropistas en la medida en que se incremente la cantidad de trabajadores, la poca diversidad e importancia de los negocios permitidos, no existir un mercado mayorista y la incertidumbre ante las veleidades de un gobierno que prosigue proclamándose marxista-leninista con las consiguientes implicaciones ideológicas sobre la propiedad privada que de ello se deriva. Igual ocurre con la entrega de tierras en usufructo a plazos de 10 años de tenencia, renovable a otros 10, con carencia de recursos mínimos para trabajar, limitaciones para comercializar las producciones en el mercado, y una carga de reglamentaciones burocráticas que en conjunto no dan seguridad a los agricultores sobre el futuro.

A la falta de transparencia también se unen las características del proceso para realizar los despidos en los centros de trabajo, que hasta preocupa a comentaristas económicos de la televisión, como Ariel Terrero, según han manifestado en sus programas. La racionalización se realiza por “comisiones de expertos”, compuestas por 5-7 personas, de las cuales 3-5 son elegidas “democráticamente” en asambleas de los centros de trabajo, con el evidente propósito de responsabilizar a los trabajadores con el complicado proceso de racionalizar la fuerza de trabajo, cuando se trata de una tarea compleja y requiere conocimientos técnicos. La comisión siempre está integrada por un delegado representante de la administración y otro del amaestrado sindicado, para hacer una selección supuestamente sobre la base de la “idoneidad demostrada”, para ser presentada a la dirección de la empresa o unidad presupuestada, donde será tomada la decisión definitiva. A nadie escapa lo que eso significa en Cuba, y el peligro latente de que el clientelismo político tenga un papel muy importante en la selección de las personas a reubicar.

Reconocidos expertos, que desempeñaron cargos oficiales importantes durante muchos años, han expresado preocupaciones sobre este esquema masivo de despido, cuando no se basa en un estudio técnico de organización del trabajo. Es el caso del Dr. Lázaro González Rodríguez, exviceministro del Trabajo, quien en octubre 2010 publicó en un blog lo siguiente: “El 90% de las normas de trabajo (en Cuba) son elementales. Las empresas y demás entidades, en su inmensa mayoría, no han realizado durante los últimos años estudios de organización del trabajo y, por tanto, cualquier balance de cargas y capacidades es erróneo…Durante los últimos 20 años no se han preparado técnicos en organización del trabajo ni se le ha prestado atención a esta disciplina”.

Indudablemente motivos no le faltan al analista Ariel Terrero para dudar sobre la transparencia con que se está ejecutando el proceso de reordenamiento laboral.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

ECOS DE LA VI CUMBRE DE LAS AMERICAS

Martes, Abril 24, 2012 | Por Oscar Espinosa Chepe

LA HABANA, Cuba, abril, www.cubanet.org

Los pueblos de América tiene derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla”.

“La democracia es esencial para el desarrollo social, político y económico de los pueblos de las Américas”.

Carta Democrática Interamericana, Artículo 1

Aunque han transcurrido varios días de la celebración de la VI Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias, Colombia, los debates y análisis sobre los resultados del conclave continúan. Ahora resultó más evidente que la agrupación ALBA, formada por países que giran en la órbita de la Venezuela de Chávez, tiene como prioridad absoluta la desintegración del Sistema Interamericano, para sustituirlo por otro mecanismo “Latinoamericano- Caribeño”, que excluiría a Estados Unidos y Canadá, las naciones más avanzadas del continente, con el propósito de imponer una agenda populista y liquidar los obstáculos legales- como la Carta Democrática Interamericana- que impiden dar rienda suelta a sus ansias de poder absoluto sobre los pueblos del subcontinente.

En esta cumbre utilizaron la no invitación al gobierno de Cuba y el diferendo entre Argentina y Gran Bretaña sobre las Islas Malvinas como elementos divisionistas. En el caso de la mayor de las Antillas exigieron su presencia e indicaron que a la próxima cumbre no asistirían si no fuera invitada. Con ello soslayan que en la Tercera Cumbre de las Américas, efectuada en Quebec, Canadá, del 20 al 22 de abril de 2001, se adoptó una cláusula democrática que establece que cualquier alteración o ruptura inconstitucional del orden democrático en un estado del hemisferio constituye un obstáculo insuperable para la participación del gobierno de dicho estado en el proceso de cumbres de las Américas. Esta cláusula democrática existe también en los mecanismos regionales y subregionales, y expresan los mismos objetivos.

Asimismo esos conceptos fueron recogidos en la Carta Democrática Interamericana, adoptada en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, en Lima, Perú, el 11 de septiembre de 2001. En el Artículo 3 de la Carta incluso se precisaron con claridad los elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, “…el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al Estado de Derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos”. Por otra parte en el Artículo 4 se califican como componentes fundamentales del ejercicio de la democracia “…la transparencia de las actividades gubernamentales, la probidad, la responsabilidad de los gobiernos en la gestión pública, el respeto por los derechos sociales y la libertad de expresión y de prensa”. Además entre otras cosas habría que agregar que en el Artículo 10 se establece que “La promoción y el fortalecimiento de la democracia requieren el ejercicio pleno y eficaz de los derechos de los trabajadores…”, inexistente en Cuba donde se violan los derechos laborales, los salarios son insuficientes para vivir, está prohibida la libre organización de sindicatos independientes y perseguido cualquier intento de huelga o de protesta pacífica.

Ninguno de esos preceptos democráticos son cumplidos en Cuba. Por el contrario, el gobierno ha confirmado recientemente su vocación totalitaria. En la Primera Conferencia del Partido Comunista de Cuba, realizada en enero pasado, esta organización autocalificada como vanguardia de la sociedad cubana ratificó el unipartidismo y su apego al marxismo-leninismo, más recientemente, a fines de marzo, el vicepresidente del gobierno Marino Murillo expresó que en Cuba no habrá cambios políticos. Esto ha venido acompañado de campañas masivas de persecución a pacíficos ciudadanos que protestan por la situación imperante en el país y por la total falta de libertad imperante tras 53 años de totalitarismo. Entonces resulta incomprensible que si el gobierno proclama su vocación antidemocrática, se quiera que participe en una reunión donde está firmemente establecido el respeto a los principios democráticos.

Es lógico que los aspirantes a dictadores permanentes que hoy rigen los destinos de los países del ALBA, deseen adulterar las bases de estas cumbres. Pero es incomprensible que dignatarios de otras naciones de América Latina y el Caribe hayan mantenido posiciones vacilantes con respecto a la inclusión del gobierno cubano, cuando para todo el continente está claro que en Cuba no hay ningún atisbo de libertad. Esto prueba la falta de solidez democrática que sigue prevaleciendo en el continente y el peso que todavía tienen las corrientes populistas y demagógicas, incluso en algunos gobiernos que pretenden un papel más preponderante a escala planetaria.

Para los cubanos no es sorpresa esas actitudes vacilantes y oportunistas de algunos países del área. Desde hace muchos años se observa el desdén hacia los sufrimientos de nuestro pueblo. La inmensa mayoría de las embajadas de los países caribeños y latinoamericanos rechazan los contactos con los perseguidos disidentes y hasta algunos pretendidos líderes de la región se han negado a hacer gestiones para evitar la muerte de pacíficos presos políticos. Indudablemente habría sido comprensible que se tratara el tema del embargo de Estados Unidos a Cuba, condenándolo como un mecanismo inútil que sólo ha servido de coartada al totalitarismo para justificar la represión y culparlo del desastre causado por la aplicación de un modelo económico, político y social fracasado. Pero al mismo tiempo de pedir al gobierno norteamericano que termine esa política absurda, censurada por la Iglesia católica estadounidense, deberían exigir con firmeza el respeto a los derechos humanos y el avance de un verdadero proceso democratizador a las autoridades cubanas, y no continuar sordos, ciegos y mudos ante los desmanes totalitarios en la Isla.

No obstante, los esfuerzos de los países del ALBA y otros por obstaculizar una verdadera integración del continente han fracasado. El 15 de mayo entrará en vigor el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia y pocos días después el suscrito con Panamá. Con excepción de Ecuador, todos los países de la subregión, ribereños con el Océano Pacifico, tendrán acuerdos de este tipo con Estados Unidos, pasos sumamente importantes para el desarrollo comercial, inversionista y tecnológico de las naciones latinoamericanas implicadas. Los esfuerzos del obstruccionismo y el aislamiento están condenados al fracaso en un mundo cada día más interdependiente.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

¿QUE FUNCIONA EN CUBA?

Viernes, Abril 27, 2012 | Por Miriam Leiva

HABANA, Cuba, abril, www.cubanet.org -La cola funciona muy bien. Es la única organización perfeccionada durante cinco décadas. Da igual si se trata de cambiar dinero en una CADECA o atrapar una guagua, la disciplina se ha aprendido bien, no tanto por la insistencia de las autoridades para controlar a cada cubano, sino para evitar los exabruptos y trifulcas que ocasiona esa persona que siempre pierde quien le dio el último y, por tanto, se coloca a la cabeza.

Pero el ingenio de los organizadores de cualquier actividad, o la falta de él, provoca situaciones surrealistas. La marea humana congregada en la Plaza de la Revolución, el 28 de marzo para asistir a la misa oficiada por el Papa Benedicto XVI, buscaba infructuosamente los “baños”. Quienes tuvieron la suerte de entrar por la calle frente al edificio del Ministerio de la Construcción, se sorprendían al ver dos ruinosas y pequeñas armaduras, montadas sobre alcantarillas con un “molote de gente” alrededor. Eran las únicas existentes para los cientos de miles de personas congregadas. Envié una foto a una amiga extranjera y se asombró ver la gran cola “esperando la guagua”. Mayor fue el asombro cuando le aclaré el error. Indudablemente las caras estaban tensas por la espera y las insalubres condiciones del lugar, pero todos aguardaban con resignación y no faltó el chiste cubano.

También, lograr atención en una casa de cambio (CADECA) puede convertirse en una odisea. Creadas en 1994, cuando el gobierno comprendió que era preferible recaudar las divisas a mantener penalizada la posesión, quizás de unos pocos dólares enviado por algún familiar desde “el imperio”, y fomentar el tráfico ilegal. Durante cierto tiempo después, aún permanecían en prisión quienes habían sido atrapados burlando la ley con un par de dólares en el bolsillo. Inicialmente se crearon en unos cajones, perdón, unos pequeños contenedores, regados por La Habana y las capitales de provincia, y poco a poco las autoridades advirtieron que se necesitaba abrirlas en todos los pueblos. El traslado para lograr el cambio era sido agotador y, además, interfería las ventas en la Tiendas de Recuperación de Divisas (TRD) y las otras cadenas, todas estatales, que proliferaron.

Las colas en las CADECAS fueron mutándose según las circunstancias. Donde se disfrutaba de la brisa bajo un árbol, se decidió enviar a los clientes a esperar a media cuadra, bajo el sol. No han faltado las aguas albañales y los desagradables olores, insoportables durante las largas esperas. Sin embargo, los horarios de atención al público fluctúan por los más disimiles motivos, ya sea debido a necesidades personales de los empleados o la llegada del camión de traslado del dinero que, por cierto, no siempre está disponible. Para colmo de dificultades, comenzó a pagarse en las CADECAS la pensión a los jubilados, de manera que en los días correspondientes, las colas son interminables.

Precisamente, el artículo “CADECA por un cambio” del periódico Trabajadores, el 2 de abril, se refiere a los problemas en las cajas de cambio: “La cantidad insuficiente de sucursales, el incumplimiento del horario de trabajo por parte de algunos cajeros, y las malas condiciones materiales en muchos casos para atender al público, se encuentran dentro de las principales inquietudes de los usuarios.”

Resultaría realmente incomprensible si no se tratara de Cuba, donde casi nada funciona, pues esta es una actividad con ganancias netas. Si alguien pierde es el cliente quien además de todas las inconveniencias, cambia a una tasa abusiva y paga un fuerte impuesto al entregar moneda dura por los “chavitos”, los CUC que sólo sirven en el archipiélago cubano, o los compra, en iguales condiciones, con los pesos, que muchas veces con grandes sacrificios acumula para poder adquirir hasta los productos de primera necesidad en la tiendas de venta en divisas, con precios alucinantes.

En cuanto a los empleados, el único alivio es el aire acondicionado, indispensable en esos pequeños cubículos. Con salarios bajos y sin estímulos adicionales afrontan la responsabilidad y el riesgo de trabajar con dinero, lo cual debería ser bien remunerado. Al tiempo que permanecen largas jornadas sin pausas por la presión de la cola casi siempre incesante. También los custodios han ido cayendo en el trato inadecuado al público, por similar falta de motivación. Para solucionar los problemas, en el referido artículo se cita a la presidenta de CADECA: “Hay que elevar la exigencia, pues también atravesamos un alto índice de ausentismo, fundamentalmente en julio y agosto, cuando se nos quedan líneas de cajas vacías, a pesar de los constantes cursos que desarrollamos para ampliar el número de trabajadores.” No parece que pueda achacársele la culpa a su gestión, pues debe cumplir la política fijada por niveles superiores, que aplica conceptos similares también para el resto de las actividades del país.

La Central de Trabajadores de Cuba (CTC) exige a los empleados mayores esfuerzos y disciplina para cumplir los planes, pero no ejecuta su función de defender los derechos de sus afiliados, comenzando por el reconocimiento al valor de la función que desempeñan, para que se sientan realmente motivados y, como se usa decir ahora, tengan el “sentido de pertenencia”, que no se logra con consignas.

Seguramente el sindicato tiene eficientemente cumplida la meta de cobro de la cuota mensual y del aporte al Día de la Defensa a todos los afiliados. Dejará de esforzarse en la comunicación de las nuevas cesantías hasta que pase el acto político de reafirmación revolucionaria de cada Primero de mayo. Al salir hacia la manifestación del Día de los Trabajadores pasará lista para garantizar la asistencia de la mayor cantidad posible de personas, y tendrá que hacerse de la vista gorda con la permanencia de los trabajadores en el acto.

foto:cubanet

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

1 DE MAYO EN CUBA: NADA QUE CELEBRAR

Aunque el Gobierno sigue escamoteando los datos reales sobre la situación que afrontan los trabajadores, bien se conoce que el salario real continúa disminuyendo

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 25/04/2012 10:33 am CUBAENCUENTRO

Como todos los años, las autoridades cubanas han convocado a desfiles para supuestamente celebrar el 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores. El acto central tendrá un desfile en la Plaza de la Revolución en La Habana, con actividades similares en las capitales de provincias y las cabeceras de los municipios. La convocatoria a estas “festividades” se realizó por la amaestrada Central de Trabajadores de Cuba (CTC), polea de transmisión utilizada por el Partido Comunista para ejercer su dominio totalitario sobre los trabajadores.

En esta ocasión, como ha sucedido durante años, muchas personas serán acarreadas para participar en el desfile, en un contexto sumamente tétrico para los cubanos, especialmente los trabajadores. Como novedad se anuncia la participación en los “festejos” de trabajadores por cuenta propia, como si alguien desconociera en Cuba que estas personas lo harán bajo el temor y las presiones. Sería absurdo que tuvieran deseo de celebrar el acoso de los inspectores, impuestos desmedidos, la carencia de un mercado mayorista y múltiples prohibiciones establecidas para impedir el progreso de sus iniciativas, que hacen vivir a los trabajadores por cuenta propia en un continuo estado de sobresalto e incertidumbre.

Aunque el Gobierno sigue escamoteando los datos reales sobre la situación que afrontan los trabajadores, bien se conoce que el salario real continúa disminuyendo, al unísono de mayores dificultades en alimentación, vivienda, transporte, vestimenta, calzado y todos los demás aspectos de la vida cotidiana. Según datos preliminares publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), el salario nominal medio mensual al cierre de 2011 fue de 455 pesos, lo que representa un incremento de 1,5 % respecto a 2010. Pero los precios de los artículos ofertados en los mercados agropecuarios (de oferta y demanda y los estatales) subieron en alrededor del 20 % en igual período, según la misma fuente. A esto hay que añadir otros incrementos de precios como en la electricidad, en un rango de 15,3 % a 284,6 % cuando el consumo sobrepase los 301 Kilovatios /hora mensuales; los artículos de aseo y limpieza sacados del sistema de racionamiento (la misma cantidad de productos vendidos con un costo de 19.60 pesos en 2010, elevaron su precio a 209 pesos en 2011); servicios como barbería y peluquería multiplicaron las tarifas; así como hubo notables aumentos en otros artículos y servicios, incluidos los ofertados en el sector de venta en moneda convertible, por lo que el nivel de inflación en 2011, todavía ocultado por las autoridades, tiene que haber sido de dos dígitos, o sea varias veces superior al incremento del salario nominal.

Lo anterior indica a las claras que en vez de detenerse el deterioro que se aprecia en el salario real desde hace años, esta tendencia se profundizó en 2011 con severas afectaciones en el nivel de vida de los trabajadores. Estudios realizados por economistas oficiales y por reconocidos profesores de universidades extranjeras, como el Dr. Carmelo Mesa-Lago, demuestran que a partir de 1990 el salario real se ha deteriorado progresivamente. Igualmente ha ocurrido con las pensiones, que en 2011 crecieron un 4,1 %, según los datos preliminares de ONE. En los referidos estudios, hasta 2010 el salario real por su continuado deterioro no sobrepasaba el 30 % del nivel alcanzado en 1989.

Las tribulaciones de los trabajadores cubanos no solo son causadas por la insuficiencia del salario, pagado en moneda nacional que el Estado, casi único empleador, no reconoce en sus tiendas de divisas, y apenas representa el equivalente a 18 dólares como promedio mensual. Se añade el proceso de despido masivo a 1,3 millones de personas, algo más de la cuarta parte de las empleadas, proceso que se ha ralentizado, aunque parece que se reactivará próximamente con su carga de sufrimiento para los afectados, que tendrán que rehacer sus vidas en otros oficios, si logran obtener ubicación laboral.

La situación actual y futura de los trabajadores no es nada halagüeña, sin motivos algunos para celebrar el Día Internacional del Trabajo. El Gobierno en su machacona propaganda, divulga los problemas existentes en otros países, pero la magnitud de los que afrontan los cubanos sobrepasa esos lamentables sufrimientos. En el pretendido “paraíso de los trabajadores”, son ellos precisamente los más perjudicados y explotados, en un proyecto que prometió el cielo, pero ha llevado a la nación al infierno.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

CUBA, UNA SOCIEDAD AMAESTRADA

El limbo legal es un eficaz instrumento para impedir los reclamos políticos de millones de seres sobrevivientes gracias al robo y la corrupción del mercado no tan subterráneo

Miriam Leiva, La Habana | 27/04/2012 10:33 am , CUBAENCUENTRO

El cambio en Cuba progresa desde hace varios años en el despertar de las personas sobre la necesidad de modificar todo lo que afecta su existencia y la de sus familias. Públicamente quejas y críticas brotan de una persona y se convierten en diálogos entre desconocidos, lo que no mucho tiempo atrás era impensable. Quienes participaron entusiastamente en la llamada revolución, reflejan amargura en los envejecidos rostros y arrastran sus cuerpos escuálidos por la escasa alimentación lograda con la mísera pensión que malamente alcanza para sobrevivir. Los padres y madres de niños y adolescentes transpiran la tensión de la lucha cotidiana por el sustento de todos, mientras los jóvenes se evaden del medio asfixiante de sus intereses y aspiraciones, no siempre de forma sana y ética, en espera de encontrar el modo para escapar al extranjero.

¿Cuáles son los motivos para que tantas dificultades e insatisfacciones sean asumidas con resignación y eterna espera? No se trata de que los cubanos no progresen, la tragedia es que avanzan hacia atrás, hacia un país que nunca existió, porque Cuba hasta la década de 1960 crecía gracias a su inquisitiva y laboriosa población. Los problemas económicos y sociales podían haber tenido pronta solución, si el torrente entusiasta se hubiera guiado adecuadamente. ¿Por qué la mayoría de los cubanos continúa regalando sus vidas y las de sus familias, cuando no confían ni creen en quienes dirigen? Posiblemente porque están amaestrados para obedecer después de 53 años, durante los cuales más del 70 % de la población nació y no ha conocido otras experiencias que el permanente dictado de acciones y la vigilancia.

En Cuba casi todas las actividades han sido consideradas ilegales, porque el Estado acapara todos los derechos. La patria se identificó con el poder absoluto. De tal suerte, en las alocuciones políticas y los medios se engrandecen los esfuerzos y recursos destinados por “el país” hasta para los más pueriles asuntos, que el común mortal tiene que agradecer y honrar. En el curso de los últimos seis años, los máximos dirigentes se han referido a las miles de disposiciones, reglamentos, decretos, leyes emitidas, que hasta se contradicen, y la Constitución prohíbe el trabajo privado y la “explotación” de fuerza laboral, pero ha sido permitido el trabajo por cuenta propia y la contratación de empleados. La legislación continúa a la saga. ¿Motivos? Para que las personas “anden derechas”, porque las condenas por matar una vaca, aunque sea la propia, en ocasiones son superiores a asesinar a un ser humano. Además, el limbo legal es un eficaz instrumento para impedir los reclamos políticos de millones de seres sobrevivientes gracias al robo y la corrupción del mercado no tan subterráneo. La “bolsa negra” se ha perseguido según las conveniencias del momento, pero en realidad se estimula como vía para repartir la escasez y garantizar incondicionalidad. El sistema tiene el mérito de haber destruido los profundos valores éticos, y creado antivalores, porque el niño que se cría sabiendo que el padre roba y que no puede decir nada comprometedor, ve el robo como algo normal y se convierte en un simulador, heredero del delito, y candidato a preso común.

En esa atmósfera agobiante, durante los dos últimos decenios los cubanos siempre ingeniosos y ya amantes de los prohibido, elaboraron antenas clandestinas para captar las transmisiones de la televisión, fundamentalmente de Miami, llenar de cables el edificio y luego las cuadras para evadirse en telenovelas, humorismo y musicales, complementados con los bancos de videos para alquilar esos materiales muchas veces de dudosa calidad. Con el avance de la técnica, circulan las memorias flash, los CD y los DVD, muchas veces con productos críticos de fabricación nacional.

Según ha progresado la conciencia nacional sobre la necesidad de cambios, e inclusive el oportunismo para no quedarse atrás en caso de que ocurran, surgió un destape a la cubana, o sea discreto, timorato, con marcha adelante y hacia atrás, hasta ser más osado y abierto. Va desde opiniones críticas muy bien fundamentadas por parte de intelectuales y artistas hasta reggaetones costumbristas, sensatos o superficiales y groseros. Siempre salpicados de los chistes porque “el cubano se ríe hasta de su tragedia”. Está la contraofensiva oficial que no alcanza la chispa espontánea ni los análisis certeros de quienes padecen en carne propia o están sensibilizados por los problemas de los demás, mientras reprime a los disidentes. Son apreciables las posiciones de Pablo Milanés, las recientes canciones de X Alfonso, cierto humorismo y algunas películas.

Sin embargo, todavía la población no sale del caparazón. Las soluciones se ven con corto alcance y muy centrada en los problemas inmediatos. No se acaba de comprender que se está perdiendo la única vida, y el deber consigo, la familia y Cuba de ejercer los derechos ciudadanos. Hasta en las personas más avispadas y arriesgadas continúa el vocabulario de la propaganda, y el ego no permite reconocer que otros también pueden abrir caminos, porque los métodos y las vías de esta etapa bien pueden ser distintos. Indudablemente para todos, la etapa de transición lenta e ignota es muy difícil, siempre obstruccionada por la inexperiencia, los agentes infiltrados y los malintencionados, pero no puede prevaler el criterio de la exclusividad o pretenderse la imposición de una verdad, sin comprender que son conceptos sembrados por el totalitarismo. Los reclamos que deberían ser pacifica, aunque enérgicamente realizados al Gobierno, se vuelcan aún en el seno familiar y la interacción social. La violencia doméstica se ha incrementado, mientras son comunes las reyertas en los ómnibus repletos, luego de largas esperas y colas, los juegos de pelota o simplemente una mala respuesta en cualquier lugar.

Por su parte las autoridades, que reconocen la necesidad de cambios para preservar el poder, denotan el enmohecimiento por envejecer enclaustradas en las alturas, con todas sus necesidades y antojos resueltos, una inmensa y costosa corte de clientes agrupados en el partido único, las organizaciones juveniles, los comités de defensa de la revolución, la Central de Trabajadores de Cuba —que respalda el desempleo— la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños —que no impulsa la ejecución inmediata de las medidas imprescindibles para liberalizar la actividad agraria— y otros, así como la inmensa burocracia de los ministerios y organismos del Estado. Mientras prolongan las subvenciones de Hugo Chávez, ni siquiera han podido emprender reformas similares a las chinas o vietnamitas por más consejos que de ellos hayan recibido, porque no están dispuestas a permitir relevos, y aquellos con ideas nuevas tienen miedo a expresarlas recordando los que siempre ha sucedido a los algo osados.

No obstante, la crisis se complica ante la aceleración del desempleo de los 1,3 millones de trabajadores, el intenso declive de salarios y pensiones reales, el aumento permanente de los precios, la negativa a liberalizar ampliamente el trabajo por cuenta propia y agrícola con condiciones para su éxito en beneficio privado y de la economía de la nación, así como la imposibilidad de facilitar la mejoría de las condiciones de vida de la mayoría del pueblo.

Desde el 24 de abril comenzaron los actos en poblados y ciudades para festejar el Día de los Trabajadores, con las consignas de “apoyo a la revolución, la dirigencia histórica y el partido único”, que culminará con el desfile en La Habana el 1 de mayo. ¡Hasta los trabajadores por cuenta propia asistirán identificados y unidos por primera vez! ¿Cómo no hacerlo, si podría peligrar la licencia para ejércerlo? La gran participación no significará apoyo real. Hasta los animales amaestrados, saltan.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia