1 DE MAYO EN CUBA: NADA QUE CELEBRAR

Aunque el Gobierno sigue escamoteando los datos reales sobre la situación que afrontan los trabajadores, bien se conoce que el salario real continúa disminuyendo

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 25/04/2012 10:33 am CUBAENCUENTRO

Como todos los años, las autoridades cubanas han convocado a desfiles para supuestamente celebrar el 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores. El acto central tendrá un desfile en la Plaza de la Revolución en La Habana, con actividades similares en las capitales de provincias y las cabeceras de los municipios. La convocatoria a estas “festividades” se realizó por la amaestrada Central de Trabajadores de Cuba (CTC), polea de transmisión utilizada por el Partido Comunista para ejercer su dominio totalitario sobre los trabajadores.

En esta ocasión, como ha sucedido durante años, muchas personas serán acarreadas para participar en el desfile, en un contexto sumamente tétrico para los cubanos, especialmente los trabajadores. Como novedad se anuncia la participación en los “festejos” de trabajadores por cuenta propia, como si alguien desconociera en Cuba que estas personas lo harán bajo el temor y las presiones. Sería absurdo que tuvieran deseo de celebrar el acoso de los inspectores, impuestos desmedidos, la carencia de un mercado mayorista y múltiples prohibiciones establecidas para impedir el progreso de sus iniciativas, que hacen vivir a los trabajadores por cuenta propia en un continuo estado de sobresalto e incertidumbre.

Aunque el Gobierno sigue escamoteando los datos reales sobre la situación que afrontan los trabajadores, bien se conoce que el salario real continúa disminuyendo, al unísono de mayores dificultades en alimentación, vivienda, transporte, vestimenta, calzado y todos los demás aspectos de la vida cotidiana. Según datos preliminares publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), el salario nominal medio mensual al cierre de 2011 fue de 455 pesos, lo que representa un incremento de 1,5 % respecto a 2010. Pero los precios de los artículos ofertados en los mercados agropecuarios (de oferta y demanda y los estatales) subieron en alrededor del 20 % en igual período, según la misma fuente. A esto hay que añadir otros incrementos de precios como en la electricidad, en un rango de 15,3 % a 284,6 % cuando el consumo sobrepase los 301 Kilovatios /hora mensuales; los artículos de aseo y limpieza sacados del sistema de racionamiento (la misma cantidad de productos vendidos con un costo de 19.60 pesos en 2010, elevaron su precio a 209 pesos en 2011); servicios como barbería y peluquería multiplicaron las tarifas; así como hubo notables aumentos en otros artículos y servicios, incluidos los ofertados en el sector de venta en moneda convertible, por lo que el nivel de inflación en 2011, todavía ocultado por las autoridades, tiene que haber sido de dos dígitos, o sea varias veces superior al incremento del salario nominal.

Lo anterior indica a las claras que en vez de detenerse el deterioro que se aprecia en el salario real desde hace años, esta tendencia se profundizó en 2011 con severas afectaciones en el nivel de vida de los trabajadores. Estudios realizados por economistas oficiales y por reconocidos profesores de universidades extranjeras, como el Dr. Carmelo Mesa-Lago, demuestran que a partir de 1990 el salario real se ha deteriorado progresivamente. Igualmente ha ocurrido con las pensiones, que en 2011 crecieron un 4,1 %, según los datos preliminares de ONE. En los referidos estudios, hasta 2010 el salario real por su continuado deterioro no sobrepasaba el 30 % del nivel alcanzado en 1989.

Las tribulaciones de los trabajadores cubanos no solo son causadas por la insuficiencia del salario, pagado en moneda nacional que el Estado, casi único empleador, no reconoce en sus tiendas de divisas, y apenas representa el equivalente a 18 dólares como promedio mensual. Se añade el proceso de despido masivo a 1,3 millones de personas, algo más de la cuarta parte de las empleadas, proceso que se ha ralentizado, aunque parece que se reactivará próximamente con su carga de sufrimiento para los afectados, que tendrán que rehacer sus vidas en otros oficios, si logran obtener ubicación laboral.

La situación actual y futura de los trabajadores no es nada halagüeña, sin motivos algunos para celebrar el Día Internacional del Trabajo. El Gobierno en su machacona propaganda, divulga los problemas existentes en otros países, pero la magnitud de los que afrontan los cubanos sobrepasa esos lamentables sufrimientos. En el pretendido “paraíso de los trabajadores”, son ellos precisamente los más perjudicados y explotados, en un proyecto que prometió el cielo, pero ha llevado a la nación al infierno.

Deja un comentario

Archivado bajo Economia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s