Archivo mensual: octubre 2011

ENTRAMPADO EN EL PASADO (II)

El Partido Comunista de Cuba se mantiene empantanado, prisionero de dogmas, de los cuales no puede liberarse (final)

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 21/10/2011

Resulta una ironía que a estas alturas, después de tantas persecuciones y calumnias sobre el trabajo independiente, de acuerdo al Punto 45 de la Sección II del Proyecto de Documento Base, se quiera “perfeccionar la atención política a los que desempeñan diversas modalidades de gestión económica no estatal y combatir los prejuicios existentes en torno a ellos”. Habría que preguntar por qué en 1968 se llevó a cabo la Ofensiva Revolucionaria, que destruyó todo el tejido económico del país. ¿Por qué el partido no hace una honesta crítica por el enorme error y se condena a quienes impusieron esa barbaridad?

Sorprende ahora el repentino deseo, Punto 52, de “reforzar la preparación de la familia y su responsabilidad primordial con la educación de los hijos”, cuando durante decenios se envió los muchachos obligatoriamente a las escuelas en el campo, separados de sus padres, no siempre con las mejores condiciones de vida. Esto sin soslayar las carencias habituales en la sociedad, particularmente de viviendas, poco propicias para el desarrollo sano de la familia y la educación de los hijos. Asimismo, llama la atención el repentino deseo contenido en el Punto 53 de “potenciar el amor al trabajo como uno de los valores fundamentales, así como a la educación cívica, moral y estética”, cuando con el salario medio mensual, equivalente a 18 dólares, no se puede vivir y cuando para alcanzar puestos en el turismo y empresas extranjeras —donde se perciben mejores ingresos— hay que practicar la doble moral y fingir apoyo al Gobierno.

En el Punto 54 se habla de “enfrentar los prejuicios raciales, de género, ante creencias religiosas, orientación sexual y otros que puedan originar cualquier forma de discriminación o limitar el ejercicio de los derechos de las personas, entre ellos los de ocupar cargos públicos…”. Pero se sabe que cualquier opinión que se aparte un ápice de la línea trazada por el partido comunista impide progresar y ocupar cargos públicos.

En el Punto 62 se reitera la necesidad de “desarrollar y hacer un mayor uso de las investigaciones sociales y los estudios socio-políticos y de opinión en todos los ámbitos y sectores de la vida del país”. A esto se une en el Punto 66 el llamado a suprimir “…las nocivas manifestaciones del secretismo”. Por lo absurdo y contradictorio de este planteamiento y teniendo en consideración el ambiente de falsedad y ocultamiento informativo prevaleciente, no vale la pena comentarlo.

Respecto al Punto 68 se establece “garantizar que los cuadros se caractericen… (por asumir) los principios consagrados en la Constitución de la Republica y la política del Partido, sean o no militantes del PCC o de la UJC”. Con ello se ratifica la tradicional política clientelista y la obligación de los ciudadanos a someterse al dictado del partido para progresar en Cuba.

En el Punto 71 se habla de “limitar a un máximo de dos períodos consecutivos de 5 años el desempeño de los cargos políticos y estatales fundamentales”. No obstante, en el Punto 77 se deja claro el requerimiento de “…implementar vías que posibiliten su reubicación (de los cuadros) cuando concluyan su labor profesional en las organizaciones políticas y de masas o en cargos electivos del Gobierno”, lo cual significa que los cargos del PCC se seguirán reciclando. Esto confirma el viejo apotegma de que los cuadros al caer, reflotan como el corcho.

Por último, en la Sección IV: Relaciones del Partido con la UJC y las organizaciones de masa, se repiten desgastadas concepciones que ratifican que solo son correas de transmisión de las decisiones tomadas en los altos niveles del partido comunista para su cumplimiento por los jóvenes, trabajadores, campesinos y el pueblo en general, o sea meros instrumentos para la ejecución de los designios del totalitarismo.

Resulta lamentable que la dirección del partido se niegue a reconocer el fracaso del PCC y el advenimiento de una época que demanda, más que nunca, la tolerancia y el pluralismo como instrumentos de avance y desarrollo humano. Si el partido honestamente reconociera los enormes errores cometidos y desistiera de su irracional obsesión por el monopolio del poder, podría convertirse en una verdadera organización de la izquierda democrática, como en otros países. Un giro político que seguramente sería apoyado por un sector importante de la organización y de la mayoría absoluta de los cubanos que al mismo tiempo que desean una sociedad democrática donde sean respetados sus derechos, también aspiran a la equidad y la existencia de oportunidades para todos los ciudadanos.

Podrían hacerse comentarios adicionales sobre el Proyecto de Documento Base, pero su vacuidad y carencia de originalidad hacen innecesaria esa labor. Si algo muestra este documento es la ausencia de concepciones claras y definidas sobre el futuro del partido en la cúpula dirigente. Esto podría explicar el porqué del inmovilismo existente en la gestión del país, cuando los problemas se acumulan y las probabilidades de una catástrofe de dimensiones colosales no dejan de crecer.

© cubaencuentro.com

Dirección URL:
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/entrampado-en-el-pasado-ii-269647

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

FOTO DEBAJO:

¨OBRA¨, PINTOR PEDRO PABLO OLIVA

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

ENTRAMPADO EN EL PASADO (I)

CUBAENCUENTRO | Cuba

El Partido Comunista de Cuba se mantiene empantanado, prisionero de dogmas, de los cuales no puede liberarse

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 20/10/2011

El Proyecto de Documento Base para la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba (PCC), convocada para el 28 de enero de 2012 comenzó a circular el 14 de octubre. Resalta en este documento la carencia de nuevas ideas; únicamente se encuentran viejos y gastados conceptos, en medio de generalidades y burdas copias de decisiones tomadas por los partidos comunistas de China y Vietnam desde hace tiempo, como el establecimiento de solo dos mandatos consecutivos para el ejercicio de los cargos fundamentales. Esto ratifica que el PCC se mantiene empantanado, prisionero de dogmas, de los cuales no puede liberarse.

En esta ocasión, ni siquiera se hace un balance de la pobre trayectoria de un partido que, como apuntara su nuevo Primer Secretario, Raúl Castro, en el pasado VI Congreso, no ha tenido la capacidad para cumplir los acuerdos adoptados en esos eventos anteriores. Ello demuestra la inexistencia de una verdadera disposición a cambiar, rectificar los viejos errores y salir de su condición de organización política fallida. De esta forma se continúa la senda de su contradictoria caracterización como marxista-leninista y martiano, y en su absurda aspiración de ser el partido único de la nación cubana. De nuevo se pretende conjugar doctrinas totalitarias y disfuncionales con el rico pensamiento humanista de José Martí, quien rechazó la lucha de clases y expresamente prefirió la existencia de muchos propietarios [1].

También se reitera la proclamación del PCC como vanguardia de la sociedad cubana, después de 50 años de fracasos y la conducción de la nación al “borde del precipicio” como diagnosticó Raúl Castro en un discurso pronunciado en diciembre del 2010. A la actual dirigencia partidista parece que no le dice nada el fracaso de estas vanguardias en todas partes, con excepción de China y Viet Nam, donde aunque se mantiene la falta de democracia, han comprendido que la propiedad privada y el mercado son esenciales para el desarrollo y el progreso; muy particularmente en el primero donde hombres acaudalados han sido incorporados al partido, enviando al muladar de la historia las tesis de la confrontación clasista.

La vida ha demostrado las acertadas preocupaciones de Rosa Luxemburgo, con el triunfo de la Revolución de Octubre en Rusia, al señalar sus aprensiones sobre la teoría de la dictadura del proletariado y la imposibilidad de crear una verdadera democracia partidista cuando se aplica una férrea tiranía a todo el pueblo. Las tempranas alertas de la dirigente socialdemócrata alemana de origen polaco —intencionalmente obviadas por la burocracia partidista soviética— siguen sin atenderse en Cuba, prefiriéndose continuar el camino del estalinismo, en la esclavización de los pueblos, y en primer lugar de la clase obrera, lanzada a la miseria y la desesperanza sin verdaderos sindicatos que la defiendan.

En realidad los partidos comunistas en vez de representantes de los trabajadores han sido instrumentos en manos de grupos que han usurpado el poder a nombre de una idea falsa; una de las mayores estafas realizadas en la historia de la humanidad. Manipulación no solo para dominar a los trabajadores, sino a toda la sociedad, mediante una apócrifa socialización de los medios de producción, que no ha sido más que la toma del poder absoluto por ambiciosos políticos, los cuales después de consolidados, convirtieron a los países sometidos a sus designios en feudos y a los engañados ciudadanos en vasallos.

En el Punto 1.3 de la Introducción del Proyecto de Documento Base se menciona “…que lo primero que estamos obligados a modificar en la vida partidista es la mentalidad que, como barrera psicológica, es la que más trabajo nos llevará a superar, al estar atada a dogmas y criterios obsoletos”. Ciertamente la mentalidad burocrática existente en el PCC está ligada a dogmas y criterios obsoletos, pero en el documento se aprecia que no hay ninguna voluntad para superarlos, sino que se reafirman, subrayando la característica leninista del partido, con todos los males que esto significa.

Así, al mantenerse el dominio absoluto de la sociedad por el partido, será imposible evitar su involucración en gestiones que no le corresponden, al mismo tiempo de convertirse la organización en un preciado escaño para los oportunistas y logreros de todo tipo, que saben que únicamente poseyendo el carnet del partido se puede ascender socialmente en Cuba. Esto ha sido uno de los factores para el auge del clientelismo, la doble moral y la corrupción.

Se habla de defender un socialismo inexistente, en el cual ya no cree ni gran parte de los militantes del PCC, cuando principios fundamentales se han violado durante decenios, y quienes mejor viven son precisamente quienes menos trabajan, habiéndose creado enormes diferencias sociales debido a un modelo económico, político y social disfuncional, que no tiene en cuenta los aportes del ciudadano y que, en lugar de promover la satisfacción creciente de las necesidades de las personas —como indica la engañosa teoría leninista—, ha desarrollado la miseria y la marginalidad.

Menos sentido tiene hablar de la defensa de la independencia nacional, cuando Cuba hoy es más dependiente económicamente que en 1959, ahora de forma determinante de Venezuela. Precisamente, el dominio del partido comunista y quienes lo dirigen ha logrado un proceso de involución creciente de la sociedad. La revolución vista en sus inicios como una esperanza y oportunidad de desarrollo y progreso para la nación se torció en el camino, negándose a sí misma.

Poco sentido tiene el Punto 1.8 de la Introducción al señalar que “…debe estimularse un clima de máxima confianza y crearse las condiciones necesarias a todos los niveles para el más amplio y sincero intercambio de opiniones, tanto en el seno del partido como en su relación con los trabajadores y el pueblo. Esto permitiría en un marco de respeto y compromiso la expresión de ideas y conceptos diversos, de modo que las discrepancias se asuman como algo natural.” Esto parece una burla a la inteligencia de los cubanos, cuando se conoce que cualquier opinión discrepante es calificada de contrarrevolucionaria y, cuando personas pacificas tratan de reclamar sus derechos, son acosadas por bandas paramilitares creadas exprofeso para reprimirlas.

¿Además, cómo es posible señalar eso, si se conoce que la prensa está totalmente monopolizada por partido y solo puede expresar lo ordenado?; ¿Cómo hablar de establecer un clima de máxima confianza, si la información se niega a los ciudadanos, las estadísticas se falsean flagrantemente o se ocultan al punto de que no se ofrece ni la cantidad de azúcar producida hasta de zafras realizadas años atrás?

Ahora en el Punto 1.8 se habla del “…escaso rigor y visión que abrieron brechas a la promoción acelerada de cuadros inexpertos e inmaduros, la poca sistematicidad y voluntad política para asegurar la promoción de mujeres, negros, mestizos y jóvenes a cargos principales sobre la base del mérito y las condiciones personales, así como la deficiencia en la selección y preparación de la reserva”. Valdría la pena preguntar quiénes son los responsables de esas deficiencias, y si no son el resultado del centralismo burocrático y el sociolismo, vigentes por tanto tiempo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿CUAL BLOQUEO TIENE LA CULPA?

Jueves, Octubre 20, 2011 | Por Miriam Leiva

LA HABANA, Cuba, octubre, www.cubanet.org -Los bloques de barro invaden Bayamo, porque la población no los compra a pesar de la gran necesidad de ellos para construir viviendas ligeras, en un terreno inestable y poco firme, para mitigar la gran carencia de moradas. En el amplio artículo “Producción de bloques de barro. Situación para ponerse a pensar”, del periódico Granma publicado el 18 de octubre, se describe la acumulación de 826 mil bloques de barro, el 53% del más de millón y medio producidos entre enero y septiembre pasados en la fábrica conocida como Cerámica Roja.

Esa Unidad Empresarial de Base de Elementos de Hormigón y Barro está situada en Granma, una de las 5 provincias orientales, donde existe gran deterioro en las edificaciones mayoritariamente muy antiguas y de madera, y nuevas demandas por el aumento de la población en los pasados 52 años. Además, los huracanes han sido devastadores, en particular los ocurridos en 2008 con grandes daños en la región, cuando el gobierno se negó a recibir la mayor parte de las donaciones internacionales ofrecidas, al proclamarse autosuficiente, sin que entregara ni vendiera a la población los materiales de construcción para reparar o reponer las pérdidas totales.

Sin embargo, entre el alivio a las prohibiciones anunciado por Raúl Castro estuvo la concesión de permisos para la reparación y ampliación de viviendas. Posiblemente esa sea la causa de que en Bayamo se prefiera “levantar un segundo o tercer piso”, como se aduce en el mencionado artículo para argumentar la necesidad de los boques de barro más ligeros que los de hormigón. Parece una solución lógica a la ampliación del reducido espacio compartido quizás por varias generaciones de la familia en la vivienda de los abuelos, ya que resulta casi imposible obtener un permiso para adquirir un terreno y otro para construir en él, y si se lograra, no se dispondría de capital suficiente para acometer la obra en un plazo prudencial.

Resulta un contrasentido que haya casi una ilimitada demanda y mucha producción, pero los bloques de barro permanezcan aglomerados en los alrededores de la planta. Incluso que se prefiera adquirir los de hormigón, a pesar de ser más pesados. Sencillamente, un bloque de barro grande cuesta 22 pesos, mientras el de hormigón vale 5 pesos. Recientemente, el gobierno aprobó la “venta liberada” de materiales de construcción, por lo que de los dos millones de unidades fabricadas en Bayamo, se supuso que el Ministerio de Comercio Interior asumiría 1 400 000 para vender a la población en los “puntos de venta liberada”, pero muy poco o nada se ha vendido al amparo de los nuevos precios, señala el artículo.

Los bloques de barro continuaron sorprendiéndonos al aparecer montañas de ellos, en el Noticiero de Television del mediodía el 19 de octubre. Pero no eran bayameses, sino de la Fábrica Antonio Suárez del Combinado de Elementos Aligerados de Camagüey. Se han acumulado a niveles críticos, alarmantes, fundamentalmente en el curso de los últimos 4 meses debido a que no ‘tienen salida’ en las tiendas por el aumento de los precios, según explicó el director. Más de 120 000 auguran que si persiste la situación, tendrán que paralizar la producción, ya disminuida considerablemente. Un trabajador se refirió a los daños económicos, que repercuten en menos salarios y algunos beneficios que deberían recibir los obreros por cumplir o sobre cumplir la producción. Son los llamados estímulos, en realidad concebidos para compensar los muy bajos salarios. Según explicaron, ante la crisis parece que la Empresa decidirá sustituir el barro por el hormigón, cuyos bloques tienen mejor venta.

La historia de los precios aparece por todos lados, se trate de implementos deficitarios para los trabajos en la agricultura, productos agropecuarios con menor calidad o envejeciendo, así como materiales de construcción en La Habana y otras zonas del país. Tanto en los periódicos como en la televisión y la radio se exponen reportajes sobre esos problemas. Al parecer se trata de demostrar una apertura en la información y que la población haga catarsis, liberando sus quejas con la vaga esperanza de que mejore la oferta y disminuyan los precios. Ciertamente han existido casos tan abrumadores, como los instrumentos para laborar en las tierras entregadas en usufructo, que se han rebajado, causando la sospecha de que no solo hubo incompetencia, sino también ambición de exprimirle los bolsillos al pueblo, que los tiene más bien vacíos.

Los precios se fijan arbitrariamente desde los niveles superiores, sin participación de los empresarios, conocedores de sus planes y costos de producción, que tendrían que evitar pérdidas y lograr ganancias mediante el ajuste de toda la cadena productiva, teniendo en cuenta la demanda local y procurando mercado en otros territorios, donde seguramente escasean sus productos. De tal forma también se complementarían mediante el flujo natural de oferta y demanda como ha ocurrido en el mercado desde épocas ancestrales, así como beneficiarían al pueblo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CUBA, GARANTE DEL SANGRIENTO REGIMEN SIRIO

Los hilos de la conjura del ALBA, movidos por Venezuela, que arrastra a una Cuba venida a menos tras su benefactor, se tejen en Irán

Miriam Leiva, La Habana | 17/10/2011 CUBAENCUENTRO

Bashar al-Assad asesina a miles de sirios desde hace seis meses, pero el canciller cubano Bruno Rodríguez integró la comitiva de homólogos, que el 9 de octubre se reunieron con el sangriento dictador en nombre del Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), para “rechazar los intentos de desestabilización en Siria por parte de Estados Unidos y sus aliados”, como anunció el ministro venezolano Nicolás Maduro, según reportaron los medios en Cuba. El día 10 los noticieros de la televisión mostraron imágenes del encuentro.

Aún en La Habana se muestra a Hugo Chávez enardecido, vociferando su apoyo incondicional a Muamar el Gadafi; continúan los reportajes jubilosos porque no se ha tomado el reducto de Sirte y se inauguran exposiciones con fotografías de una guerra que solo tiene una cara. El ministro Maduro antes de llegar a Siria declaró que “vamos a rechazar todas las formas de intervencionismo que el imperio está tratando para aplicar el formato de Libia, e ir a un proceso violento de cambio de régimen”. Esto recuerda la propuesta chavista para “solucionar el conflicto” en ese país, a tenor con los intereses del extravagante beduino libio.

Llama la atención que la delegación del ALBA se apresurara a Damasco, pocos días después de que en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no fuera posible adoptar una resolución por el veto de Rusia y China, y tuviera las abstenciones de Brasil, India y Sudáfrica, miembros no permanentes. Ese proyecto, negociado durante mucho tiempo por los países europeos y Estados Unidos, no condenaba explícitamente ni contenía sanciones, sino que era un llamado al cese de la represión y pedía la liberación de los presos políticos, cuando se estimaban 2.700 muertos, miles de heridos, detenidos y torturados, y decena de miles de desplazados y refugiados —tan solo en Turquía hay 7.000. Incluso, cientos de militares han sido masacrados por haberse sublevado para no disparar contra la población indefensa.

Rusia y China no suelen tener tanta afinidad en sus posturas internacionales. Han coincidido en el rechazo a tres resoluciones del Consejo de Seguridad; en 2007 pidiendo el respeto de los derechos humanos y la liberación de presos políticos, entre ellos la Premio Nobel Aung San Suu Kyi, en Birmania-Myanmar; en 2008 al impedir las sanciones y el embargo de armas al presidente de Zimbabwe, Robert Mugaba; y en la actual ocasión respecto a Siria. Resultan evidentes los intereses geopolíticos y económicos que mueven a estos países, y sobre todo a Rusia, que durante muchos decenios ha mantenido su presencia en el Medio Oriente a través de sus nexos con la dinastía Assad.

Los sorpresivos levantamientos populares en la región han deshecho alianzas consolidadas durante largo tiempo. Egipto no es el mantenedor de la estabilidad y garante de un statu quo para Israel. Turquía se eleva como ejemplo de país musulmán con avances democráticos y auge económico. En ese carácter, su poderoso primer ministro, Recep Tayip Erdogan, rompió definitivamente con Bashar al-Assad, junto a quien hace tres años disfrutó de vacaciones en familia. Medios de prensa citan despachos de la agencia iraní FARS, sobre el envió de su Canciller el 9 de agosto para conversar con el presidente sirio, a fin de procurar el cese del uso de la fuerza contra los manifestantes y la implantación de reformas.

En la reunión de seis horas, el león acorralado habría realizado varias amenazas: provocar una confrontación regional, si la OTAN intervenía en Siria como hizo en Libia; mover sus cohetes a las Alturas de Golán para dispararlos contra Israel; y pedir a Hezbolá que atacara ese país desde Líbano. Todos esos acontecimientos sucederían en las primeras tres horas, pero en las tres siguientes Irán atacaría los barcos de guerra de Estados Unidos en el Golfo, así como otros interés europeos. Esas nefastas posibilidades y el continuo baño de sangre parecen haber liquidado las reticencias de Turquía, que ya ha impuesto el embargo de armas, pero era reticente a las sanciones económicas por temor a lesionar los intereses comerciales de sus empresarios.

Por su parte, Rusia denota moverse para no perder totalmente su gran espacio en Siria, cuando las fuerzas rebeldes venzan. Tiene el antecedente de su desplazamiento en Libia, aunque allí no poseía tanto peso como en Damasco. Pocos días después de imponer el veto al proyecto de resolución de la ONU, el presidente Medvedev demandó la realización de reformas, y luego un portavoz declaró que el Gobierno propuso negociaciones entre Al Assad y el consejo rebelde, para lo que ofreció a Moscú como sede, y añadió que el veto en el no era una carta blanca, según mostró la televisión cubana el 10 de octubre. Casi simultáneamente, el Canciller chino se pronunció en sentido similar, según han reportado las agencias de prensa internacionales.

Evidentemente, los hilos de la conjura del ALBA, movidos por Venezuela, que arrastra a una Cuba venida a menos tras su benefactor, se tejen en Irán. Quizás no tan casualmente, el presidente Chávez anunció un nuevo viaje a La Habana para revisar su salud. Es muy probable que la agenda incluya con prioridad conversaciones sobre Siria. Evidentemente la situación económica del Gobierno isleño es tan desesperada que ha perdido el pudor, y envía a su Canciller como eco del venezolano, en un miserable papel que desluce épocas pasadas como tribuno tercer mundista en el Movimiento de Países No alineados y cuanto foro internacional existiera.

Las autoridades sitúan a Cuba entre los pocos países que defienden a ultranza dictadores dispuestos a asesinar en masa a sus pueblos. Son garantes de Siria e incondicionales de Irán, dispuesto a liquidar también a las naciones vecinas y poner el mundo al borde de una guerra de inmensas proporciones. Al mismo tiempo, respaldan grupos terroristas como Hezbolá en Líbano. Los regímenes totalitarios luchan con todos sus medios para preservar el poder absoluto, como dictaduras hereditarias. Parecen dispuestos a la bochornosa soledad, cuando los países árabes están retirando sus embajadores de Damasco, y los dubitativos de otras partes se deciden a abandonar al tirano, cuyo fin esta próximo.

Ojalá no sea reflejo de una futura reacción a lo que podría suceder, si el pueblo cubano se decidiera a ser dueño de su única vida.

© cubaencuentro.com

foto: Bashar-al-Assad y Raul Castro

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

TERRORISMO A CONVENIENCIA

Martes, Octubre 18, 2011 | Por Oscar Espinosa Chepe

LA HABANA, Cuba, octubre, www.cubanet.org -El mes de octubre ha transcurrido en Cuba bajo fuertes campañas propagandísticas. Los medios de difusión no cesan la constante alharaca política, con una intensidad que recuerda los tiempos de Fidel Castro. Los temas preferidos en esta ocasión son el embargo norteamericano, la situación de los 5 cubanos condenados por espionaje en Estados Unidos y el terrorismo, aprovechando el 35 aniversario del atentado al avión de Cubana de Aviación en Barbados que costó la vida a 73 personas inocentes.

El último tema ocupa la primacía en estas campañas, dirigidas a martillar las cansadas mentes de los cubanos, más que atiborradas por el incremento de los asfixiantes problemas vivenciales. Sin duda alguna, el terrorismo es condenable, y hechos como la tragedia de Barbados merecen un total esclarecimiento y la condena a quienes promovieron tan bárbara acción. Igual podría decirse de los actos dinamiteros ocurridos en hoteles y otros lugares de La Habana, donde perdió la vida un turista italiano y quedaron heridos varios pacíficos ciudadanos cubanos que casualmente se encontraban en el lugar.

Sin embargo, habría que preguntarse si el gobierno cubano tiene la suficiente autoridad moral para enjuiciar esos repudiables hechos, teniendo en consideración su largo historial de haber permitido y promovido el terror en Cuba bajo distintas formas y métodos durante muchos años. El terrible hundimiento del Remolcador 13 de Marzo, resultó en el ahogamiento de 32 personas, de ellos 20 niños, el 13 de julio de 1994, sin que hasta el momento se haya celebrado un juicio para esclarecerlo, a pesar de la solicitud formulada por la Iglesia Católica Cubana para que quedaran depuradas las responsabilidades por este trágico suceso. No menos brutal fue el derribo de dos avionetas de la organización Hermanos al Rescate, con cuatro personas a bordo, por aviones cazas Mig 23, el 24 de febrero de 1996. Independientemente de si estaban o no en aguas jurisdiccionales, no tiene justificación este desmedido proceder contra pequeñísimas naves desarmadas.

Además, cómo podría llamarse a la condena de 75 pacíficos disidentes a largas penas de cárcel en 2003, sino una clara acción para sembrar el terror y el miedo en la sociedad; qué título podría recibir el fusilamiento de tres jóvenes negros en abril de ese año, que urgidos por la desesperanza quisieron llevarse un barco para Estados Unidos, pero no derramaron sangre. Estos ejemplos y otros muchos demuestran fehacientemente las prácticas terroristas desplegadas por el gobierno para afincarse en el poder.

Ahora mismo, estos métodos continúan utilizándose mediante las bandas paramilitares al estilo de los voluntarios españoles en la colonia y la porra machadista, contra pacíficas personas que cansadas de la miseria y los abusos protestan y cívicamente piden respeto a sus derechos.

Por otra parte, poca moral tienen las autoridades, cuando internacionalmente se conjuran con connotados violadores de los derechos humanos y promotores del terrorismo internacional. Abiertamente se han aliado con Gadafi en Libia, Al-Assad en Siria y los ayatolas en Irán, a quienes no ha sido suficiente el terror aplicado a sus pueblo y lo han exportado.

Resulta improcedente reclamar justicia para la monstruosidad realizada en Barbados y al mismo tiempo aliarse a quienes dinamitaron un avión de la compañía Pan Am cargado de más de 200 civiles sobre Lockerbie (Escocia) y pusieron una bomba en la discoteca La Belle de Berlín en abril de 1986, con una apreciable cantidad de víctimas, acciones terroristas probadamente preparadas en Trípoli. Es incompatible proclamarse campeón en la lucha contra el terrorismo, cuando se hace causa común con el régimen iraní, promotor del terrorismo a escala internacional, incluyendo hechos tan salvajes como el atentado que destruyó la embajada de Israel en Buenos Aires y causó 30 muertes y más de 200 heridos el 17 de marzo de 1992, así como el atentado contra un Centro Judío con cerca de un centenar de fallecidos y numerosos heridos, el 18 de julio de 1994, ambos en Buenos Aires; proyectados por personas que hoy ocupan importantes cargos en el gobierno de Teherán.

A esto se añade el apoyo brindado actualmente a la dinastía de Damasco, que ametralla al pueblo para enfrentar su rebeldía, mientras la mayoría de los países árabes ya han retirado sus embajadores, e incluso aliados cercanos como Rusia y China, a pesar de vetar resoluciones del Consejo de Seguridad de ONU contra la tiranía de Bachar Al- Asad, abrumados por las atrocidades, hayan tenido que reclamar al gobierno sirio el cese del baño de sangre y busque soluciones.

Estos elementos demuestran que el gobierno cubano, que cercenó las libertades al pueblo y durante años han gobernado a través de la implantación del miedo, carece de credibilidad para erigirse en defensor de los intereses de Cuba. Ciertamente merecen ser sancionados quienes derramaron de forma monstruosa la sangre cubana inocente, tanto quienes se escudaron tras una supuesta lucha por la democracia, como aquellos que utilizan esos métodos para defender un poder absoluto disfrutado por tantos años.

FOTO

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

RECORDANDO

FOTO:

DAMAS DE BLANCO
5ta. Ave. Frente Iglesia Santa Rita
29 julio 2008

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CONDOLENCIAS POR FALLECIMIENTO LAURA POLLAN

Hacemos llegar nuestras condolencias a los familiares de Laura Pollan,
lamentablemente fallecida inemersa en fructifero activismo por derechos humano en Cuba.

Miriam Leiva
Oscar Espinosa Chepe

FOTO: DAMAS DE BLANCO,
Dia de los Padres 15 junio 2008
Iglesia Santa Rita de Casia, la Habana

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿SECRETISMO ESTADISTICO?

Las contradicciones en las cifras estadísticas quizás expliquen por qué el Gobierno, a estas alturas de 2011, no haya querido publicar los capítulos mencionados del Anuario 2010

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 13/10/2011 CUBAENCUENTRO

A pocas semanas de finalizar el año 2011 todavía no se han publicado los decisivos capítulos del Anuario Estadístico 2010 referentes a las Cuentas Nacionales y el Sector Externo, algo inusual que además coincide con la falta de datos importantes en los capítulos del Anuario aparecidos en forma digital, como el monto del azúcar producido y otros de la Zafra 2009-2010, lo cual también acontece con la de 2010-2011, terminada a principios de mayo.

El capítulo de Cuentas Nacionales tradicionalmente contiene los indicadores de la creación del Producto Interno Bruto (PIB) a precios corrientes y constantes, así como el desglose de los sectores que lo generaron y su distribución entre consumo y acumulación, con sus correspondientes desagregaciones. Además se brindan indicadores adicionales, por ejemplo, el estado de la moneda cubana, en particular el monto del efectivo en circulación y en banco, así como otros elementos básicos para poder evaluar el comportamiento de la economía.

El capítulo de Sector Externo usualmente ha reflejado los intercambios comerciales, o sea, el volumen de exportaciones e importaciones de bienes y la balanza comercial, reflejándose el estado de las relaciones con los socios comerciales y una relación de los principales rubros de intercambio. También tradicionalmente incluye breves reseñas de la Balanza de Pagos y de la deuda externa, aunque por lo regular esta información aparece con años de atraso.

En enero la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) emitió cifras preliminares sobre el comportamiento de la economía el pasado año, en el documento Panorama Económico y Social, Cuba 2010, y a partir de junio en su sitio web comenzó a publicar los capítulos del Anuario del año pasado, pero aún no han colgado los capítulos antes mencionados. Quizás el origen de este secretismo estadístico radique en que las cifras provisionales de 2,1 % del crecimiento económico del PIB en 2010 están en franca contradicción con cifras brindadas como definitivas en los capítulos por sectores, en especial sobre Educación y Salud Pública, que fueron la sustentación fundamental del crecimiento del PIB anunciado.

En el caso de la Educación, cuyo crecimiento en 2010 era supuestamente del 4,5 %, el aumento resulta insustentable teniendo en consideración la información ofrecida en junio de que en el curso 2009-2010 la matrícula se redujo en 8,3 % respecto al anterior, volviéndose a aminorar en el correspondiente a 2010-2011 en 10,1 %. En la Educación Superior, la matrícula inicial se redujo en 14,7 % y 22,1 %, respectivamente. Por tanto, la matrícula inicial por 10.000 habitantes cayó de 735 en curso el 2008-2009 a 701 en 2010-2011. Reducciones similares se observan en el número de escuelas existentes, alumnos becarios y semi-internos. Este descenso es parte de una tendencia presente en los últimos años, y viene acompañado de una reducción de las inversiones en el sector. Con estos datos resulta imposible sustentar la existencia de un crecimiento del 4,5 % de la educación en 2010.

En la Salud Pública y Asistencia Social, debido a la tensa situación financiera del país, el Gobierno tuvo que realizar profundos recortes en las asignaciones presupuestarias del 2010. De acuerdo con datos suministrados por la ONE sobre la Ejecución del Presupuesto el pasado año, en Salud Pública hubo una reducción de 10,9 % y en Asistencia Social de 25,6 % respecto a 2009, a precios corrientes. Por consiguiente es muy difícil justificar el incremento declarado a principios de años del 5,7 %, cuando los gastos se redujeron en tal magnitud, a la vez que se conoce la creciente insatisfacción prevaleciente en la sociedad por el deficiente estado asistencial.

Otros capítulos publicados del Anuario también aportan dudas sobre el crecimiento reportado del PIB en 2010. Por ejemplo la caída del 2,8 % —calculada la producción a precios constantes— en la agricultura, declarado originalmente, muy posiblemente fue sustancialmente mayor cuando ahora se conoce que la producción cañera en la Zafra 2009-2010 se redujo en un 22,2 % respecto al año anterior. A ello se suma que el volumen de la producción agropecuaria —sin incluir la cañera— disminuyó 4,2 % en 2010, según información publicada por la ONE.

Igual interrogante surge al saberse que la producción de electricidad descendió un 1,9 % en 2010. Hecho poco comprensible cuando el Gobierno alega que el PIB aumentó en 2,1 %, pues existe una correlación entre los dos indicadores al ser difícil que crezca la actividad económica sin algún aumento de la generación de electricidad[1].

Estas contradicciones, entre muchas otras, como los inaceptables indicadores de desempleo e inflación le quitan toda credibilidad a las estadísticas oficiales cubanas. Lamentablemente organizaciones de las Naciones Unidas, en especial la Cepal, a menudo se hacen cómplices de estas burdas estafas estadísticas, al publicar en ocasiones, sin análisis alguno, datos económicos y de otro tipo, entregados por el Gobierno cubano.

Quizás todas las contradicciones en las cifras estadísticas expliquen el motivo por el cual el Gobierno a estas alturas de 2011 no haya querido publicar los capítulos mencionados del Anuario 2010. Si esto es así, esta decisión está en flagrante contradicción con las repetidas menciones del presidente Raúl Castro contra el secretismo y a favor de un periodismo más abierto. Por otra parte, este ocultamiento de la información y las evidentes contradicciones entre los datos publicados no ayudan a fortalecer la credibilidad oficial. Todo lo contrario, invitan a la duda y la desconfianza sobre un gobierno que opta por mentir y ocultar la realidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CUBA, EL ANGUSTIOSO PROBLEMA DE LA VIVIENDA

LA HABANA, Cuba, 12 octubre 11, www.cubanet.org

El problema habitacional, entre los muchos que asfixian a los cubanos, es uno de los más graves y a todas luces uno de los más difíciles de solucionar. El Instituto Nacional de la Vivienda presentó en junio del 2005, un informe sobre la situación del fondo habitacional del país donde se señala un déficit de más de medio millón de viviendas, que necesitaría un programa de construcción con un costo estimado de 4 mil millones de dólares de inversión para resolver un problema acumulado por muchos años de insuficiente edificación de moradas y falta mantenimiento a las existentes. Asimismo, el Informe reflejó que el 43,0% de las viviendas registradas en aquel momento se encontraban en un estado entre regular y malo.

Esos datos fueron considerados conservadores por algunos especialistas, que situaban el déficit real cercano al millón de viviendas, mientras estimaban las viviendas en estado entre regular y malo en más del 50,0% del total. El gobierno ante la creciente crisis habitacional, a mediados de 2005 anunció un programa de construcción de 150 000 nuevas viviendas para edificarlas entre finales de ese año y 2006. Además, se planteó elevar el ritmo de terminaciones a no menos de 100 000 por año a partir de 2006; programándose realizar 380 000 labores de conservación y rehabilitación entre finales de 2005 y 2006.

Estos proyectos no se cumplieron. A partir de 2007 se observa un descenso constante de las construidas, que llegaron a 33 901 unidades en 2010; una cifra que difícilmente podrá reponer las viviendas destruidas por el desgaste del tiempo y la falta de mantenimiento. La tendencia al descenso en la construcción de nuevas viviendas se refuerza. Solo se construyeron 12 037 en el primer semestre del 2011, o sea 1 788 menos que en igual lapso del año anterior para un decrecimiento del 12,9%. Aunque podría haber una reactivación en el segundo semestre, es improbable que el total sea superior a las edificadas en 2010.

Por otra parte, los datos sobre las acciones de conservación y rehabilitación de viviendas en el primer semestre indican que tampoco marchan bien. De un plan de 50 477 rehabilitaciones se realizaron únicamente 13 501 para una dinámica del 26,7%. En tanto, de un plan de 18 923 conservaciones, solo se realizaron 16 898 para un cumplimiento del 89,3%.

Estas cifras no solo denotan la incapacidad para incrementar el fondo habitacional, sino además para reponer y mantener las viviendas. Debe subrayarse que las edificadas después de 1959 tienen una gran cantidad de deficiencias constructivas, por la mala calidad de los materiales empleados y trabajos efectuados; mientras las más antiguas han subsistido, en su mayoría, sin un mantenimiento mínimo, como el resto de las edificaciones del país. A ello se suman los efectos de los huracanes que azotaron en los últimos años. Tan sólo los ocurridos en 2008 dañaron más de 647 110 viviendas, con derrumbe total de 84 737 para un 13,1%. Las viviendas dañadas por solo esa causa desde 2005 totalizaron 889 146, de las cuales sufrieron derrumbe total 116 693, cuando en el trienio 2008/2010 fueron terminadas 113 761.

Como puede apreciarse, las viviendas en construcción, un poco más de 30 000 anuales, no solo no alcanzan para resolver el déficit habitacional, sino ni siquiera para reponer las perdidas por diversas causas. Por tanto sigue aumentando el déficit. A la vez que por la falta de mantenimiento y recursos, el fondo habitacional continúa deteriorándose. En los últimos tiempos el Estado ha vendido algunos materiales, pero a precios muy altos, lo cual dificulta a las personas con ingresos bajos reparar sus moradas. Otro factor que afecta la construcción y mantenimiento es la carencia de personal especializado como albañiles, electricistas, carpinteros y plomeros, debido a la ausencia de prioridad en la formación de mano de obra calificada, en particular para la construcción. Así también en ese sentido han sido desfavorables las persecuciones y la falta de recursos para quienes deseaban realizar esas labores de forma independiente.

En conclusión puede afirmarse que el problema de la vivienda empeora con consecuencias muy negativas para la sociedad. El hacinamiento de las familias en lugares sin las condiciones mínimas para una vida digna no es precisamente un factor para promover las virtudes, sino conflictos y desencuentros. La falta de vivienda es una de las causas fundamentales de que las tasas de natalidad sean sumamente bajas, con el efecto de que en cuatro de los últimos 5 años la población en términos globales haya descendido y el envejecimiento ronde el 18,0% de la población total. No pocos cubanos jóvenes, asfixiados por la situación general del país, en particular por la falta de vivienda, optan por marcharse de Cuba en procura de un futuro mejor.

No obstante, nada indica que la situación pueda mejorar en el futuro, en un país que cada día se adentra más en un proceso de bancarrota.

FOTO

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized