EUFORIA SIN MOTIVOS

Thursday, September 1, 2011 | Por Oscar Espinosa Chepe

LA HABANA, Cuba, septiembre (www.cubanet.org) – Los medios de divulgación y supuestos analistas cubanos, siempre dispuestos al servilismo y la manipulación, baten palmas por las dificultades económicas y sociales, particularmente en naciones desarrolladas, en especial Estados Unidos, países europeos y Japón.

La prensa escrita, la radio y la televisión dedican gran parte de sus espacios a resaltar las demostraciones de descontento en Grecia, España, Gran Bretaña y otros sitios; manifestaciones imposibles de realizar en Cuba por la represión existente, aunque la población ha vivido y continúa viviendo en una permanente crisis por más de 52 años.

Asimismo, apoyados en reportajes de la venezolana TELESUR, muestran las dificultades de los ciudadanos desempleados en Estados Unidos, España y otros países; al tiempo que se regocijan con la posibilidad de una nueva recesión a escala global.

Esa insensata celebración por los males ajenos olvida la terrible situación de Cuba, que como ha señalado el Presidente Raúl Castro, está “al borde del precipicio”, y afronta el dilema de “rectificar o hundirse”, como también él ha señalado. Estos analistas – faltos de ética para denunciar los problemas de Cuba- soslayan que de ocurrir una nueva caída global de la economía, lo cual no es descartable en un mundo que aún no recuperado de la recesión que tanto daño ocasionó en 2008-2009, los principales perdedores serían nuevamente los pueblos más empobrecidos del planeta, en particular el cubano, después de tantos años de políticas económicas erradas, y el tozudo mantenimiento de un sistema político, económico y social fracasado.

Hoy Cuba carece absolutamente de reservas para enfrentar el impacto de una crisis mundial. Incluso se ha perdido un tiempo precioso en la aplicación de las medidas de reforma, que habrían activado la economía y creado mecanismos de defensa para contrarrestar los efectos de la crisis. Tendría que preguntarse qué sucederá con el precio del petróleo y, por consiguiente, de la ayuda venezolana si se materializan los demenciales deseos de los voceros oficiales.

Ya en estos momentos, aunque todavía existen modestos crecimientos económicos en la mayoría de las naciones desarrolladas, sólo con las caídas de las bolsas en días pasados el precio del combustible empezó a disminuir.

Además, hay que recordar que a fines de 2012 Chávez tendrá que presentarse a la reelección, y aún sin crisis, los sondeos indican que no será fácil para él salir electo. Como consecuencia de la recesión de 2008-2009 hubo un efecto muy negativo sobre la economía de Venezuela, con una caída del PIB en 2009 y 2010 consecutivamente.

Hay que subrayar que sin tener en cuenta la crisis mundial, este país lleva años con las tasas de inflación y los índices de violencia más altos de Sudamérica. Venezuela, en adición, se caracteriza por una gran incertidumbre debido a las súbitas e irresponsables decisiones que toma su gobierno, acompañadas de una deficiente gestión administrativa, a lo cual se suman ahora los riesgos por la enfermedad de su Presidente.

No por casualidad la agencia aseguradora Standard and Poor´s redujo la calidad de Venezuela de BB a B+. En caso de caer el petróleo todos estos fenómenos se agudizarían, con efectos perjudiciales para la “ayuda” a Cuba.

Por otra parte, el turismo caería al igual que sucedió durante la anterior recesión. Igualmente sufriría el envío de remesas, provenientes en primer lugar de Estados Unidos y de países europeos, en especial España, la cual lleva tiempo atravesando una difícil situación.

En el caso de las exportaciones cubanas de bienes, aunque también se dañarían, el impacto sería de menor seriedad, pues ya la capacidad de exportación de bienes es mínima, con excepción de las ventas de níquel que podrían afectarse por la caída de la demanda y los precios en el mercado internacional.

Si se produjera una nueva crisis económica global, el impacto en la economía cubana sería terrible, con consecuencias políticas y sociales incalculables, teniendo en cuenta que se afectaría a una Cuba con niveles de subsistencia mínimos y sin reservas. Ante esa eventualidad, más valdría a los agoreros de la hecatombe mundial buscar menos la paja en el ojo ajeno, cuando se tiene una viga en el propio. Sería más provechoso mayor honestidad y esfuerzos por encontrar soluciones a los graves problemas de un país que se devora a sí mismo dentro del marco de una crisis que parece interminable.

FOTO: En el Prado, La Habana, tomada por Miriam

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s