Archivo mensual: julio 2011

repito link: LINEAMIENTOS INSUFICIENTES E INCIERTOS

por Oscar Espinosa Chepe

DESDE LA ISLA – FROM THE ISLAND

Cuba Study Group

http://www.cubastudygroup.org/index.cfm?p=from-the-island-series,

http://www.cubastudygroup.org/index.cfm?p=art-culos-desde-la-isla,

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

INDUSTRIA EN RETROCESO

Wednesday, July 6, 2011 | Por Oscar Espinosa Chepe

LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – El índice del volumen físico de la industria por el origen de los productos en 2010, alcanzó el 43,0% del nivel productivo de 1989, inferior al 46,1% en 2008 y 44,9% en 2009, de acuerdo con los datos aportados por el Anuario Estadístico de Cuba 2010, recién publicado. Ello muestra que a más de veinte años de iniciado el Período Especial, la industria lejos de recuperarse y crecer, está estancada, y sus producciones se alejan de las cuotas pre crisis.

Entre los grupos del sector industrial que peor situación presentaron en 2010, al distar más de los niveles alcanzados en el año base, o sea 1989, se hallan: Industria Manufacturera Azucarera (10,9), elaboración de productos alimenticios (65,7), fabricación de productos textiles (6,9), fabricación de prendas de vestir (27,9), procesamiento de cuero y fabricación de artículos de cuero (13,0), producción de madera y fabricación de productos de madera (12,3), fabricación de papel y de productos de papel (6,5), actividad de edición e impresión y reproducción de grabaciones (18,0), fabricación de fertilizantes y compuestos de nitrógeno (5,3), fabricación de productos de caucho y plástico (16,9), fabricación de otros productos minerales no metálicos (10,6), fabricación de productos para la construcción (27,1), fabricación de productos metálicos, excepto maquinarias y equipos (20,2), fabricación de maquinarias y equipos (0,4), fabricación de maquinarias y aparatos eléctricos (26,8), fabricación de equipos y aparatos de radio, tv y comunicación (33,3), fabricación de instrumentos médicos, ópticos y de precisión (31,2), fabricación de equipos de transporte (1,8).

De los grupos de la industria manufacturera que indican estar en un proceso de recuperación o han superado los niveles productivos logrados en 1989, se encuentran la elaboración de bebidas (109,6), elaboración de productos del tabaco (94,8), fabricación de otras sustancias y productos químicos (85,5) y la fabricación de muebles (125,1). Sobre la fabricación de productos farmacéuticos y botánicos, aunque para 2010 no se brinda información quizás por una apreciable disminución productiva, se conoce que en 2008 tenía un Índice del volumen físico de 822,0 con respecto a lo obtenido en 1989. Teniendo en consideración este elevado incremento productivo, es casi seguro que a pesar de las dificultades de ese grupo el pasado año, aun debe mantenerse por arriba de las producciones del año base.

Aunque en el Anuario Estadístico 2010, como citamos anteriormente, se brinda el Índice del volumen físico de la Industria Azucarera en 2010 con respecto al año base 1989 (10,9), desafortunadamente dejan de aportarse los datos desglosados de la zafra 2009/2010, por lo que continúa la incógnita sobre el volumen de azúcar producido, el rendimiento industrial y otros datos indispensables para analizar esa zafra. No obstante, estimaciones no oficiales la sitúan en un entorno difícilmente mayor a 1,1 millón de toneladas, es decir un monto similar a las producciones alcanzadas en Cuba a fines del siglo XIX. Estas estimaciones se basan en informaciones publicadas en el Anuario 2010 sobre la producción de caña (11,3 miles de millones de toneladas) y el rendimiento agrícola (26,7 toneladas/hectárea), obtenidos en la zafra 2009/2010, indicadores equivalentes a los peores en la historia de la cosecha de la gramínea en Cuba.

Los datos sobre la zafra 2010/2011, terminada en mayo, tampoco se han publicado. Sólo ha sido informado un crecimiento del 6,0 %, en relación a un plan confeccionado para llegar a un monto de producción similar al real de la zafra anterior. Ello podría indicar una producción azucarera de alrededor de 1,2 millón de toneladas, precariamente suficientes únicamente para abastecer el mercado nacional y cumplir con los compromisos de exportación con China. Una verdadera lástima, pues los precios del dulce en el mercado internacional vuelven al entorno de los 30,0 centavos US/libra, confirmándose el azúcar como el alimento de mejor cotización en los mercados internacionales.

La calamitosa situación de la Industria manufacturera y su continuado declive, resulta una muestra del panorama crítico presente en todos los sectores de la economía. En el caso de este sector, como en otros, es la consecuencia de la tozuda aplicación de un fracasado sistema de gestión centralizada que con urgencia debe sustituirse para poder liberar las fuerzas productivas.

Mientras ello no se realice proseguirá el proceso masivo de descapitalización de la industria y su asfixia debido a la falta de materias primas y otros artículos importados, factores que hacen imposible el incremento productivo y, en esas condiciones, el aumento de la productividad. Esto a su vez impide el alza del salario real, hoy reconocido oficialmente de insuficiente para garantizar un mínimo vital para los trabajadores; creándose un ambiente propicio para el desorden, la indisciplina y la corrupción, males en continuo ascenso no sólo en la Industria manufacturera.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

LINEAMIENTOS INSUFICIENTES E INCIERTOS

por Oscar Espinosa Chepe

DESDE LA ISLA – FROM THE ISLAND

Cuba Study Group

http://www.cubastudygroup.org/index.cfm?p=from-the-island-series

http://www.cubastudygroup.org/index.cfm?p=art-culos-desde-la-isla

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

EL CONTROL ECONOMICO SIGUE AUSENTE

Friday, July 1, 2011 | Por Oscar Espinosa Chepe

LA HABANA, Cuba, julio (www.cubanet.org) – La VI Comprobación Nacional al Control Interno, se realizó entre el 25 de abril y el 31 de mayo. En esta ocasión, fueron auditadas alrededor de 750 entidades en todo el país.

Aunque no se ha dado una información total sobre los resultados del control, el periódico Granma publicó que de las 132 inspeccionadas en la ciudad de La Habana solo 73 alcanzaron la categoría de aceptable, lo que representa un retroceso en el control interno en comparación con el proceso realizado en 2010. También acotó que “se incrementaron los hechos delictivos y de corrupción al faltar las acciones de control interno, entre otras razones, a causa de la no conciencia de algunos cuadros del papel del control y de su poca preparación; también influyó la falta de ejemplaridad de los jefes y la no participación de los trabajadores en el control de los recursos a ellos asignados”.

El retroceso en la capital es grave, no solo por la magnitud de las entidades deficientes (45,0%), sino precisamente porque La Habana tiene el mayor peso económico del país. El 34,2% de las empresas y el 23,7% de las unidades presupuestadas están establecidas allí, donde reside alrededor del 20,0% de la población total y genera alrededor de la tercera parte del PIB nacional. Además, debe resaltarse que es donde existe mayor desarrollo en materia contable y de organización, así como una disposición más amplia de personal calificado para realizar las gestiones administrativas. Es donde radica la mayor parte de los altos centros de estudio y escuelas de formación de personal y otras ventajas que no se encuentran en igual magnitud en el resto de Cuba. Ello significa que los datos de La Habana son sumamente graves y preocupantes, y que el control no avanza a pesar de los esfuerzos realizados por el gobierno en los últimos tiempos.

La nueva dirección del país ha tomado medidas encaminadas a disminuir los actos delictivos y la corrupción. A esos efectos fue creada la Contraloría General de la Republica y su titular ha sido ascendida a vicepresidenta del Consejo de Estado con el manifiesto objetivo de conferirle mayor rango a esta actividad. Paralelamente, han sido detectados varios hechos de corrupción con gran magnitud y de muy alto nivel, donde han estado involucradas relevantes figuras del gobierno.

No obstante lo anterior, permanecen intactas las raíces del descontrol y la corrupción. Incluso pudiera pronosticarse que el segundo mal podría desarrollarse a escala mucho mayor debido a la contradictoria descentralización de la economía acometida hoy mediante la “actualización” de un modelo económico, político y social irreparable, que necesita ser sustituido totalmente. A los factores que durante muchos años nutrieron la corrupción, como salarios miserables, descontrol y contabilidad no confiable en gran cantidad de empresas y unidades presupuestadas, un sistema de precios inservible, la permanente escasez de todo y la extensa burocratización de la sociedad, entre otros males, se une un enorme proceso de pérdida de valores y una amplia sensación de desesperanza y frustración, que ha creado una nueva moral que lo justifica todo. Muchos niños han crecido viendo como sus padres, empujados por las necesidades y con salarios que no les permiten vivir, han robado los recursos de sus centros de trabajo con regularidad, convirtiéndolo en normal para poder sobrevivir en esta jungla en que se ha convertido Cuba.

A esto se agrega que la selección de los cuadros dirigentes, como reconociera Raúl Castro en el VI Congreso del PCC, no se ha basado en los conocimientos y capacidad profesional de los seleccionados, sino en el grado de clientelismo al partido y al gobierno. Han sido personas por lo regular sin la preparación requerida, sobre todo en materia contable y económica en general. Nadie en el mundo imagina a un director de una empresa que no esté constantemente al tanto de los balances financieros y del movimiento de las cuentas bancarias de la entidad dirigida, entre otros elementos económicos determinantes. En Cuba esto usualmente no ha sucedido, incluso es complicado mantener una comunicación fluida y de comprensión entre los directores y la personas que laboran en el área administrativa, que suelen ser muy mal retribuidas, reciben escaso reconocimiento social y muchas veces ocupan los peores locales en las empresas, donde tienen que trabajar sin los indispensables materiales, equipamiento y subordinados calificados.

El método de seleccionar a los dirigentes empresariales por sus méritos partidistas ha sido un imán para personas oportunistas y deshonestas, que aprovechan esa vía para ascender y lograr privilegios, en un país con tantas deficiencias en el control de los recursos. No es casual conocer que en los juicios recién efectuados por corrupción, la mayoría de los imputados eran militantes del PCC, que aprovecharon las circunstancias para el ascenso y poder lucrar. Sin embargo, esto no significa que no existan personas honestas que aun crean los cuentos sobre la existencia del socialismo. Resulta evidente que el monopolio del poder por el PCC, como sucedió en la URSS y países del este de Europa, no solo ha corrompido a la sociedad, sino también a sectores del Partido. El viejo axioma de que “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente” se ha cumplido en Cuba. Si alguien quisiera realmente detener el cáncer de la corrupción, tendría que empezar por la eliminación de los monopolios políticos y la construcción de una sociedad abierta y plural. Con ello saldría beneficiado hasta el propio PCC.

Ahora, con el trabajo por cuenta propia y la falta de preparación para implantarlo el riesgo de que la corrupción se amplíe es mayor. En primer lugar, no existe un mercado mayorista para que los nuevos empresarios puedan adquirir los insumos necesarios, a precios razonables, lo que provoca que se fortalezcan los incentivos para el desarrollo del mercado negro y el robo en los centros de trabajo. Los altos impuestos que ahogan a los cuentapropistas y los mecanismos burocráticos también contribuirán a que muchas personas procuren realizar sus actividades sin permiso, o cuando están registrados, no declarar el monto real de los ingresos, distorsionar la cuantía de los recursos empleados u ocultar la fuerza de trabajo realmente empleada.

Por otra parte, es importante la preparación de un marco legal que facilite el trabajo por cuenta propia y otras actividades privadas que surjan. Hoy incluso existen evidentes contradicciones entre los reglamentos aprobados para el TPCP y la Constitución de la República. Sin ello será muy complicado y difícil el control y auditoria de las distintas actividades. A esto se añade las enormes carencias existentes para el pesaje y la medición exacta de los artículos en venta. En adición se necesita el perfeccionamiento del sistema de inspección hasta ahora en muchos casos carente de normas adecuadas, y la formación de un personal debidamente calificado y seleccionado por sus condiciones éticas, estimulado con salarios dignos que eviten posibles tentativas de fraudes y sobornos. Ayudaría notablemente al desarrollo sano del TPCP la elaboración de un sistema de contabilidad, inicialmente lo más sencillo posible. Herramienta que ayudaría a los empresarios a organizar su trabajo, a la vez de servir de instrumento para la revisión y control de los negocios, y de fuente de información que permitan trazar políticas adecuadas por parte del estado, como se realiza en el mundo entero.

Desde hace muchos años la corrupción está creciendo en Cuba y en varias ocasiones se ha reconocido oficialmente este fenómeno, pero siempre su análisis ha quedado en la superficie y no ha ido al fondo de la cuestión: un modelo de desarrollo que transpira ineficiencia por todos sus poros y genera descontrol y corrupción. Mientras este modelo no se remueva desde sus raíces, la corrupción no sólo persistirá, sino que cual hidra de muchas cabezas seguirá creciendo y devorando el país material y espiritualmente.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

HARDLINERS POR EL CASTRISMO

Todo parece indicar que nuevamente se desea facilitar pretextos a los sectores más recalcitrantes del régimen de La Habana para justificar la represión y mantener Cuba como una fortaleza sitiada

Oscar Espinosa Chepe, La Habana | 04/07/2011 CUBAENCUENTRO

Si algo ha beneficiado la larga noche del totalitarismo en Cuba ha sido la intolerancia de sectores extremistas en la Florida. Esto ha servido al régimen como óptima coartada para cultivar el nacionalismo, justificar la represión al pueblo y culpar al “enemigo externo” del desastre provocado por su desgobierno.

La lista de hechos increíblemente absurdos y contraproducentes generados por los hardliners floridanos es inmensa, muchos de ellos materializados en momentos cuando el castrismo necesitaba acontecimientos externos para desviar la atención del agravamiento de la situación interna. Van desde tratar de impedir la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba, hasta el boicot al Concierto por la Paz auspiciado por Juanes, a pesar de haber sido apoyado por la mayoría abrumadora del pueblo, incluidos los prisioneros de conciencia de los 75. Una campaña de tinte fascista conformada con difamaciones y bochornosas escenas de roturas públicas de discos del cantante colombiano, al mismo estilo de los mítines de repudio en la Isla.

Aprovechando sus posiciones políticas en un estado decisivo para las elecciones de Estados Unidos, han logrado mantener un absurdo embargo económico, que incluye la prohibición de viajar a Cuba a los ciudadanos norteamericanos, conculcándoles un derecho establecido en el Artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Una prohibición que solo se aplica a nuestro país, y únicamente útil para servir de justificación al totalitarismo para impedir a los cubanos salir y regresar a la Isla cuando queramos.

Ahora que la Administración Obama se esfuerza por aportar algún sentido común a la política hacia Cuba, tratan de boicotear por todos los medios cualquier gesto de buena voluntad hacia el pueblo cubano, en franca colaboración con los talibanes de la Isla, también prestos a evitar el encuentro de los ciudadanos cubanos y norteamericanos. A esta nociva gestión de los hardliners de ambas riberas del Estrecho de la Florida, se añadió recientemente la propuesta del congresista Mario Díaz-Balart, aprobada en el Comité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes, dirigida a derogar las medidas flexibilizadoras para facilitar el envío de remesas y los viajes de cubano-americanos, y dificultar los intercambios culturales y de otro tipo que tantos beneficios está rindiendo actualmente, con evidentes repercusiones positivas en el campo político interno.

Todo parece indicar que nuevamente se desea facilitar pretextos a los sectores más recalcitrantes del régimen de La Habana para justificar la represión y mantener Cuba como una fortaleza sitiada debido a la supuesta amenaza extranjera. También parece que a determinadas personas en Estados Unidos, con un desconocimiento total del panorama interno, les molesta que los cubanos nos encontremos para forjar el futuro de nuestro país; que las familias vuelvan a unirse y se superen los rencores que desde el 10 de marzo de 1952 han sembrado la discordia y los resentimientos en nuestro hogar común.

Parece que a esas personas les duele la generosidad de nuestros hermanos en Estados Unidos y sus deseos de ayudar a sus familiares en Cuba, algo tan humano y habitual en el mundo actual. Con esas acciones desvelan sus características antidemocráticas, pues es conocido que las medidas tomadas por el presidente Obama gozan de amplio respaldo por los cubanos de aquí y de allá, apreciable en las encuestas realizadas particularmente en toda la Unión, donde tanto estadounidenses como cubano-americanos se han pronunciado a favor de esas medidas, sobre todo, los jóvenes.

Las acciones regresivas contra el pueblo cubano se presentan como una supuesta lucha contra el totalitarismo en Cuba. Olvidan las enseñanzas de la historia que demuestran que el encuentro entre los pueblos fue uno de los factores decisivos para la caída del Muro de Berlín en 1989. Desconocen que la política de tendido de puentes de Willi Brandt en la década de 1970 fue apoyada por la administración republicana de Nixon y su secretario de estado Henry Kissinger. Sería oportuno que esos políticos siempre dispuestos a promover la confrontación leyeran el libro “Más allá de la paz” de ese Presidente, donde recomendó una nueva política más flexible hacia Cuba. Si las recetas que proponen los hardliners para Cuba, se hubieran mantenido para Europa del Este y China, posiblemente hoy todavía existiría el muro de Berlín y en el gigante asiático gobernaría los herederos de la Banda de los Cuatro. Por suerte para la humanidad hubo gobernantes con sentido común en Estados Unidos y otras potencias que trazaron políticas realistas y sensatas.

La intolerancia, disfrazada de lucha contra el totalitarismo, se expone alegando que los recursos que llegan a Cuba a través de las remesas y que traen los cubano-americanos sirven para alimentar al régimen. En primer lugar, si parte de ese dinero va a las arcas del Estado, lo hace con un enorme costo político para el Gobierno. No por gusto tradicionalmente han realizado esfuerzos para limitar los contactos de la población con los visitantes, sin resultados. Las relaciones establecidas entre los cubanos de aquí y sus familias de allá crea un flujo de información y experiencia democrática, que se convierte en un factor político de envergadura al igual que sucedió en el Este de Europa.

El dinero recibido mediante las remesas hace las familias más independientes frente al Estado, mucho más hoy cuando esos recursos ayudan a desarrollar el cuentapropismo y el trabajo particular en los campos. Estos políticos parecen desconocer que Cuba ha importado casi el 80 % de los alimentos, fundamentalmente de Estados Unidos en los últimos años, que por cierto se ha convertido en el quinto socio en las operaciones comerciales de bienes y el mayor suministrador de comestibles. Por tanto, al aumentar el turismo y las visitas, simultáneamente se incrementarán las compras allí, para beneficio de los agricultores de Kansas o los criadores de pollo de Kentucky, entre otros.

Es tiempo ya de terminar con tanta insensatez y colaboración con el castrismo. Si Estados Unidos desea contribuir al cambio debería estar presente para interactuar con el pueblo cubano, como ha empezado a hacer la Administración Obama. El camino del aislamiento y la intolerancia solo beneficia el totalitarismo.

© cubaencuentro.com

Dirección URL:
http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/hardliners-por-el-castrismo-264923,

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized