FIN DE LA ODISEA DE LOS 75

Con la excarcelación de Félix Navarro y José Daniel Ferrer concluyó una de las etapas más oscuras y bochornosas de la historia de nuestro país, cuando se condenó a penas de hasta 28 años a personas pacificas por reclamar los derechos del pueblo cubano. Los sucesos ocurrieron los días 18, 19 y 20 de marzo de 2003, (en lo que ha quedado bautizada) aquella Primavera Negra.

El gobierno cubano creyó que con esa acción injustificable podría ahogar las ansias de libertad e intimidar y sembrar el terror en la sociedad. Estimó que la opinión pública mundial, volcada a los acontecimientos bélicos en Iraq, no se percataría de lo ocurrido en Cuba. Sus cálculos fallaron absolutamente. La sociedad cubana fue impactada por los bárbaros hechos, que coincidieron con el fusilamiento de tres jóvenes negros, castigo desproporcionado dirigido a impresionar a la población.

Es oportuno señalar que el 23 de marzo de 2003, la Iglesia Católica Cubana emitió un mensaje a través de la Comisión Episcopal de Paz y Justicia de la Conferencia de Obispos de Cuba, donde señaló “lamentamos profundamente el uso de métodos inapropiados en nuestro país para descalificar y detener a personas por pensar y comportarse de manera diferente a la ideología oficial”. Las autoridades únicamente recibieron el apoyo de un pequeño grupo de artistas e intelectuales que mancharon sus trayectorias para siempre con esa postura abyecta y antipatriótica dictada por oscuros intereses egoístas.

Internacionalmente el escándalo fue inmenso. Incluso muchas personalidades de izquierda, que durante muchos años estuvieron engañados sobre la verdadera naturaleza del régimen, despertaron y con firmeza condenaron la ola represiva, los juicios amañados y las inmensas condenas, rompiendo definitivamente con el gobierno.

Pese a las arbitrariedades en las cárceles y los sufrimientos de los familiares, abrumadoramente los prisioneros de conciencia no pudieron ser doblegados, no obstante las argucias e intentos de los órganos represivos. Igual actitud mantuvieron sus mujeres que a partir de los arrestos se unieron para reclamar la libertad inmediata e incondicional de ellos a través de las Damas de Blanco. Indudablemente en la excarcelación contribuyó tanto la incesante actividad nacional como internacional. Toda la disidencia interna y el exilio priorizaron sus esfuerzos por lograrlo. La muerte de Orlando Zapata Tamayo luego de una prolongada huelga de hambre resultó el aldabonazo definitivo a la opinión pública, mantenido luego muy latente por Guillermo Fariñas con la suya.

Esta lucha pacífica y el continuado deterioro de la situación del país, contribuyó a que la Iglesia Católica Cubana pudiera comenzar la intermediación con las autoridades, que culminó en un proceso de excarcelación de los prisioneros de conciencia y presos políticos, con la cooperación del gobierno español. La Iglesia católica, dentro de sus posibilidades, se ha mantenido como es habitual junto al pueblo cubano, y de forma sabia, responsable y discreta ha jugado un papel decisivo en esta excarcelación. Es de esperar que continúe las conversaciones con el gobierno para coadyuvar a la realización de los cambios económicos, políticos y sociales urgentemente necesitados, en beneficio de todos los cubanos sin exclusiones.

Con las excarcelaciones además se elimina un obstáculo importante en el camino hacia la reconciliación y la concordia. Asimismo, podría facilitar el diálogo y el entendimiento con el resto del mundo, en particular con Estados Unidos y la Unión Europea, para crear un clima de cooperación y la incorporación adecuada de Cuba a la comunidad internacional.

Han sido duros los sacrificios de los integrantes del grupo de los 75, pero hoy resulta evidente que las penalidades sufridas por ellos y sus familias no han sido en vano, sirvieron para abonar el futuro democrático de una Cuba próspera y unida.

La Habana 28 de Marzo del 2011

Oscar Espinosa Chepe

Economista y Periodista Independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s