Sabia Nueva Posposicion de la Decision de la Union Europea sorbe Cuba

El 2 de septiembre la Unión Europea anunció una nueva posposición del análisis sobre su política hacia Cuba hasta el 25 de octubre. Sabia decisión. En junio de 2009 se acordó revisarla en igual fecha del 2010, cuando se postergó para septiembre respondiendo a la ausencia de consenso por la presión del gobierno de España para eliminar la Posición Común de 1996 y la firme postura de varios gobiernos, fundamentalmente de Alemania, Suecia, República Checa y Francia, para mantenerla hasta tanto las autoridades cubanas dieran muestras reales de progresos en el respeto a los derechos humanos y los cambios en la sociedad prometidos por el presidente Raúl Castro.

Durante el primer semestre de 2010 el gobierno cubano continuó la táctica de los años recientes de no incrementar la cantidad de presos políticos, y sobre todos de los prisioneros de conciencia, mediante la represión con intimidación personalizada y detenciones por horas o pocos días, pero la muerte de Orlando Zapata Tamayo, la huelga de hambre de Guillermo Fariñas y los estrepitosos mítines de repudio prolongados desveló a la opinión pública internacional la despiadada naturaleza coercitiva del régimen.

Sin embargo, las autoridades cubanas atraviesan una crisis superior al caos económico, político y social ocasionado por ellas durante los 51 años de voluntarista y errático totalitarismo. Más de 15 años de carencias con el llamado Período Especial y sólo a flote por las subvenciones de Venezuela, se complicaron por la gravedad sorpresiva de Fidel Castro, que su sucesor el General Raúl Castro ha podido sortear, pero aparentemente inmerso en las luchas de los ancianos históricos y su corte de burócratas, que ven en cualquier modificación del statu quo un peligro para sus posiciones basadas en la incondicionalidad política. La corrupción en las altas esferas también ha mostrado la carrera a consolidar las finanzas propias con vista al futuro. A pesar de las remociones en los niveles altos y medios en el partido y los organismos de la administración central del estado, fundamentalmente los económicos y el turismo, cubiertas por militares o personas afines al Presidente Raúl Castro, resulta evidente la rémora interpuesta con las esporádicas apariciones de Fidel Castro y sobre todo a partir del 7 de julio mediante sus reuniones y escritos alarmantes sobre la próxima conflagración nuclear mundial.

Para la comunidad internacional y en particular la Unión Europea no debe haber pasado inadvertida la urgente necesidad del gobierno cubano de recomponer su imagen para abrir espacio a su ahogada economía, especialmente por el futuro incierto debido a la complicada situación de Hugo Chávez. Entonces el Presidente Raúl Castro inicia sus conversaciones con el Cardenal Jaime Ortega, y reconoce a la Iglesia Cubana como interlocutor para comenzar a destrabar su complicada situación. El primer asunto que resolver era la liberación de los 52 prisioneros de conciencia de los 75 llevados injustamente a prisión en marzo de 2003, y paulatinamente los demás prisioneros políticos pacíficos. Se fijó un plazo de 3 a 4 meses, o sea hasta noviembre.

Ya 28 se encuentran en España, pero el proceso está siendo muy lento, y no se ha excarcelado a ninguno de los reos que decidieron permanecer en Cuba. Todo parece indicar que hasta que concluya la salida al extranjero, no se procederá con los demás, y que les otorgarán licencia extrapenal como liberación coaccionada con la amenaza de volver a prisión. Si bien no se debe adelantar a los acontecimientos, este sí es un asunto vital que deberá considerarse en la decisión de la UE en octubre próximo.

Asimismo es importante la implantación de las medidas para salir de la crisis, hasta ahora muy lentas, parciales e inefectivas. Los cambios estructurales y de conceptos prometidos parecen haber quedado como adecuación al vocabulario democrático para obnubilar a los gobernantes extranjeros, o simplemente resultan incómodos a los oídos nacionales sólo sensibles a los tambores de guerra y la represión. Pero el pueblo continúa empobreciéndose económica y moralmente, y las tensiones sociales pueden recrudecerse si la iniciativa privada no se desbloquea amplia y rápidamente, cuando ya ha comenzado el desempleo del millón trescientos mil personas sobrantes al Estado, único empleador actual.

La risa fascinada de la Sra. Leire Pagín y la sonrisa complaciente de la Sra. Valenciano ante el Presidente Raúl Castro, mostradas en un reportaje muy recalcado en el noticiero de la televisión cubana la noche del 2 de septiembre, provocaban desconfianza hacia la objetividad de las altas dirigentes del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), en el gobierno. Eran aún más impactantes que el rostro satisfecho del Canciller Moratinos, igualmente alejadas de los intereses del pueblo cubano.

Ya que se niegan a escuchar a representantes de la sociedad civil cubana, podrían leer los escritos del Profesor Paul Webster Hare, embajador del Reino Unido en Cuba de 2001 a 2004: “El dialogo con Cuba no es nuevo para la UE. Desde que se adoptó la Posición Común en 1996, una legión de ministros europeos ha visitado Cuba y muchos funcionarios del gobierno cubano han visitado Europa. La UE ha patrocinado importantes programas de cooperación con Cuba e intercambios científicos, educativos, deportivos y culturales. También han llegado a la isla turistas e inversores de la UE. El objetivo es promover una mayor apertura política y económica en Cuba. Este diálogo y esta relación se han logrado con una Posición Común. La UE y Cuba abrieron una oficina de la Comisión de la Unión Europea en La Habana el 13 de marzo de 2003, y el gobierno quedó encantado. Sin embargo, cinco días después…se produjo el encarcelamiento de los 75, cuya liberación estamos viendo ahora…La firmeza de la UE al denunciar la represión en la isla ha demostrado ser más valiosa desde 1996. Ha contribuido a producir más que diálogo.” Añadiría que también en abril de 2003 el gobierno cubano fusiló a tres jóvenes negros por haber cometido el error de tratar de secuestrar un barco, sin hechos de sangre.

Son encomiables las gestiones de la Iglesia Católica Cubana y la posibilidad de que las conversaciones abarquen otros problemas cruciales que han destruido a Cuba para avanzar en el camino de la reconstrucción y la reconciliación con la participación de todos los cubanos, y la acogida propiciada por el actual gobierno español a los prisioneros de conciencia. Pero el proceso recién comenzó y los frutos son escasos. Incluso las autoridades cubanas han expresado su necesidad de tiempo, sin apresuramiento, para avanzar en la complejísima situación que afrontan.

Por tanto, es plausible la actual posposición de una definición de la Unión Europea respecto a Cuba, como gesto de buena voluntad. Incluso octubre parece una fecha muy próxima y sería aconsejable un período más prolongado, posiblemente hasta junio de 2011. Mientras tanto, el diálogo constructivo y abarcador, con énfasis en progresos de los derechos humanos, debe continuar.

La Habana, 3 de septiembre de 2010

Miriam Leiva

Periodista independiente

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s